Una fiesta comprometida

La cantante argentina Sara Hebe interpreta en sus shows un cover del hit de 2012 “I Follow Rivers”, de Lykke Li, que sonó en Córdoba el sábado pasado durante su actuación en Club Paraguay y que transmite un mensaje muy cargado a partir del sentido que cobró con el paso de los años.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

En la extensa lista de músicos suecos que a lo largo del tiempo dejaron su marca en el panorama internacional, cabe mencionar el suceso que obtuvo el trío Peter Bjorn and John, cuando en 2006 publicó el hit “Young Folks”, cuyo característico silbido ha dejado una marca indeleble en la memoria de los melómanos. Fue un gran acierto de un grupo independiente que, a fuerza de buen gusto, conquistaba en ese entonces el planeta entero con una canción que no sólo sonó en todas partes, sino que además expandió su predicamento como parte de la banda de sonido de películas, series y hasta de videojuegos.
Más allá de que jamás volvieron a tener semejante repercusión, continuaron trabajando en nuevo material y, además, se dedicaron a producir grabaciones de otros artistas, como por ejemplo la cantante Lykke Li, también sueca, que debutó en la industria discográfica en 2008 con un álbum que contó con la producción de Bjorn (Yttling). Cultora de un pop alternativo con guiños hacia la electrónica, logró imponer su estilo y obtuvo muy buena respuesta en Europa, aunque se tomó su tiempo para volver a entrar a estudios para registrar un segundo disco. Sería ese, finalmente, el que la recompensaría en su esfuerzo, a partir de un single imbatible.
Con el mismo productor al comando de las sesiones, en 2012 Lykke Li elaboró un material que sintonizaba el espíritu de la época porque, a la par que ofrecía ritmos aptos para discotecas, aportaba melodías que se tornaban irresistibles en la voz melancólica de la cantante. El segundo sencillo extraído de ese disco, “I Follow Rivers”, representó el espaldarazo definitivo a esta intérprete, al permitirle ingresar en el chart inglés y al admitir decenas de remixes que, con el correr del tiempo, lo fueron transformando en un clásico de esta década que ya está por llegar a su fin.
Aunque la canción original habla de una relación obsesiva que concluye en una ruptura amorosa, fue la utilización de “I Follow Rivers” en la banda sonora de la película “La vida de Adele” la que determinó que el tema estuviese asociado a un romance pasional entre dos mujeres, porque de eso trataba la historia que constituía el eje argumental del filme. Polémica como pocas por sus escenas explícitas, “La vida de Adele” ganó premios internacionales y reportó un enorme prestigio para el hit de Lykke Li, que por esta vía quedó instalado como estandarte de la diversidad de género.
Es este el sentido de “I Follow Rivers” que captura la cantante argentina Sara Hebe, cuando interpreta en vivo un cover de esta pieza que transmite un mensaje muy cargado a partir de la dimensión que cobró con el devenir del tiempo. Sara Hebe estuvo en Córdoba el sábado pasado y brindó un show multitudinario en Club Paraguay, donde presentó en vivo su disco “Politicalpari”, que no en vano alude desde su título a una “fiesta política”, porque eso es, en definitiva, lo que origina en cada uno de sus conciertos.
Realizada a continuación de la Marcha del Orgullo Disidente que se desarrolló ese mismo día en las calles de la ciudad, la actuación de Sara Hebe demostró cómo algunos agentes culturales saben hacerse eco de los reclamos de su público, sin caer en ademanes demagógicos ni camuflarse con las tendencias de moda. Su cover de “I Follow Rivers” fue uno de los picos más altos de la noche, no sólo porque la canción original ya era un éxito radial de algarabía contagiosa, sino porque además encaja a la perfección con el espíritu comprometido y festivo que predomina en su propuesta.