Caserio medita (¿primer peronista cordobés ministro desde 2003?)

Podría quedar a cargo de la cartera de Transporte (plan B: Obras Públicas)

Por Bettina Marengo
[email protected]

Por estas horas, con plazo hasta inicios de la semana próxima, se define si Carlos Caserio se integra al gabinete de Alberto Fernández, como ministro de Transporte de la Nación (o eventualmente de Obras Públicas), luego de que Cristina Kirchner resolviera casi sin opción que no será él, sino el formoseño José Mayans, quien lidere el bloque unificado de senadores PJ y K.
Un cargo tan demandante y de tanta exposición en el Ejecutivo no era el objetivo del cordobés, que se convirtió en el principal referente del futuro presidente en Córdoba. Además, Caserio no querría “abandonar” a los senadores de su bloque PJ, algunos de los cuales son resistentes a funcionar bajo la órbita directa de Cristina. Con todo, la figura de un peronista clásico como Mayans, hombre del gobernador Gildo Infrans, allanó el camino de la unidad.
Mantener dos bloques no estaría en los planes de una futura vicepresidenta que busca máxima previsibilidad en el Senado para lidiar con sus cuestiones personales, léase la salud de su hija, su convalecencia en Cuba y las causas judiciales que enfrentan ambas. Por eso molestó en el seno del cristinismo que Caserio haya adelantado públicamente que se mantendrían los dos bloques separados en la cámara alta, uno del PJ y los gobernadores, y otro de Cristina. “Tensionó de más”, señalan cerca de CFK.
“Voy a pensar con tranquilidad el ofrecimiento durante el fin de semana”, sostuvo ayer el dirigente, que al cierre de esta nota era el orador central del acto que organizó el peronismo albertista de Córdoba en la UNC para recordar los 70 años de la gratuidad de la educación universitaria, con el decreto 29337 de Juan Perón.
Si Caserio ingresa al Ejecutivo, será el primer peronista cordobés que integra un gabinete nacional desde el inicio del período kirchnerista. Córdoba ubicó desde 2003 a dos secretarios de Estado: a Ricardo Jaime en Transporte durante el gobierno de Néstor Kirchner y a Martín Fresneda en Derechos Humanos durante la segunda presidencia de CFK.
Que el peronismo de Córdoba tenga un ministerio en el gobierno de Alberto es un dato políticamente muy potente para la relación con la provincia. Ya tienen lugar el PJ de Santa Fe, con María Eugenia Bielsa como ministra de Vivienda y Ambiente, y el PJ tucumano, con Pablo Yedlin, hombre del gobernador Juan Manzur, en Salud. A este esquema se suma Mayans, que responde al gobernador de Formosa Gildo Insfran.
Transporte no tiene rango ministerial en el esquema que trascendió a los medios, por lo que se jerarquizaría el área para crear la cartera. La llegada de Caserio a este lugar también está vinculada a un acuerdo con los gremios de transporte.
Con el nuevo escenario, y la información que le trasmitió Alberto de que Cristina no cedería en la elección del jefe de bloque de la cámara alta, el punillense se encargó de aclarar que tomará una decisión pensando en los intereses de Córdoba. Nadie duda de que eso significa que hablará el tema, directamente o a través de intermediarios, con el gobernador Juan Schiaretti. Caserio y el gobernador tienen el diálogo cortado desde hace meses. Pero si se concreta el arribo al Ejecutivo la relación de fuerzas necesariamente cambiará: en principio el senador no podrá ser soslayado por el schiarettismo en su vínculo con el presidente.
Si finalmente Caserio renuncia, una de las consecuencias más obvias se verá en el propio Senado y en la alineación de los votos. La compañera de dupla en la fórmula del 2015 fue Amelia López, actual Defensora de la Niñez de Córdoba, quien llegó a la lista tras un acuerdo entre José Manuel de la Sota y Schiaretti. Con el exgobernador fallecido, la funcionaria hoy reporta a Schiaretti. En tanto, el primer suplente es el nazarista Juan Grosso, actual vocal del directorio de la Epec y ex titular de la Agencia de Empleo de la Provincia. En el Senado, los reemplazos serían por la secuencia, es decir que le correspondería a López la banca que hoy ocupa Caserio. Pero eso será materia de negociación entre los actores estelares de esta historia, y seguramente se resolverá apenas el ex presidente del PJ Córdoba dé a conocer su decisión.