Rectorado posterga riesgos, en espera del 10-D

En el último mes de actividad política, la gestión Juri evitaría discusiones que generen ola, a la expectativa de más certezas sobre el nuevo mapa político nacional. La oposición imita la estrategia oficialista.

El año político universitario tiene meta de llegada: el 10 de diciembre. El día en el que presidente, gobernador e intendente electos asuman sus mandatos, el Consejo Superior de la Casa de Trejo sesionará por última vez en el año.
Los miembros del cuerpo acordaron que habrá tres sesiones en el tiempo remanente, la primera de las cuales será mañana. Los martes 26 de noviembre y 10 de diciembre serán las otras dos. Sin embargo, no se esperan discusiones de alto impacto para los 30 días restantes, puesto que todo el espectro político universitario se encuentra a la expectativa de los reacomodamientos institucionales que se darán en los tres niveles de gobierno.
Uno de los pocos actos no rutinarios que podrían sucederse en este período será la convocatoria a elecciones de consejeros, consiliarios y decanos para mayo de 2020. El estatuto establece que deben mediar no menos de 60 días hábiles entre la elección y el llamado. Por esta razón, si los comicios se celebran el jueves 21 de mayo (según normativa vigente), el llamado debe hacerse antes del 14 de febrero del próximo año. Visto que el Consejo Directivo suele tener su primera sesión a fines de ese mes, la convocatoria podría efectivizarse en la última sesión de este año.
De hacerse la convocatoria, se convertiría en extemporáneo el proyecto para prorrogar los mandatos de los decanos de ocho Facultades hasta 2021, con el objetivo de sincronizar en un mismo año todas las elecciones decanales, y se confirmaría la realización de comicios Famaf, Ciencias Químicas, Filosofía, Lenguas, Odontología, Ciencias Agropecuarias, Ciencias Exactas y Arquitectura.

Nombres en danza

Mientras los analistas políticos especulan sobre quiénes serán los elegidos por el presidente electo, Alberto Fernández, para conformar su primer gabinete, los dirigentes universitarios se enfocan, principalmente, en una de las carteras que menos atención recibe de parte de la opinión pública: el Ministerio de Educación y, más precisamente, la Secretaría de Políticas Universitarias.
Esta Secretaría es la encargada de articular los programas nacionales con cada universidad nacional, realizar las transferencias de presupuesto y negociar los salarios en sendas comisiones paritarias con gremios docentes y no docentes. Actualmente quien está al mando es Pablo Domenichini, un ex presidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA) por Franja Morada que a partir de diciembre se hará cargo del rectorado de la Universidad Nacional Guillermo Brown, en la zona oeste del Conurbano bonaerense.
Como reemplazo de Domenichini en la gestión albertista se menciona a otro rector bonaerense, en este caso del sur del Conurbano. Se trata de Jaime “Jimmy” Perczyk, titular de la Universidad Nacional de Hurlingham y de filiación peronista.
Actualmente, Perczyk ostenta también la presidencia del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) tras acompañar como vicepresidente al rector de la UNC, Hugo Juri, en su mandato al frente del órgano. Fue a lo largo de dicho período que el bonaerense y el cordobés estrecharon vínculos personales, augurando un buen canal de diálogo entre el Pabellón Argentina y el Palacio Sarmiento, si se confirmase la designación de Perczyk.
En tanto, para el Ministerio de Educación suena desde hace semanas el nombre de Nicolás Trotta, actual rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, quien coordinó los equipos técnicos de la campaña presidencial de Fernández. La decisión resultaría curiosa puesto que, aun cuando esta universidad mantiene fuertes lazos con el mundo sindical, no deja de ser una universidad privada.

Festival por la Gratuidad

El próximo 22 de noviembre se cumplen 70 años de la firma de un decreto del presidente Juan Perón en el que suspendió el cobro de los aranceles universitarios vigentes en ese momento en algunas universidades públicas.El aniversario redondo es ocasión para que todos los sectores del espectro político universitario converjan en su celebración, así como sucedió el año pasado con el centenario de la Reforma Universitaria.
Córdoba no será la excepción a los festejos. El rector Juriha convocado a las fuerzas estudiantiles de los claustros cordobeses para organizar conjuntamente una serie de actividades conmemorativas. La invitación incluye a oficialistas y opositores, y se canalizó a través de la Junta Ejecutiva de la Federación Universitaria de Córdoba que encabezan la presidenta Rocío Chinellato (Franja Morada), la vicepresidenta Candela Amatti (MNR) y la secretaria general Francisca Mattoni (La Bisagra).
En abril pasado, Juri encabezó en Córdoba su último Plenario de Rectores del CINcomo presidente, en el que se dieron por iniciados los festejos por los 70 años de gratuidad universitaria. En dicha ocasión, Juri compartió el protagonismo con su sucesor en el cuerpo, Perczyk, y con el gobernador cordobés, Juan Schiaretti.