El salario que reclaman postulantes está 6,7 puntos arriba de la inflación

Según un estudio privado, en octubre de 2019 ascendió a $ 49.411 por mes, cifra que refleja un incremento del 2,6% en el mes, de más del 31% en el año y del 41% en los últimos doce meses. La diferencia salarial promedio entre géneros que se ubica en un 15% más en favor de los hombres.

Según un informe elaborado por el portal de empleos Bumeran, el salario promedio pedido por los postulantes en octubre de 2019 ascendió a $ 49.411 por mes, cifra que refleja un incremento del 2,6% en el mes, de más del 31% en el año y del 41% en los últimos doce meses. Sin embargo, y pese a este incremento, si este número se compara con la inflación queda rezagado, ya que según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos la inflación acumulada hasta septiembre de este año ya alcanzó el 37,7%.

Al momento de analizar los números más profundamente, Bumeran detectó que el salario medio requerido para un puesto junior es de $ 32.852 por mes, de este modo acumula un aumento del 8% en el último trimestre y del 36% en doce meses.

Para un puesto senior el salario promedio pedido es de $ 48.413, es decir, se incrementó un 9% en el último trimestre y un 41% en doce meses. Finalmente, para un puesto de jefe o supervisor el sueldo solicitado es de $ 81.738, esta cifra aumentó un 10% en los últimos tres meses y un 48% interanual. Estos datos dejan al descubierto que la brecha entre senior y junior continúa en aumento, ya que los primeros piden un 47% más.

Si bien es cierto que el salario medio requerido por las mujeres aumentó un 42% en los últimos doce meses, mientras que el de los hombres se acrecentó en un 40%, esos dos puntos aún no aplacan la diferencia salarial promedio entre géneros que se ubica en un 15% más en favor de los hombres.



Si el cotejo por género se desglosa en seniority, las mujeres solicitan en puestos junior salarios promedio de $31.869, mientras que los hombres piden $33.482. Si se consideran las postulaciones a puestos senior las mujeres requieren 46.289 versus $53.769 que demandan los hombres. Finalmente, en puestos de jefe o supervisor, las mujeres piden salarios de $70.633 promedio y los hombres de $82.641. Las cifras demuestran que la discrepancia entre los géneros se incrementa a medida que el puesto requiere mayor seniority.

Bumeran es el portal online de empleo más grande de América Latina, con presencia en cuatro países: Argentina, México, Venezuela y Perú (ofrece más de 54.000 ofertas de empleo y recibe más de 15 millones de visitas por mes); es parte del grupo Navent, con presencia en Argentina, Chile, Brasil, México, Perú, Ecuador y Panamá.

Según los datos oficiales difundidos hace unos días, los salarios anotaron en agosto una suba del 2,4%, por debajo de la inflación (3,9%). De esta manera, en el acumulado de 2019, el índice registra un alza del 26,5%, lo que implica una caída del 9,8% en términos reales. A su vez, en los últimos doce meses, anotó un alza del 42,4% interanual, por debajo del Índice de Precios al Consumidor, que registró una variación del 54,5%, lo que implicó una merma del 22% en términos reales.

Con este resultado, se verifica que los salarios fueron una de las variables más golpeadas a lo largo de la gestión de Mauricio Macri, lo que se tradujo en una fuerte caída del consumo, tanto mayorista como minorista, que estuvo acompañada por una contracción en la cantidad de créditos otorgados en la economía, producto de las elevadas tasas de interés, principalmente desde mediados de 2018, como respuesta a las crisis cambiarias. Si bien para este año se esperaba inicialmente una inflación cercana al 30%, las depreciaciones del tipo de cambio generaron una aceleración de la inflación, lo que implicó una caída del poder adquisitivo.
En este contexto, los salarios del sector privado registrado fueron los que más crecieron durante agosto, al experimentar un aumento del 2,8%, que de todas formas se ubicó por debajo de la inflación. En el acumulado para los últimos doce meses, la cifra ascendió al 43,9%. En cambio, en el sector privado no registrado, el avance fue del 2,6%, por encima del nivel general. Desde agosto de 2018, el indicador acumuló una variación del 42,4% interanual. Por su parte, si bien los salarios del sector público subieron apenas 1,8% en agosto, son los más favorecidos (o menos golpeados) de los últimos doce meses, al registrar un incremento del 44,8%.

En un contexto recesivo y de desempleo creciente, es probable que los salarios continúen rezagados frente a la evolución de los precios. En esta línea, los indicadores laborales, sociales y de empleo se vieron golpeados en los últimos años en un contexto de caída de la actividad industrial, dado que suele ser uno de los rubros más intensivos en lo que es la contratación de mano de obra. Para septiembre ya se espera una caída aún mayor en términos reales, debido a que en el mes, la inflación alcanzó un pico. Y ya se da por descontado que este año la inflación volverá a ganarles a los salarios.