Coparticipación y fallo de la Corte: cómo bajar impuestos y que pague uno solo

Un análisis privado plantea que la resolución incurre en una “visible incoherencia” con otros pronunciamientos del organismo. Por ejemplo, los que establecieron que jueces y jubilados no paguen Ganancias sin fijar ningún tipo de compensación por las pérdidas que esto significa.

corteLa Corte Suprema de Justicia cerró el reclamo de las 15 provincias que fueron a reclamar para que la Nación sea la que asuma los costos de la devolución del IVA y los cambios en Ganancias que anunció el Gobierno tras su derrota en las PASO. Les dio la razón a los gobernadores. La decisión es que la rebaja de impuestos se mantiene, pero las pérdidas de recaudación deberán ser asumidas íntegramente por la administración central.

Un antecedente a tener en cuenta es que la AFIP recauda estos impuestos por cuenta y orden de las provincias y de manera diaria y automática los distribuye. Según la Comisión Federal de Impuestos (CFI), de la recaudación de todos los impuestos la AFIP detrae el 1,9% para su financiamiento.

El resto lo distribuye de la siguiente forma: la recaudación de IVA se asigna 11% a la seguridad social, 35% va a la Nación y el 54% restante a las provincias; lo que ingresa por Ganancias se asigna 100% a la masa coparticipable la cual 39% va a la Nación y 61% a las provincias y la del Monotributo va 70% a la Nación y 30% a las provincias.

Un análisis de la consultora Idesa indica que, en el caso de los dos principales impuestos, IVA y Ganancias, las provincias reciben una porción más alta que la Nación. Se da la situación inversa con el monotributo, pero su relevancia es menor porque representa un ingreso minúsculo en comparación con los otros dos impuestos. “El rechazo a que la Nación tome decisiones unilaterales e inconsultas en materia de estos dos impuestos se funda en que afectan de manera sensible los ingresos que legal y legítimamente pertenecen a las provincias”, grafica el trabajo.



Y señala que la importancia del fallo no sólo radica en la censura a una decisión unilateral de la Nación que afecta recursos provinciales. También es relevante porque toma como sustento los argumentos de la provincia de Entre Ríos, que sostiene que con la disminución de los recursos coparticipados se afecta los cometidos constitucionales básicos de las provincias.

Estos son “… muy especialmente, aquellos que constituyen el núcleo de la garantía federal del art. 5° de la Constitución Nacional (administración de justicia, régimen municipal y educación) como aquellos otros que importan a la esfera prestacional de derechos fundamentales (alimentación, vivienda, salud, protección de la niñez y ancianidad, etc.) …”.

La Corte está diciendo que el Estado Nacional tiene que respetar la coparticipación y además la distribución de funciones entre la Nación y las provincias. En la práctica, esto implica que se deberían desarticular los programas nacionales de educación, salud, vivienda y asistencia social por medio de los cuales la Nación se entromete en funciones que son responsabilidades de las provincias.

Para Idesa, “lamentablemente” la forma en que la Corte dispuso instrumentar estas decisiones está “cargada de demagogia e incoherencia”. En lugar de disponer la derogación de los decretos e instar a que la Nación acuerde con las provincias las medidas tributarias que se consideren más pertinentes para enfrentar la crisis, opta por la demagógica decisión de mantener la baja de los impuestos, pero con la ambigua definición de que el Estado Nacional debe compensar los efectos sobre las provincias.

“Se trata de una visible incoherencia con otros fallos pronunciados por la Corte donde se estableció que jueces y jubilados no paguen Ganancias sin fijar ningún tipo de compensación por las pérdidas que esto significa”, añade la consultora y advierte que construir una organización federal sólida es vital para recuperar el crecimiento con equidad. “El fallo, más allá de sus debilidades, es una nueva oportunidad para que el gobierno nacional y las provincias acuerden una distribución de recursos y responsabilidades más explícita y racional que la caótica situación actual”, aporta.