Franceschi y Pérez, ¿Simuladores?

Según el opositor Santiago Montoya, aspirante a suceder el cargo de presidente en Belgrano, las diferencias entre el actual titular del club y el ex gerenciador forma parte de un acting como para bajar las aguas políticas, pero que en realidad van de la mano. Del oficialismo, nadie respondió.

Por Federico Jelic

Belgrano está por cerrar un 2019 para el olvido que terminó de dividir las arenas políticas en todo sentido, en un contexto de aguas agitadas, donde la campaña deportiva motivó a la actual separación general que incluso involucra a internas dentro del mismo seno de la comisión directiva. Y del arco del frente, ya hay referentes que aspiran a tomar el poder, aunque sin clima de unidad general, pero con intensas gestiones, reuniones permanentes y apariciones públicas controversiales.
En este caso, se trata del eterno opositor Santiago Montoya, líder del espacio “Encuentro Pirata”, y quien resultara perdedor en la compulsa electoral en 2017 a manos del actual presidente del club de Alberdi, Jorge Franceschi. Otra vez a la carga.
Pero más allá de la derrota en los escrutinios pasados, el propio Montoya no tiene en la mira el accionar de Franceschi, en un proceso que significó el descenso a la Primera Nacional, y el escaso y pobre protagonismo en la campaña actual. Para el ex presidente del Banco Provincia de Buenos Aires, el responsable directo de esta circunstancia es Armando Valentín Pérez, a quien no titubea de sindicarlo como autor intelectual de este panorama. Según él, se finge un cortocircuito, una impostada pelea mediática entre ambos, pero que en el fondo, siguen siendo socios.
¿A qué se debe? Franceschi salió a anunciar que dejó de tener comunicación con Pérez desde hace un tiempo por diferencias dialécticas en el modo de conducción. Y es sabido que gran parte de la comisión, sobre todos lo que llegaron al poder de la mano del grupo “Amás Belgrano”, siempre pusieron reparos a los “superpoderes” que tuvo el hombre fuerte de los cosméticos en Belgrano. Incluso con el control remoto desde Buenos Aires, siendo director ejecutivo y no presidente.
Pérez, por su parte, sigue enfatizando que se presentará a las próximas elecciones en abril de 2020, para un segundo ciclo, después de que fuera gerenciador de “Córdoba Celeste” y mandatario por dos períodos, sin necesidad de comicios.
Entonces, ¿a qué se debe esta acusación de Montoya sobre la supuesta pelea o distancia entre quienes fueran otrora la mesa chica? Franceschi de hecho llegó al despacho principal de Belgrano con la bendición y el aparato de Pérez, no obstante, hoy no luce la misma sintonía. ¿O es todo un acting, como indica y subraya la lengua filosa de Montoya?

Socios, no enemigos
Montoya se encuentra en plena campaña política, con reuniones junto a otros referentes, como el caso ya sabido del ídolo de Belgrano Luis Fabián Artime y diversos núcleos. Pero para continuar fogoneando su teoría conspirativa, avanzó con su diatriba sobre el binomio Franceschi-Pérez y el plan conjunto para facilitar el retorno del ex titular de la Comisión Normalizadora de AFA.
“No le apunto en principio a él (por Franceschi). Pérez se ha manejado siempre como patrón de estancia y ha engañado a buena parte de los socios. Incluso ahora están generando rupturas y disidencias entre integrantes del oficialismo para terminar de pegarle al que está en el piso y enaltecer la figura de otros que en realidad representan lo mismo. Franceschi es Pérez, aunque del oficialismo busquen esconderlo”, declaró Montoya en medios periodísticos.
“(…) Porque Pérez lo quiso hacer así desde un principio. Franceschi fue un representante de una agrupación que quiso ganar el poder político desde adentro, y no desde afuera como hicimos nosotros responsablemente. Una vez adentro, representaron los mismos intereses y terminaron siendo asesores de Pérez. Montan un show como el de “Los Simuladores” haciendo creer que están peleados. Hoy por hoy, Franceschi y Pérez son socios. De hecho, son socios de un campo que compraron, que son cifras coincidentes con la venta de Bolatti y de Matías Suárez”, fustigó.
“Los Simuladores de Alberdi”, bromea en voz alta este sector opositor, trazando un paralelismo con aquella exitosa serie a principios de siglo, donde cuatro supuestos detectives eran contratados para montar una historia ficticia de vida en pos de ayudar a determinados protagonistas en problemas. La primera piedra fue lanzada con dureza por parte de Montoya.

Buscando alianzas
El líder de “Encuentro Pirata” continúa con su proselitismo y mantiene contactos con otros grupos, como “Belgrano es de todos”, con Federico Lazcano Colodrero y Miguel Ledesma, solo por citar a algunos. Pero con Artime aún no hubo consenso, quizás por no ceder la presidencia o el lugar en la lista o la potencial fórmula de poder. El empresario Antonio Mariano podría ser clave en esta alianza o atomización.
“Yo que creo como fuerza opositora es que, para ponerle fin a Pérez, es necesaria la coalición mayoritaria de todos. Tenemos que lograr que la gente se cure del síndrome de Estocolmo que tiene con Pérez. Se encuentra muy debilitado, no es competente y ya demostró que busca quedarse por el poder mismo. Nuestra idea es lograr un frente con Luis ‘Chiche’ Sosa. También buscamos que ‘Luifa’ Artime se sume, nos conocemos de hace mucho tiempo y entablamos conversaciones en tiempos recientes. Siempre lo quise. Habrá que ver si él está dispuesto esta vez para unirse, es de un valor enorme para Belgrano y lo creemos necesario”, cerró diciendo Montoya.
¿Y Pérez? En sus últimas apariciones públicas sigue subrayando en volver a postularse. Criticó a la conducción actual, buscó despegarse del descenso diciendo que “no tuvo injerencia en ninguna contratación” aunque no podrá tapar que el DT Lucas Bernardi sí llego de su mano, con el armado del plantel consiguiente. Mientras tanto, con Franceschi, la versión oficial indica que tiene diálogo cortado, pero según Montoya, por lo bajo no perdieron contacto jamás.