Curioso: juecismo promete apoyar a Llaryora en el Concejo

El partido fundado por Luis Juez recomendó a sus ediles “apoyar el voto de confianza que la gente le dio al próximo intendente” y ejercitar una “oposición constructiva”.

Por Yanina Passero
[email protected]

El lunes que viene los radicales harán el último esfuerzo por lograr un bloque único en la Legislatura. Las tensiones entre Mario Negri y Ramón Mestre vibrarán en dos reuniones que se iniciarán con el bochazo que recibió la propuesta del diputado de intentar un bloque Cambiemos. La resolución terminará impactando, también, en las discusiones que se llevan adelante en el Concejo Deliberante donde habrá un bloque de la UCR que abre con Rodrigo de Loredo y otro de Córdoba Cambia que debería contener al negrismo, juecismo y macrismo.
Decíamos “debería” porque aún no se sabe si el PRO, por ejemplo, imitará a los legisladores provinciales y pedirá un bloque propio en el recinto de la ciudad.
En concreto, las discusiones en el edificio de Pasaje Comercio son vertiginosas. Ya hubo avanzadas como la del excandidato a intendente de Mestre quien decidió romper el silencio autoimpuesto para pedir un bloque de Cambiemos. La lógica es la de la unidad hace la fuerza. Sería un poco más complejo porque conviven estrategias distintas. Curiosamente, altas fuentes del Frente Cívico confirmaron a Alfil que los ediles juecistas tienen el mandato partidario de moverse con sensatez durante la primera etapa de gobierno de Martín Llaryora.
Entonces, Ricardo Aizpeolea y Armando Fernández no tendrían que hacer “oposición sólo por ser opositores”. Les recomendaron “apoyar el voto de confianza que la gente le dio al próximo intendente”, apuntan desde el partido fundado por Luis Juez. Cierto es que esta postura puede pensarse en términos de funcionalidad a los intereses de Hacemos por Córdoba o, en otros términos, que el Frente Cívico no asume a priori el mandato que emana de los votos que obtuvo Córdoba Cambia el 12 de mayo.
“No podemos contribuir al malestar social con denuncias o trabando proyectos por que sí; hay que darle un tiempo prudencial a Llaryora para que muestre su plan y, después de eso, pensar una estrategia opositora”, señaló un templado juecista. No se espera que esta tregua dure para siempre.
El Concejo será el único bastión político local de importancia que tendrá el juecismo para recuperarse de las fugas sufridas desde su fundación. Con la salida de Juan Pablo Quinteros del partido, sólo quedan de la primera plana del Frente Cívico el senador Ernesto Martínez y Daniel Juez. Como se informó desde estas páginas, quedan, sí, y en cargos importantes Juan Testa y Marcelo Sat, socios de su estudio jurídico, que están en Planta Permanente del Senado con la máxima categoría (1). Otra integrante del buffet es Fernanda Leiva (hoy vocal del Ersep). Los tres fueron candidatos a tribunos de cuentas, aunque solo el primero y el tercero fueron electos y asumirán el 10 de diciembre en el Tribunal de Cuentas Municipal. No sería descabellado pensar que se exploren nuevas alianzas políticas con miras al 2023 teniendo en cuenta que Juez dio por muerta la alianza Cambiemos en reiteradas oportunidad, al igual que varios de sus socios, y el peronismo encarará pronto el inevitable proceso de la transición de Juan Schiaretti con Carlos Caserio con un rol central en la política nacional, si pasa del Senado al gabinete de Alberto Fernández como circulaba por los medios al cierre de esta edición.