Mestre, en el juego nacional: peleó con Morales por Auditoría

El presidente del Comité Central de la UCR cordobesa mostró que la Constitución Nacional le otorga al radicalismo, por la cantidad de legisladores, el derecho a designar el presidente de la Auditoría General de la Nación. El macrismo, con el apoyo de Morales, pretende colocar allí a Miguel Pichetto.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Ramón Mestre hizo una ligera pausa a la agenda de actividades e inauguraciones con la que cierra sus ocho años en el Palacio 6 de Julio para reclamar, incluso a algunos radicales, que el próximo auditor general de la Nación sea un hombre de la UCR.

Versiones que circulan en los corrillos políticos indican que los macristas planean compensar la osadía política a Miguel Pichetto ungiéndolo al frente de la Auditoría General de la Nación (AGN). Pichetto pasó de kirchnerista a kirchnerista crítico y, de allí, a candidato a vicepresidente de Mauricio Macri, jugada que le salió mal porque sus ex socios volvieron a ganarse cuatro años en la Casa Rosada.

Sin cargo a mano, el destino del patagónico podría ser la AGN. La Constitución Nacional establece que la AGN sea un organismo de asistencia técnica del Congreso. Además, y este es el punto de la discordia, determina que “el presidente del organismo será designado a propuesta del partido político de oposición con mayor número de legisladores en el Congreso”.



En declaraciones que publicó La Política On Line, Mestre advirtió que el partido con más legisladores en ambas cámaras es la Unión Cívica Radical, por lo que es el que tiene la facultad constitucional de designar al futuro presidente de la Auditoría General de la Nación.

Mestre señaló que si bien la Unión Cívica Radical tiene cuatro diputados menos que el PRO, en senadores supera a sus socios por dieciséis a ocho, con lo cual tendría ganado el derecho a designar al funcionario disputado. Como la Constitución apunta que el partido con más legisladores nacionales obtiene la nominación del presidente, Mestre recalcó que “ese partido es la Unión Cívica Radical”. El intendente de Córdoba acusó a Gerardo Morales de jugar por la designación de Pichetto, tal como lo quiere el PRO.

De hecho, el gobernador de Jujuy ha dicho: “apoyo a Pichetto, se merece ese lugar por su aporte en la elección y con el proyecto, más allá de que será una decisión partidaria”. Morales, incluso, se adjudicó haber maniobrado en la jugada que llevó al peronista a la candidatura a vicepresidente de Juntos por el Cambio. “Entonces estamos ante una cuestión objetiva, muy clara. Lo que pasa es que Morales habla más con el Pro que con la UCR y escucha más a Macri que a los radicales”, dijo.

“Nosotros venimos diciendo que desde el radicalismo tenemos mucho para darle a Juntos por el Cambio y al país. Debimos tener mayor protagonismo en el gobierno saliente y fue un tema que algunos radicales reclamamos abiertamente a su debido tiempo”, reclamó.

“Por eso ahora tenemos la oportunidad de corregir ese error. Pero necesitamos que Morales escuche un poco más a los radicales”, lo cuestionó.