Natalia, socia de AF en el pedido de unidad (palo para El Panal)

La hija del fallecido exgobernador De la Sota publicó un video en el cual llamó a superar viejos rencores y a reconstruir el diálogo. Alberto Fernández le agradeció en redes y el albertismo viralizó el mensaje. El rol de la legisladora en la unidad y su lugar como interlocutora del candidato presidencial.

Por Bettina Marengo
[email protected]

Le gustó mucho a Alberto Fernández el video que publicó el miércoles Natalia de la Sota en sus redes sociales, donde situó al candidato del Frente de Todos como garante de una “argentina para todos” y llamó a superar viejos rencores por “experiencias difíciles con gobiernos nacionales”. “Este es el momento de la reconciliación nacional”, sostuvo la dirigente en el spot, y aseguró que su padre estaba trabajando en la reconstrucción del diálogo nacional. “Mi límite es el sufrimiento de la gente”, señaló la hija de José Manuel de la Sota, en un parafraseo adaptado de la frase “mi límite es Cristina”, que sobrevuela la posición prescindente del PJ cordobés. En ese sentido, fue un mensaje destinado a Juan Schiaretti.
Tanto le gustó y tan bien le viene en esta etapa de la campaña cordobesa, que Alberto le agradeció vía Twitter en la misma línea de “construcción de la unidad” y “fin de los desencuentros”. “Gracias, @NataliaDLSok. Por tu apoyo, por tu compromiso y por confiar en este proceso de unidad que empezamos a construir. La Argentina que soñamos la vamos a alcanzar dejando atrás los desencuentros y trabajando entre todos para ponerla de pie”, escribió el ganador de las Paso, en lo que también fue un dardo para el lado de El Panal.
No quedó en eso: ayer comenzaron a difundir el video desde el propio búnker de calle México. Un mensaje de unidad proveniente del peronismo de Córdoba, con la firma de una De la Sota, es una pieza política que si bien no reemplaza la palabra de Schiaretti, es lo más vendible de Córdoba (en términos de dirigencia) que tendrá el Frente de Todos antes del 27 de octubre. Tanto si se lo pidieron como si fue iniciativa de la actual concejala.
Se trata del segundo spot que Natalia de la Sota sube a las redes en menos de una semana. En el primero le mandó un mensaje a Juan Schiaretti: confirmó con palabras súper elogiosas que milita la lista corta de diputados de Hacemos por Córdoba. La dirigente nunca sacó los pies del plato del PJ provincial, pero su relación autónoma con Alberto (o el foco que Alberto puso en ella) provocó malestar en la mesa chica política del schiarettismo. Ella asegura que del Centro Cívico nadie la llamó para pedirle explicaciones, pero supo de la irritación que provocó, similar a la que produjo Carlos Caserio cuando se sacó fotos con los candidatos a diputados del Frente de Todos. Y Natalia no se quiere llevar mal, en esta etapa política, con el gobernador.
Decidida a jugar fuerte en la política provincial (tiene planes a futuro para el recambio de 2023, de la mano del PJ Córdoba o de la mano de Alberto), apuesta a consolidarse como la referente local del futuro presidente (y no solo del candidato, vale). En ese marco, el fin de semana difundirá un tercer mensaje por video, donde el eje estará puesto en el concepto “puentes”, como el título del ciclo televisivo que José Manuel de la Sota estaba preparando para emitir por el canal Crónica al momento de su muerte.
Con estos mensajes, el objetivo es mostrarse como una trabajadora de la unidad en general y de la unidad peronista en particular, una especie de “armonizadora” entre el schiarettismo y el PJ nacional. “Pero no a martillazos”, aclara y busca diferenciarse. Por ahora, lo que tiene es el capital simbólico de ser interlocutora válida para Alberto Fernández, con quien se wasapea a menudo y con quien quedó comprometida para una guitarreada. Para Alberto, la metonimia es clara: De la Sota significa Córdoba, y Córdoba al margen de Schiaretti.
En cualquier caso, la reacción frente al spot deja claro cuánto le duele al candidato que el gobernador cordobés no lo acompañe.
Para Natalia, la reacción de Alberto fue un nuevo espaldarazo, luego de aquella primera foto con el presidenciable en la casa de Sertio Massa de Tigre, y la posterior invitación para representar a Córdoba en la reunión con gobernadores que se realizó en Mendoza. Ahora habrá que ver si la convocan especialmente para el acto del 17 de octubre que se realizará en la ciudad de Santa Rosa de la Pampa, a la que están convocados, otra vez, los gobernadores peronistas en ejercicio y electos. Lo que sí se sabe es que esta vez no sería la única cordobesa en la foto de la unidad. Caserio, como presidente del PJ provincial, y Gabriela Estévez, candidata a diputada nacional del Frente de Todos, participarían del acto. Casualmente, los dos aspiran a convertirse en los referentes de Alberto en Córdoba después del 10 de diciembre.
Cerca de la hija de De la Sota reiteran que ella tiene un plus: además de mantener vínculo aceitado con el Centro Cívico y trato directo con Alberto, cultivó buenas relaciones con las otras patas del Frente de Todos: con los kirchneristas más relevantes (supo quedar sorprendida para bien con Wado de Pedro, con Máximo Kirchner y también con Cristina) y, por supuesto, con Massa.
Habrá que ver si esos antecedentes, más el apellido, la habilitan para tallar en el PJ provincial y convertirse en ese ensamble que quiere ser.