El plan de Mestre para los últimos 20 días

El intendente intercalará inauguraciones de obras con críticas a la Provincia. Sin embargo, no judicializará el reclamo por los 1.200 millones que dice que Juan Schiaretti le adeuda por servicios prestados en salud y educación.

Por Yanina Passero
[email protected]

La transición municipal se lleva adelante con relativa tranquilidad porque el intendente Ramón Mestre y su sucesor, Martín Llaryora, así se lo prometieron. A ninguno le convenía medirse en el campo de la lucha mediática y política. El radical aceptó el prudente silencio del peronista para evitar una situación de cogobierno desde el lejano 12 de mayo al 10 diciembre. El vicegobernador en uso de licencia aprovechó el perfil bajo autoimpuesto para perfilar sus primeras acciones y planes de gestión desde su despacho en el Panal, con soporte del equipo del gobernador Juan Schiaretti.
Los diagnósticos negros en materia económica y sanitaria que trazaron los alfiles de Llaryora forman parte de la liturgia del cambio de mando. Aquí aplica la vieja regla de la política que invita a ensalzar los desaciertos del antecesor en el cargo para lograr un mayor margen de maniobra para la toma de decisiones.
Mestre encarará los últimos 20 días de gestión ignorando las acusaciones o cuestionamientos de los peronistas que participan en la mesa de transición. Según adelantan desde influyentes despachos de la Municipalidad, el radical quiere mostrarse como un gestor hasta el último minuto.
En el Palacio 6 de Julio ya confeccionan una ruta de inauguraciones y de presentaciones; además del cumplimiento de otras formalidades como la rendición del plan de metas de gobierno al Concejo Deliberante. Según confirmaron, estará disponible el viernes próximo. También, en tiempo y forma entregarán el balance de transición.
Los Parques Educativos serán promocionados con insistencia durante estas semanas con una agenda diaria en cada uno de los edificios. “Angeloz fue un referente de la recuperación democrática en la Argentina. Fue gobernador, candidato a presidente y creó el Paicor, una de las formas en la que el Estado tiende su mano los necesitados”, dijo el intendente Ramón Mestre, ayer, cuando presidió la ceremonia donde denominó con el nombre de “Gobernador Eduardo César Angeloz” al Parque Educativo Noroeste, ubicado en Villa Allende Parque.
Cada incursión tendrá un condimento político. El de ayer fue simbólico pero se espera que durante la inauguración del Portal de Güemes prevista para la semana que viene pondere su gestión con algunas críticas a las Provincia. Cabe recordar que el intendente reclama al gobierno de Schiaretti los fondos comprometidos para la puesta en valor de ese enclave cultural y comercial de la ciudad.
La misma línea discursiva se evidenciará, afirman desde el municipio, en la inauguración del Dispensario Nº 101 en barrio 12 de Julio. Allí Mestre les recordará a los vecinos la supuesta acreencia que tendrá Llaryora por el incumplimiento del convenio-ley de compensación por los servicios en educación y salud que presta el gobierno de la ciudad-
Mestre afirma que la supuesta deuda es por 1.200 millones de pesos en ambos conceptos. Pero lo cierto es que sus adláteres confirman que no hará un reclamo judicial, aunque esto no excluye su aprovechamiento político como se evidencia en sus movimientos.
El mestrismo quiere instalar la existencia de la deuda para contrarrestar la “mala prensa” de los delegados del llaryorismo en la comisión de transición. Durante las giras de gestión por la ciudad se escuchará a Mestre insistir con que no existe el “rojo” en las arcas municipales y que Hacemos por Córdoba no tendrá que pedir dinero prestado como sí lo hizo Mestre apenas asumió cuando se encontró con un pasivo –dicen- de 11 millones de pesos. Cabe recordar que fue la Provincia la que salvó el bache con un adelanto de fondos por coparticipación, tal como solicitó el hombre boina blanca.
“Vamos a terminar la gestión, gestionando”, resumen un colaborador de confianza de Mestre. El presidente de la UCR de Córdoba transita sus últimos 20 días al frente de la Municipalidad de Córdoba. El día después lo tendrá en la actividad privada, según remarca el propio intendente, pero lo cierto es que su discurso para el sprint final confirma que la ambición provincial está intacta.