Descartan bloque Cambiemos; habrá uno o dos de la UCR

El lunes se define si el radicalismo alcanza la unidad en la Legislatura. Ya parece difícil.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

La idea negrista de conformar un solo bloque con los legisladores electos del radicalismo, el macrismo y el lilismo fue rechazada definitivamente ayer en la reunión realizada de la UCR.
La cuestión fue discutida por el Comité Central, la Comisión de Acción Política (los ex presidentes) y los propios futuros legisladores radicales.
El próximo lunes habrá dos nuevas reuniones en la Casa Radical. La primera, a las 11, tendrá como protagonistas a los legisladores; la segunda, dos horas después, incorporará a las autoridades partidarias.
No debería pasar de ese día la toma de una decisión sobre la forma que tendrá la representación parlamentaria provincial del radicalismo.
El encuentro de ayer comenzó con los mestristas intentando apurar las definiciones, teniendo en cuenta que la sesión preparatoria de la Legislatura está convocada para el jueves 5 de diciembre y el tiempo corre.

Los motivos
La constitución de un solo bloque de Cambiemos fue desechada con varios argumentos. Desde los ideológicos -de aquellos que no quieren saber nada con que la UCR continúe aliada al PRO (los alfonsinistas)-, hasta los políticos -como los mestristas que recordaron que en el Congreso de la Nación cada partido conserva su bancada y se reúne luego con sus socios en un interbloque.
Tampoco pudo dejarse a un costado el dato de que el PRO anunció que sus dos legisladores (Darío Capitani y Silvia Paleo) formarán un bloque independiente; e incluso alguno aseguró que la lilista (Cecilia Irazuzta) habría manifestado querer hacer lo mismo.
A la reunión presidida por el titular del Comité Central, Ramón Mestre, no asistió Raúl Recalde, quien ya abandonó su carácter mestizo para identificarse claramente con el PRO.

¿Unidos o separados?
Ahora, la cuestión es si los radicales serán capaces de formar un solo bloque, o si la tensión que hay entre los dos sectores (los electos por la lista que encabezaron Ramón Mestre y Mario Negri) resulta insoportable. Además, no debe olvidarse -en época de vacas flacas- que yendo con bloques separados los radicales serán la primera y segunda minoría, con ganancia de cargos en la Cámara y fuera de ella.
Separado Recalde del radicalismo, los legisladores de la “lista 3” son seis (Antonio Rins, María Garade Panetta, Dante Rossi, Marisa Carrillo, Marcelo Cossar y Elisa Caffaratti), mientras que los de Córdoba Cambia, la alianza del PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI), cuatro (Juan Jure, Patricia De Ferrari, Orlando Arduh y Daniela Gudiño).
De no llegar a un acuerdo, parecería que los mestristas y sus aliados podrían quedarse con el título de primera minoría, pero aún entre ellos dudan sobre qué podría pasar con la deloredista Elisa Caffaratti.
¿Y si esta legisladora -cuyo referente, Rodrigo de Loredo, es un histórico opositor a Mestre que apenas hizo una pasantía de aliado del intendente- se pasa al otro grupo?
Entonces, quedarían empatados, para darle mayor nerviosismo a las definiciones.