Elecciones CGT: Urbano reclama abrir la convocatoria

El titular de la UOM, que cuenta además con el respaldo de los gremios encolumnados detrás de Pablo Chacón, entiende que las elecciones en la CGT Regional Córdoba deberían producirse después de la normalización de la CGT Nacional.

Por Felipe Osman
[email protected]

Al momento de hoy, y aún sin una convocatoria oficial a elecciones cursada desde la CGT Córdoba, dos fórmulas ya están en carrera para hacerse con el mando de la central que actualmente controla José “Pepe” Pihen, secretario general del SEP y legislador provincial por Hacemos por Córdoba, junto a la conductora del sindicato de Gráficos (y también legisladora) Ilda Bustos.
La primera de ellas la compone precisamente el tándem Pihen-Bustos, buscando repetir al frente de la CGT; la segunda, la dupla Sergio Fittipaldi-Carla Esteban. Fittipaldi conduce el sindicato de limpieza (Soelsac) y las 62 Organizaciones Peronistas, y Esteban fue electa como secretaria general de la UTA tras la normalización que sobrevino a la intervención del sindicato por UTA Nacional, tras el recordado conflicto con el transporte urbano de Córdoba que paralizó la ciudad por nueve días a mediados de 2017.
Sin embargo ninguna de estas dos listas, que competirían si las elecciones en la central finalmente se resuelven antes de que termine el año, comprende a un sector de gran peso en el sindicalismo de Córdoba, que se nuclea en torno a Pablo Chacón, secretario general de los empleados de Comercio, y que en su momento dejó trascender que Rubén Urbano, líder de la UOM, sería su candidato.
En diálogo con Alfil, Urbano no escondió su molestia con Pihen -a quien reconoció como un avezado dirigente sindical- por no haber realizado una convocatoria abierta a todos los sectores del gremialismo de Córdoba en pos de la construcción de una lista de unidad.
El secretario general de la UOM entiende que, de momento, no se han realizado mayores esfuerzos en pos de la construcción de la unidad, y que insistir con una lista que no contemple la participación de otros sectores del arco gremial cordobés sería un grave error, ya que sindicatos tan importantes como la UOM, Agec, gastronómicos y UPCN, entre otros, quedarían relegados de la conducción.
Más aún, el dirigente sindical entiende que las elecciones de la CGT Regional deberían ser aplazadas para el año próximo y darse después de la normalización de la CGT nacional. Esto no sólo daría más tiempo a los distintos sectores del gremialismo local para trabajar a favor de la unidad -en caso de que el actual oficialismo manifieste intenciones reales en tal dirección-, sino que hacer lo contrario impediría un control del proceso electoral por parte de la CGT Nacional, que según Urbano podría no legalizar elecciones hechas a buenas y primeras en la central cordobesa.
A su entender, la CGT Nacional no validará un proceso electoral al que no anteceda una convocatoria abierta a todos los gremios para construir la unidad.

Incógnitas
Aunque las posiciones de los principales espacios gremiales en relación a las elecciones de la CGT empiezan a definirse, aún quedan muchas incertidumbres. La primera de ellas, la fecha de los comicios. Hasta el momento ha trascendido una versión, de fuentes calificadas de la CGT, que indica que la elección de la próxima conducción se daría el lunes 25 de este mes, pero lo cierto es que los sindicatos que participan de la central aún no han recibido una comunicación oficial en tal sentido.
Por otro lado, tampoco se sabe si el actual oficialismo de la central realizará uno convocatoria abierta a los sindicatos cordobeses para avanzar en pos de una unidad que ya ha sido señalada como un objetivo a lograr por el presidente electo Alberto Fernández.