Carrió no disputará cargos pero planteó agenda

Tal como adelantó, la veterana dirigente dejará su banca en la Cámara Baja el primero de marzo de 2020. Ya deslizó que pondrá la mira en el funcionamiento del Poder Judicial.

Por María del Pilar Viqueira

El lunes, luego de reunirse con el presidente Mauricio Macri, Elisa Carrió anunció su retiro de la “política diaria” y dijo que se jubilaría como diputada.
“Mi misión política se acabó, no voy a ocupar ningún lugar”, aseguró la dirigente.
Además, sobre las elecciones del domingo, afirmó que “el pueblo ganó la batalla por la República”.
Bajo esa premisa, festejó que pese al resultado adverso para la coalición gobernante el país siga “bajo el imperio de la Constitución Nacional”, la cual, según precisó, no se podrá modificar porque las fuerzas están equilibradas en el Poder Legislativo.
También arengó a la ciudadanía a proteger la independencia de la Justicia al decir que hay 10 millones de personas que se van a movilizar si los magistrados “pactan impunidad”.
Las frases de Carrió sobre Judicial dan indicios de lo que será su agenda. Aunque, según manifestó, no disputará liderazgo, la veterana armadora busca capitalizar el empuje de las masivas convocatorias de votantes de Juntos por el Cambio y la limitación que impone la escasa diferencia de votos a la hora de ensayar reformas sobre aquel poder del Estado.
La agenda del Frente de Todos para la Justicia no es clara, pero las expresiones de distintos referentes del espacio que encabeza el mandatario electo Alberto Fernández generaron mucha preocupación.
Meses antes de la PASO, con Mempo Giardinelli como vocero, el ala intelectual del cristinismo blanqueó su plan para reeditar la fallida democratización de la Justicia: supresión del Judicial como poder independiente y redacción de una nueva Carta Magna para someterla a referéndum.
A mediados de mayo, el propio Fernández, por entonces mero asesor de Cristina Fernández de Kirchner, encendió alarmas cuando dijo que algunos jueces iban a tener que rendir cuentas por “las barrabasadas que escribieron”.
Ya con el ex jefe de Gabinete encabezando el binomio del Frente de Todos, el ex supremo Eugenio Zaffaroni opinó sobre la situación procesal de decenas de ex funcionarios kirchneristas detenidos, a quienes definió como “presos políticos”, y planteó la necesidad de que el Congreso sancione una ley de revisión de los expedientes que los involucran. “Llegado un gobierno de otro signo habrá que hacer unos parches en cuanto a la estructura del Poder Judicial”, declaró el gurú del abolicionismo.
Alberto Fernández no contribuyó a bajarle el tono a la polémica cuando opinó: “Si la Justicia existe, a Cristina nadie la va a condenar”.

Renuncia
Ayer, la cofundadora de Cambiemos cumplió su promesa y formalizó su renuncia irrevocable a la banca que ocupa, que se hará efectiva el 1 de marzo de 2020.
Actualmente, funcionarios cercanos a Carrió son investigados por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral y el fiscal Ramiro González, que buscan esclarecer si ingresaron al sistema interno de la Afip para buscar información sobre magistrados y periodistas sin requerimiento judicial.
El domingo, la diputada expuso que hay una operación en marcha, se refirió al magistrado como “Canicoima” Corral, sostuvo que quiere detenerla y adelantó que lo denunciará.

Canicoba Corral
En mayo del año pasado, Canicoba Corral fue denunciado ante el Consejo de la Magistratura de la Nación por presunto enriquecimiento ilícito.
La presentación la hizo el diputado de Cambiemos Pablo Tonelli, quien a raíz de un artículo periodístico que detalló el incremento patrimonial del sentenciante y de su familia propició que el organismo indagara.
A principios de este mes, el magistrado hizo su descargo y le atribuyó su ostentoso estilo de vida -que además de coquetas residencias y autos de lujo incluye frecuentes traslados en aviones privados y 76 viajes al exterior en los últimos 15 años, a los ingresos de su cónyuge, que es abogada.
Al éxito profesional de su mujer también le endosó la adquisición de un aras en el distrito bonaerense de Exaltación de la Cruz, que le donó a su hija de 15 años.
Por lo pronto, se sabe que Canicoba Corral respalda el punto de vista del mandatario electo sobre los jueces.
En agosto, luego de las PASO, señaló: “A mí en lo personal no me pone nervioso que Alberto Fernández dijera que hay que revisar algunos fallos judiciales. Al contrario, me parece bien”.
También puso las manos en el fuego por Alberto Fernández al considerar que es “un disparate” pensar que buscará la impunidad para ex funcionarios kirchneristas. “Es imposible que haya un plan, porque se tendría que implementar con una ley de amnistía, indultos y el candidato ya ha dicho que no va a pasar”. Paralelamente, le atribuyó aquellas versiones al “folclore malintencionado” de la política.
Además, deslizó: “Tiene que ver mucho con la especulación periodística la valoración de lo que hacen los jueces”.
Canicoba Corral tiene 74 años y si quiere seguir activo después de los 75 debe conseguir que el Poder Ejecutuvo envíe nuevamente su pliego al Senado.