Fittipaldi-Esteban, tándem de las 62-O para disputarle la CGT a Pihen

Aunque aún no hay un llamado formal de la CGT a elecciones, las 62-Organizaciones Peronistas ya se preparan para disputarle el control de la central a José Pihen.

Por Felipe Osman
[email protected]

La semana pasada empezó a perfilarse el escenario sobre el que se disputará la conducción de la CGT Regional. Desde la central, que actualmente es conducida por José “Pepe” Pihen como secretario general e Ilda Bustos como secretaria adjunta, fijan el 25 de este mes como la fecha en la que la fórmula Pihen-Bustos será proclamada por un nuevo mandato ante un congreso a realizarse en la Casa Histórica del Movimiento Obrero, en calle Vélez Sarsfield. Sin embargo, aún no ha habido una comunicación oficial en ese sentido ni se ha definido un cronograma electoral.
En rigor, el oficialismo entiende no hay en Córdoba un sector del gremialismo que tenga chances más o menos ciertas de disputarle el control de la central, y es muy probable que la razón le asista en este juicio.
Pero aún así las 62 Organizaciones Peronistas, conducidas por Sergio Fittipaldi como secretario general y Ricardo Moreno como secretario político, aspiran a medir fuerzas con Pihen plantándole una fórmula opositora, que estará compuesta por el propio Fittipaldi, secretario general del Soelsac (Limpieza) y Carla Esteban, titular de la UTA tras su normalización.
El tándem Fittipaldi-Esteban fue definido el viernes a última hora por los conductores del espacio, que destaca entre las virtudes de su fórmula la juventud de sus integrantes, a través de los cuales promete iniciar una renovación dirigencial en el gremialismo cordobés, y el contar con la participación de la UTA, uno de los sindicatos más poderosos de Córdoba.
Después de haber participado activamente de las campañas electorales que Hacemos por Córdoba enfrentó este año, primero para disputar la Intendencia y retener la Gobernación, el 12 de mayo, y luego militando la boleta corta del peronismo local en las primarias del 11 de agosto y las generales del 27 de octubre, las 62-O esperan contar con el aval del Centro Cívico para participar de la disputa, aún sabiendo que Pihen forma parte de la bancada oficialista en la Legislatura, en la que permanecerá, cuanto menos, hasta 2023.
Huelga decir que El Panal tiene voz en el gremialismo cordobés, y que puede alterar cualquier ecuación en la disputa, ya sea dejando jugar o pidiendo al sindicalismo un esfuerzo en pos de la unificación de todos los sectores.
El lanzamiento de la fórmula Fittipaldi-Esteban llega después de que trascendiera que Emiliano Gramajo, recientemente electo cómo secretario general de AOITA tras derrotar a su antecesor, Miguel “Lito” Herrera, habría estado en conversaciones con dirigentes de la CGT para sumarse a la lista que liderarán Pihen y Bustos.
Gramajo, de momento, integra las 62-O, espacio que impulsó su candidatura a la Secretaría General de AOITA, poniendo a su disposición los recursos que resultaron necesarios y patrocinando, incluso, la denuncia que el sindicalista interpuso contra Herrera por malversación de fondos de la obra social del gremio. Y si Gramajo decidiera mudar su apoyo a Pihen, lo haría a título propio, y no en nombre del espacio, que jamás autorizó negociaciones con la actual conducción de la CGT.
La postulación de Esteban (UTA), además de responder a la importancia del sindicato que lidera, probablemente busque reforzar la pertenencia de la dirigente al espacio conducido por Fittipaldi, y fortalecer, a la vez, la comisión de transporte lanzada por las 62-O días atrás, que reúne a Aoita (Gramajo), la Unión Ferroviaria (Nora Falasconi), el Sindicato de Taxis (César Soriano), la UTA (Esteban), Fecotac (Pablo Trapani) y la Asociación de Remiseros (Daniel Quinteros).
El próximo jueves Esteban asumirá al frente a la Secretaría de Organización de las 62-O, y Leonardo Ayala, también de UTA, hará lo propio al frente de la Secretaría de Transporte del espacio. Será ante una reunión de secretarios generales en la sede de las 62-O a la que Gramajo, desde luego, está invitado. Su asistencia (o no) al evento será un buen indicio de su compromiso con el armado.