Guiño de Alberto a jubilados de la Caja (promesas a Provincia)

El candidato del Frente de Todos sostuvo que “no quitará derechos” a los pasivos provinciales y deslizó que para financiar el sistema “ayudará” al gobernador de Córdoba. Compromiso para ablandar el corazón del cordobesismo.

Por Bettina Marengo
[email protected]

Al final de la campaña, Alberto Fernández le hizo al electorado cordobés una de las pocas promesas focalizadas que lanzó durante su campaña, más asentada en delinear políticas de estado y en dar su visión de un proyecto de país que en adelantar decisiones de gestión u operativas.
El candidato del Frente de Todos aseguró que “no quitará derechos” a los jubilados provinciales cordobeses, una frase que podría leerse como el compromiso de no armonizar la Caja de Jubilaciones de Córdoba con el sistema nacional, en caso de que llegue a ser presidente. Además, en un guiño al gobernador Juan Schiaretti, se comprometió a “ayudar a Córdoba” con el financiamiento del sistema previsional local que paga haberes inicial y promedio más altos que los nacionales. El compromiso, a tres días de la veda electoral, apunta a ablandar el corazón del cordobesismo anti K gestado a inicios de la década y a relativizar el llamado a “defender a Córdoba”, uno de los principales ejes argumentativos de Hacemos por Córdoba para mantenerse prescindente en la elección presidencial.
La Caja de Jubilaciones de Córdoba, a la cual aportan los empleados de los tres poderes del estado provincial y los de los municipios, es una de las “joyas” del cordobesismo. Durante las dos presidencias de Cristina Kirchner, el financiamiento su déficit estructural fue uno de los mayores motivos de disputa entre el gobernador Schiaretti y su antecesor, el fallecido José Manuel de la Sota, y la expresidenta y candidata a vicepresidenta, hoy pieza clave del poder albertista.
El retaceo de los giros nacionales para afrontar el déficit y las mutuas acusaciones por desconocimiento de compromisos de adecuación derivaron, como clímax de la trama, en la denuncia ante la Corte Suprema de Justicia presentada por De la Sota en 2013. Fue puja política-institucional de años que, como el huevo y la gallina, definió las relaciones entre el kirchnerismo y el peronismo cordobés al menos desde 2008 y hasta el final del mandato de Cristina. (Luego de la Caja, hubo una segunda causa de Córdoba contra la Nación ante la Corte por el recorte en la coparticipación)
“Soy abogado y sé de qué se tratan los derechos adquiridos; nunca tiraría abajo derechos adquiridos”, sostuvo el candidato en una nota que le brindó ayer al programa “Mirá quien habla”, de la FM 103 de los SRT. “No se puede igualar para abajo, no quiero jubilados más pobres. Vamos a sostener lo que tiene Córdoba. Los jubilados tienen que estar muy tranquilos y vamos a ayudar a Córdoba”, señaló. “Para empobrecer jubilados estuvo Mauricio Macri, no cuenten conmigo para eso”, remarcó Fernández y dijo que había conversado “años atrás” el tema con “el Gallego” (por De la Sota).
Sin embargo, el ganador de las PASO, que en la misma nota se manifestó confiado en encuestas que marcarían un amplio triunfo del Frente de Todos en primera vuelta, deslizó una crítica al sistema previsional de la Provincia y dejó un punto abierto para el futuro. “No sé si Córdoba hijo en algún momento lo mejor en materia jubilatoria, pero los jubilados tienen un derecho que les dio el Estado y si hubo un error no lo tienen que pagar los jubilados”, indicó.
Aunque Fernández no negó explícitamente que su eventual gobierno piense impulsar a futuro la armonización de la Caja con el sistema nacional, y mantuvo el tema en el plano de los “derechos adquiridos”, la pronunciación contiene un claro guiño de confianza al electorado cordobés que le propinó una de las dos derrotas distritales que sufrió en las PASO (la otra fue en Capital Federal) y lo dejó 18 puntos debajo de Juntos para el Cambio.
Pero también implica una señal para Schiaretti, a quien le anunció su decisión de “ayudar a Córdoba” en relación a los desembolsos para la Caja. El gobernador mediterráneo puso el eje de la campaña electoral de la lista de diputados de Hacemos por Córdoba en la idea de “defender a Córdoba”, una frase cuyo sentido completo sería “defender a Córdoba de los embates del centralismo porteño”.
Por otra parte, la aclaración de Alberto Fernández en relación a la Caja suavizó una preocupación que rondaba entre los diputados del Frente de Todos de Córdoba, luego de que Eduardo Fernández, cabeza de lista, afirmara en una nota brindada al diario La Voz del Interior que la Caja de Jubilaciones debía armonizarse con el sistema nacional. Off the record, dirigentes del espacio albertista que hablaron con este diario indicaron que el titular de Apyme salió a aclarar y relativizar sus dichos, pero admitieron que hay temor a que esas afirmaciones fueran utilizadas por Hacemos por Córdoba o por Juntos para el Cambio como prueba de “anticordobesismo K”.