Aliados montan última prueba de fe para Macri

Mañana, el presidente hará la gira final de campaña por el interior cordobés. Su equipo local espera rodearlo de la dirigencia completa y militantes para mostrar unidad en Juntos por el Cambio. La semana que viene regresará para el acto de cierre abierto en el centro de Córdoba.

Por Yanina Passero
[email protected]

En Córdoba, la vara es más alta que en el resto del país. Los dirigentes de Juntos por el Cambio con responsabilidades de campaña saben que cada objetivo en el sprint final debe cumplirse con creces porque el presidente Mauricio Macri confía en que la provincia será importante tras el “reperfilamiento” de los objetivos electorales después de las primarias: ubicar a la fórmula que se completa con el peronista Miguel Ángel Pichetto en el balotaje con Alberto Fernández y Cristina Fernández, del Frente de Todos.
El principal bastión del interior del país responde si es Macri el que lidera la compulsa democrática. Aquí no existe el lugar para las dudas que surgieron, de pronto, tras el triunfo de los radicales en otro enclave central como lo es Mendoza. Por el contrario, la hipótesis se refuerza cuando se evoca el pésimo papel que hicieron los cambiemitas divididos en las elecciones provinciales de mayo. La ruptura de Cambiemos Córdoba y la prescindencia nacional sirvieron para ampliar la victoria de Juan Schiaretti. Como sea, los referentes de la entente oficialista quieren demostrar que las divisiones del pasado y las del presente –es vox populi que en distintos niveles se mezclan los tejidos del postmacrismo con los de la campaña por la reelección nacional- quedaron en los márgenes en post del objetivo general. Los campañistas cordobeses montarán mañana la última prueba de fe interna con motivo de la gira de Macri por Río Cuarto, Villa Carlos Paz y La Falda. La UCR, PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica- ARI manifestarán que “están jugando fuerte en el territorio”, en otras palabras, que la decepción y los rencores del pasado reciente pueden esperar en gateras. Es por eso que para la incursión que comenzará en la capital alterna de la provincia este miércoles y el resto de la agenda, se realizó una convocatoria especial a todos los miembros de Juntos por el Cambio: intendentes, legisladores, concejales, autoridades de todos los departamentos y militantes. “El Presidente podrá constatar que está todo el mundo trabajando, no sólo los candidatos a diputados”, deslizó una alta fuente local de la coalición. La aclaración es obvia pero busca aplacar en una instancia final de la campaña los fuegos cruzados entre dirigentes. Cabe recordar que después de las PASO mestristas acusaban a macristas de tirar la toalla; los amarillos elevaban las mismas quejas para este núcleo de la UCR y anexaban al partido que lidera el quinto candidato a diputado, Luis Juez. Los intendentes de los distintos espacios merecieron un capítulo aparte. Independientemente del color partidario, amagaron con una “huelga electoral” si no recibían fondos para hacer campaña con un método clásico. Fue el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, quien trató de revertir la ola negativa con la promesa de Aportes del Tesoro Nacional que finalmente llegaron, aunque no en las proporciones esperadas. Luego apareció la foto de algunos jefes comunales identificados con el centenario partido, junto al rival, Alberto Fernández. La cumbre valió el reproche del titular del centenario partido, Ramón Mestre, a quienes desconoció como miembros con influencia interna. Pero lo cierto es que la cumbre organizada por el santiagueño Gerardo Zamora generó escozor en las heridas de Juntos por Cambio, siempre abiertas. La última prueba de unidad se completa con la mejora en la estructura de fiscalización que rendirá examen el 27 de octubre. Sin embargo, Macri podrá mostrar solidez interna en una provincia en la que tiene la esperanza de alcanzar al menos 55 puntos. Y si bien los responsables de su campaña en Córdoba ya trabajarán desde hoy en el acto de cierre del jueves 24, lo hacen con la tranquilidad de que ese día la responsabilidad la tiene el Presidente y su poder de convocatoria.