Schiaretti seduce intendentes mientras UCR negocia la unidad

El gobernador recibió al radical Benedetti, flamante vencedor de la propia UCR

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El gobernador Juan Schiaretti recibió ayer en su despacho de El Panal al intendente electo de Arroyito, Gustavo Benedetti. Fue una visita protocolar, con promesas de trabajo en común en el período 2019-2023, pero de todos modos la foto impactó en el radicalismo. Schiaretti dijo que en la reunión “dialogamos sobre los trabajos y desafíos que llevaremos adelante durante los próximos cuatro años, para seguir construyendo y cuidando a los vecinos de Arroyito”.

Del encuentro participaron también el ministro de Gobierno, Carlos Massei, y el futuro vicegobernador (actual secretario de Comunicaciones), Manuel Calvo. El radical Benedetti ganó el domingo pasado la elección municipal por la alianza Todos Juntos por Arroyito, con el apoyo del PRO, el Frente Cívico y el peronismo. Para ello, derrotó al candidato de la UCR, Daniel Lafarina, quien contaba con el auspicio del actual intendente, Mauricio Cravero. Benedetti llegó al 45 % de los votos y Lafarina obtuvo el 31 %.

El resultado fue un golpe para el radicalismo de Arroyito pero también impactó en la Casa Radical. El lunes pasado, en la reunión del Comité Central con los legisladores electos, el presidente de la UCR, Ramón Mestre, se refirió al caso. Mestre señaló que la división que sufrió el partido a lo largo de todo el año, con su crisis más dura en mayo con dos candidatos a gobernador, repercutió también en las elecciones locales, lo que provocó situaciones como la de Arroyito, donde un radical derrotó a la UCR. En la campaña, y en los festejos del domingo, Benedetti tuvo a su lado a Calvo, lo que peronizó su triunfo. La chomba roja elegida por el candidato fue apenas una ligera señal del origen político del ganador. El macrista Héctor Baldassi y el jefe del Frente Cívico, Luis Juez, lo saludaron también.



En el discurso de esa noche, Benedetti afirmó tener para la ciudad “una idea por encima de los partidos políticos”, y se alegró de haber recibido un llamado de Schiaretti. El paso de Benedetti por El Panal podría considerarse un acto de protocolo necesario para la convivencia política en los próximos cuatro años. Tampoco es el primero en hacerlo, pero la difusión del encuentro fue leído en la UCR.

Relación con los intendentes

Schiaretti mantiene, como antes José Manuel de la Sota, una buena relación con los intendentes y jefes comunales de la UCR, más allá de los tironeos que alguna vez buscó profundizar Mestre como presidente del Ente partidario. Pero la sospecha en el radicalismo es que el peronismo podría aprovechar la crisis para acercar algunos intendentes, tal como hizo en su primer mandato con los que se sentían incómodos en la UCR. Un ejemplo es Alberto Martino, el intendente de Río Tercero, quien terminó prácticamente asimilado al schiarettismo; su sucesor, Marcos Ferrer, prometió mantener una relación solo política con El Panal, pero en la Casa Radical por ahora observar.

Antes, el carlospacense Esteban Avilés, cuando tuvo que elegir su futuro desde el vecinalismo prefirió sumarse a Hacemos por Córdoba antes que a regresar a la UCR. En crisis anteriores, como la ocurrida durante el segundo mandato de De la Sota, muchos intendentes de entonces se fugaron hacia el peronismo o hacia el kirchnerismo (ahora, debe recordarse que un puñado se fotografió con Alberto Fernández antes de la elección de octubre). Por ello, la unidad que negocian Ramón Mestre y Mario Negri, con otros sectores aliados a cada uno, puede resultar una clave para evitar la dispersión de los intendentes.