Panal prepara carta de presentación de Llaryora: obras

El equipo de gobierno de Juan Schiaretti ya trabaja en el plan de infraestructura que desarrollará en la ciudad. Poco después de asumir, el nuevo titular del Palacio 6 de Julio podrá inaugurar la nueva planta de Bajo Grande, cuya ejecución se encuentra en el 75%.

Por Yanina Passero
[email protected]

Las erogaciones en bienes de capital de la Provincia cayeron en 2,66% en agosto, último registro disponible. La proyección en un escenario de crisis económica pronunciada no permite el manejo de variables optimistas, pero el ministro de Inversión y Financiamiento del Gobierno de Córdoba, Ricardo Sosa, se muestra confiado.
“No hay otra circunvalación para cerrar u otra red de gasoductos troncales por hacer. El ritmo de obra va a seguir, pero al ritmo de las necesidades”, matizó uno de los funcionarios con mayor responsabilidad del Panal en virtud de la importancia que el gobernador Juan Schiaretti le dio a la obra pública provincial.
En una entrevista concedida a Alfil TV, Sosa aseguró que se terminarán las obras empezadas y fundamentó la aseveración en la estrategia del Panal. “Vamos a hacer las obras que tienen financiamiento. Córdoba tiene superávit fiscal desde 2003 a la fecha, por eso nosotros nos podemos presentar al mundo con nuestra historia y eso pesa muchísimo. Este ejercicio va a cerrar con superávit a pesar de la crisis porque restringimos el gasto cuando hay menos ingresos”, ejemplificó. En concreto, la paritaria salarial de los empleados públicos estuvo en sintonía con las necesidades de las apretadas arcas públicas.
“Las obras que comenzaron las vamos a terminar. De las que hemos hecho, nacen otras obras”, prometió. Detrás del anuncio queda expuesta la doble apuesta: de gestión y política.
La mira estará puesta en ciudad de Córdoba, distrito que estará bajo la responsabilidad de Martín Llaryora desde el 10 de diciembre. “Ya estamos coordinando los planes de Martín con los nuestros. Ya estamos desarrollando en la ciudad de Córdoba la cloaca troncal y segunda planta de tratamiento de líquidos cloacales de Bajo Grande que representa una inversión de 200 millones de dólares. Está un 75% de avance”, detalló el funcionario schiarettista.
Si se cumplen los plazos de finalización de obra, el sucesor de Ramón Mestre tendrá una mega obra para cortar cintas y dejar un mensaje acerca del supuesto potencial del trabajo en tándem con la gestión provincial. La administración coordinada entre la Provincia y el Palacio 6 de Julio pretende ser el sello de estos próximos cuatro años. Los gabinetes enlazados, el plan de obras conjunto y la cooperación responden a una avanzada política que coloca la mira en el 2023.
Ese año será especial para Hacemos por Córdoba porque ya no tendrán a Schiaretti para traccionar votos. El “legado” de una sociedad exitosa, que en el otro extremo se completaba con José Manuel de la Sota, se pondrá en juego y dejará entrever la capacidad del actual mandatario provincial de manejar la sucesión. Es prematuro sacar conclusiones, pero con la foto de hoy las fuerzas no peronistas de la provincia se ilusionan con los 61 puntos que apoyaron a Macri en las elecciones generales y con las fisuras que marcaron la relación entre el Panal, los intendentes y el recientemente ex presidente del PJ, Carlos Caserio.
Consultado al respecto, Sosa anticipó que Schiaretti mantendrá su perfil dialoguista. “Seguiremos conversando con Carlos Caserio. Nadie se ha ido del partido. Se va a seguir hablan do también con algunos intendentes como Martín Gill, de Villa María, entre otros. El peronismo tiene la suficiente flexibilidad y amplitud para coordinar en el futuro cualquier diferencia que pueda haber habido”, definió tajante.
Y agregó: “(Los intendentes y dirigentes que trabajaron para la fórmula F-F) Nunca se han ido. El gobernador es un líder en el partido. Tiene la convicción, el respeto y la autoridad para hablar con todos los sectores, con matices, con lo que pueda hacer diferencia. Estamos listos para trabajar con el próximo presidente”.
En este sentido, defendió la estrategia de neutralidad nacional que sostuvo Schiaretti, pese a las críticas en su frente interno. “Fue absolutamente correcta la decisión porque el gobernador fue reelecto con casi el 58% de los votos; una parte es del peronismo, pero otra gran parte no. La gente sabe cómo votar, es absurdo pensar que el gobernador iba a hacer cambiar el voto al elector. Tenemos un electorado compartido”, analizó al respecto.
Ahora bien, al referirse a los radicales y macristas que se ilusionan con disputar la continuidad del peronismo a nivel provincial, Sosa prefirió la ironía: “Un sector importante de Cambiemos está conversando con nosotros. Hay algunos dirigentes que no ven futuro promisorio”.