Pacífico inicio de la negociación por la unidad en la UCR

Todos los legisladores provinciales electos fueron a la convocatoria de Mestre, lo que anuló la amenaza de expulsiones que agitó el oficialismo partidario.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Todos los legisladores electos afiliados a la Unión Cívica Radical, tanto por la canasta de la “lista 3” como por la de la alianza Córdoba Cambia (PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica-ARI) fueron ayer a la reunión convocada por el presidente del Comité Central, Ramón Mestre. La asistencia permitió iniciar la búsqueda de la unidad y desactivó las amenazas de expulsiones.

Dirigentes de todos los pelajes (mestristas, antimestristas, aliados tácticos al mestrismo, ex mestristas, negristas y líberos) se vieron las caras en el salón del tercer piso de la Casa Radical, bajo la mirada de la galería de fotos de los ex presidentes.
La invitación era para los miembros del Comité Central, los legisladores electos y los integrantes de la Comisión de Acción Política (los ex titulares del partido).
Las estrellas de la convocatoria debían ser los futuros legisladores, porque si los cuatro que ganaron sus bancas por la alianza Córdoba Cambia no participaban, el faltazo sería considerado un gesto contrario a la voluntad de formar parte de la UCR; y por ello, el Comité no pondría las manos para defenderlos de la expulsión que dispondría el Tribunal de Conducta.
La sangre no llegó al río porque hubo asistencia perfecta. Los cuatro disidentes estuvieron en sus sillas: Orlando Arduh, Juan Jure, y las negristas Patricia De Ferrari y Daniela Gudiño. Tampoco faltaron algunos surgidos de la lista radical sobre los que había algunas dudas, como la deloredista Elisa Caffaratti y Raúl Recalde. Además, participaron Antonio Rins, María Garade Panetta, Dante Rossi, Marisa Carrillo y Marcelo Cossar; todos ellos de la “boleta 3”.
Mestre abrió el diálogo celebrando la reunión, reconociendo que hizo una autocrítica sobre los episodios que concluyeron en la escisión radical en mayo, y manifestando la necesidad de que haya unidad partidaria, lo cual podría desembocar en la formación de un solo bloque en la Cámara. Para Mestre es imprescindible dejar atrás en el tiempo lo que sucedió y enfocar el futuro sin echarse culpas mutuamente. Hasta hace poco reclamaba que Mario Negri pida perdón por haber sido candidato por otros partidos en contra de la UCR, pero el de ayer fue un discurso conciliador.
En el mismo tono explicó que postergó la elección del próximo presidente del Ente de Intendentes (él es el vigente) para tratar de que se llegue a un acuerdo; aclaró, en ese sentido, que no tiene candidato y que no jugará por nadie para su sucesión.
El actual presidente del bloque de legisladores, Orlando Arduh, señaló que en su cargo fue apenas dos veces convocado a la Casa Radical, estadística que para él grafica la distancia que hubo entre la conducción partidaria y los representantes en la Cámara. Destacó, por ello, el encuentro, que entre otras cosas le permitió conversar con Mestre, su ex referente, después de dos años.
Miguel Nicolás, el jefe del grupo Fuerza Renovadora, pidió que se llame a internas partidarias lo antes posible, y lamentó que la reunión por la unidad no haya ocurrido antes del 12 de mayo.
El viernes a las 11 en la Casa Radical volverán a reunirse los legisladores electos, pero esta vez solo ellos con la coordinación del secretario general del partido, Alberto Zapiola, quien tiene la confianza de Mestre y de Negri para esa tarea.
En ese segundo capítulo comenzará a hablarse más precisamente de la posibilidad de unificar la representación partidaria en un solo bloque, o de la conveniencia de hacerlo en dos bancadas (en interbloque) para obtener más cargos políticos en la Cámara y en organismos como el Ersep.
¿Y los aliados? Tampoco está claro si un bloque unificado incluiría a los aliados macristas y del lilismo. Por supuesto que el cuarteto de Córdoba Cambia prefiere ese escenario, y también algunos de los elegidos por la lista 3.