Constructores piden “protagonismo” en “reconstrucción” del país

En Córdoba se realizaron las VI Jornadas de Infraestructura organizadas por la Càmara de la Construcción. La entidad planteó que nunca pidieron “tratamientos especiales ni subsidios, ni tarifas diferenciales; sólo que se respeten los derechos de los contratistas”.

Por Gabriela Origlia

Con la causa de los cuadernos de las coimas que hizo temblar al sector de la construcción y al país cuando arrancó hace un año en el olvido, se desarrollaron las VI Jornada de Infraestructura bajo el concepto “bases para el desarrollo inclusivo”. Organizadas por la delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), en los paneles que abordaron la actividad coincidieron en que la situación es “crítica”.
Marcos Barembaum, presidente de la delegación Córdoba de la Camarco, convocó al sector a tener un “rol protagónico en la reconstrucción del país”. Pidió “acuerdos y consensos básicos” para que -sin perder de vista el equilibrio fiscal- se invierta en obras para garantizar el desarrollo sostenible; también impulsó la creación a nivel nacional de una Agencia de Planificación con la participación de todos los agentes de la construcción.
Describió que hay demoras en proyectos “Nunca pedimos tratamientos especiales ni subsidios, ni tarifas diferenciales; sólo que se respeten los derechos de los contratistas”, dijo y estimó que para que el país crezca al tres por ciento anual, se debe invertir en infraestructura el 17% del PBI y de ese total, 8,5% a la infraestructura social y económica.
Uno de los paneles fue del economista Ricardo Arriazu, quien se enfocó en Vaca Muerta, pero en un contexto más amplio planteó que la Argentina debe “aprender a vivir con lo nuestro, pero no en el sentido de una economía cerrada, sino de nuestro propio ahorro”. Planteó que hay que restaurar la macroeconomía con medidas como erradicar la inflación, eliminar el déficit fiscal, que crezcan las exportaciones, que el Banco Central no financie al Tesoro.
“Son condiciones necesarias, no suficientes”, agregó. El resto pasa por las reformas estructurales que se requieren para bajar el costo laboral, reducir la carga tributaria, bajar el gasto público y ser más competitivos. En su repaso por buena parte de la historia económica argentina, habló de un “gigantesco fracaso colectivo” porque mientras el mundo crece, “la Argentina decrece”.
“Todo lo que hay que hacer es políticamente incorrecto; nunca va a venir de abajo para arriba y por eso hacen faltas estadistas. Esfuerzo, sacrificio y prudencia son las formas para crecer, sino es insostenible”, afirmó en relación que no se puede repartir riqueza sin que la “torta crezca”.
“Invertimos poco y mal –describió-. Para reducir a la mitad la pobreza en 20 años hay que duplicar la tasa de crecimiento”. Arriazu subrayó que en la Argentina “no ahorramos, favorecemos el consumo y esa es la raíz de todas las crisis; incluida la actual”.
Otro aspecto que se analizò en las Jornadas fue el del empleo en la construcción y en ese panel participó el secretario general de la UOCRA, Gerardo MartÍnez. “Aceptamos todas las condiciones que tienen que ver con la competitividad, con la eficiencia. Somos conscientes de que somos asalariados; los empresarios son los que invierten, los que arriesgan”, describió para después afirmar que, al menos, eso ocurre en general en el capitalismo aunque hay que analizar qué pasa en la Argentina.
Sostuvo que se requiere un “plan maestro” para que los recursos públicos sean administrados de manera eficiente y enfatizó que debe haber “seguridad jurídica transversal, para empresarios y trabajadores”. Admitió que hay una sociedad polarizada pero que “los trabajadores no somos fanáticos; escuchamos” y se declaró partidario de establecer un diálogo “institucionalizado”.
Antes del sindicalista, Jorge Colina de la consultora Idesa planteó que la construcción es un gran formalizador de gente con bajo nivel de educación lo cual es una oportunidad. “El problema es que no fomalizamos mucho”, indicó y agregó que es un medio de vida para quienes están en la pobreza.
Compartió con Gastón Utrera que la ejecución de viviendas sería una vía para luchar contra la pobreza y sacar a 50.000 familias de esa condición. “Es clave la interralaciòn entre empresarios, gremios y Estado para avanzar en ese sentido”, dijo el titular de Economic Trends.