Futuro del Mercosur en el tironeo entre Bolsonaro y Fernández

Cambió el escenario político. Hay tensiones con Brasil y se pone en duda el futuro del acuerdo comercial. El brasileño tiene la agenda la flexibilización del bloque, reducción del arancel externo común, acercamiento a Estados Unidos, apertura de la economía, aprobación del acuerdo Mercosur – UE.

Finalmente tampoco vendrá el vicepresidente de Brasil a la asunción de Alberto Fernández; el representante será Osmar Terra, ministro de Ciudadanía. La tensión con la nueva gestión argentina de Jair Bolsonaro no se termina. Ayer aseguró en su cuenta de Twitter que tres grandes multinacionales le comunicaron que cerrarían sus fábricas para trasladarlas a Brasil; tres horas después, borró su mensaje. La referencia era a MWM (se fue de Córdoba hace casi dos meses y despidió a 100 empleados); Honda y L’Oréal.

“La nueva confiabilidad del inversor viene a generar más empleos y mayor giro económico en nuestro país”, dijo Bolsonaro, reforzando su discurso de que gobiernos de izquierda ahuyentan inversiones. La tensión no tiene un impacto menor. Marcelo Elizondo, experto en comercio internacional y titular de la consultora DNI plantea que Brasil ha decidido modificar su posicionamiento internacional y avanzar en la internacionalización de su economía.

“Está ante una nueva fase de su internacionalidad económica, que comenzó con inversión trasfronteriza y ahora pretende -con lógica continuidad- ser acompañada por el comercio exterior. Tiene capacidad económica para avanzar por si en su agenda. Tiene intereses para su internacionalización.  Tiene ya atributos en la región que fortifican su punto de partida hacia el nuevo rumbo. Es posible que no pocos países de la región coincidan con esa agenda. El Mercosur tendrá entonces en Brasil un defensor del nuevo rumbo referido”, describe.

Un trabajo del experto menciona que lo destacado de Brasil en la región de observa también al constatar que es por lejos el principal receptor de inversión extranjera directa (IED). Su economía no es muy abierta por el comercio pero si por la inversión recibida desde el exterior en su economía real.



Según la UNCTAD Brasil, una vez más, en 2018 estuvo entre los principales receptores de IED del mundo. Hace muchos años que siempre es uno de los diez principales receptores de inversión extranjera en el mundo. Fue el séptimo principal receptor de inversión extranjera en el planeta.

“Esto le confiere un lugar de liderazgo en al globalización productiva en la región, y la posibilidad de ejercer influencia económica desde las multinacionales extranjeras que están en Brasil hacia el resto de Sudamérica”, indica Elizondo. Pero, a la vez, no sólo es importante como receptor sino que también se destaca como emisor de IED hacia su exterior por parte de sus multinacionales. Esto le permite lograr importancia relativa en muchos de sus vecinos.

En materia de inversión extranjera, es un actor relevante también en la región específicamente. Argentina y Chile son los países en los que más ha invertido el vecino; en el caso de Chile, se da la recepción de inversión brasileña como parte de una alta recepción desde todo origen porque es, después de Brasil y México, el país que más inversión extranjera directa (IED) desde todo origen tiene hundida en la región.

Brasil, para Chile, tiene mayor relevancia por inversiones que por comercio. Brasil es solo destino del 5% de sus exportaciones. Mientras, en Argentina, en materia de IED son más relevantes Estados Unidos y Europa que Brasil, aunque Brasil es el 4to mayor inversor extranjero en Argentina.

Brasil es, además de ser el principal mercado para exportaciones es el principal origen para las importaciones de Argentina. En 2018, con 15.694 millones de dólares de importaciones argentinas ese fue el primer origen de compras argentinas desde el exterior. Ello además contribuyó a que Brasil también haya generado para Argentina (en 2018) un déficit comercial bilateral de algo más de 8.000 millones de dólares, el cual se constituyó en el mayor déficit bilaterla con cualquier país del mundo, superando por muy poco a China como generador de déficit bilateral).

Así, los principales orígenes de las importaciones argentinas en todo el mundo tienen en primer lugar a Brasil, con la cifra antes expresada. En esa lista de mayores orígenes de importaciones para Argentina en todo el mundo, Brasil es seguido de China (12.072 millones de dólares de importaciones desde ese país en 2018), después de los cuales el tercer principal origen para importaciones argentinas en el planeta es Estados Unidos, con 7.658 millones de dólares.