Argentina cayó dos puestos en el ranking de competitividad

Se ubicó en el lugar 83 entre 141 países medidos. El trabajo del World Economic Forum mide una serie de 12 variables de cuatro categorías. Sobre el control de capitales, explica que es un contexto en el que “los inversores locales y extranjeros retiraron más de USD 35.000 millones del país desde el año pasado”.

Argentina pierde dos posiciones este año, cayendo a la 83 a nivel mundial. Como todos los años, el World Economic Forum (WEF) presentó su Ranking de Competitividad Global 2019, y en medio de un contexto de crisis y con el impacto de la devaluación post PASO, el país bajó dos lugares y se ubicó en el puesto 83 entre 141 países medidos.

La economía argentina está en recesión desde el año pasado -el PBI disminuyó un 2,5% en 2018 y un 1,2% en lo que va de este año- lo que condujo a un aumento en la tasa de desempleo (9,9%) y en el número de personas que caen en la pobreza multidimensional (31,3%).

El reporte que ya es tradicional para medir y evaluar la competitividad en el mundo indica que a pesar de los esfuerzos recientes para estabilizar la economía, el resurgimiento de la inflación y el aumento de los déficits han llevado a un contexto macroeconómico menos estable que ha socavado la confianza de los inversores y llevado a controles de capital.

Con respecto al control de capitales, el WEF explica que es un contexto en el que “los inversores locales y extranjeros retiraron más de USD 35.000 millones del país desde el año pasado”.



El trabajo mide una serie de 12 variables de cuatro categorías –como Instituciones, Infraestructura, Adopción de tecnología, Estabilidad macroeconómica, Salud, Mercado de Trabajo, Sistema Financiero, y otras–, que se puntúan de manera individual y promedian. De allí sale el promedio y la ubicación final.

“Los empresarios también bajaron sus percepciones sobre el marco legal de Argentina (es decir, el puntaje de independencia judicial cayó en 3.9 puntos y el país ocupa el puesto 112) y la estabilidad de las políticas del gobierno (en el puesto 118, también en 11 lugares), lo que desalienta aún más las inversiones del sector privado. Si bien la estabilización de la economía sigue siendo la principal prioridad, resolver la dualidad del mercado laboral (51,8, 117) y fortalecer el sistema financiero (52,9, 105) también ocupa un lugar destacado en la agenda económica de Argentina”, destaca el informe cuya pata local se realiza con participación del IAE Business School-Universidad Austral.

El ranking global lo encabeza Singapur, que el año pasado era segundo. EEUU, que ganó en 2018, hoy bajó un escalón. El topten lo completan: Hong Kong (+4 puestos), Países Bajos (+2), Suiza (-1), Japón (-1), Alemania (-4), Suecia (+1), Reino Unido (-1) y Dinamarca (igual).

“Entre el G20, Estados Unidos, Japón, Alemania y Reino Unido figuran en el top 10, pero todos han experimentado erosión en su desempeño. También lo ha hecho Canadá (puesto 14, -2). Corea (13, +2), Francia (15, +2) e Italia (30, +1) son las únicas economías del grupo que mejoraron este año. Argentina es el peor clasificado”, sostiene el reporte.

En la comparación de las naciones de América Latina y el Caribe, el país pierde con Chile (puesto 33), México (48), Uruguay (54), Colombia (57), Costa Rica (62), Perú (65), Panamá (66), Barbados (77), República Dominicana (78), Trinidad y Tobago (79) y Jamaica (80).

“El empeoramiento de las condiciones macroeconómicas, la falta de progreso en el mercado laboral y los pilares del sistema financiero han reducido el efecto de las dimensiones en las que Argentina mejoró este año, incluido un dinamismo empresarial más sólido (+2,9 puntos, 80), gracias a una reducción significativa en regulaciones sobre cómo iniciar un negocio, y Habilidades (+3,9, 31). En una nota positiva, el nivel de educación está aumentando (los años promedio de escolaridad aumentaron en un 13%, clasificando al país en el lugar 36) y los esfuerzos recientes para mejorar los planes de estudio en educación secundaria y terciaria (+3 puntos, 61) y capacitación vocacional (+4.7, 27) fueron juzgados positivamente por los líderes empresariales”.

«El Índice de Competitividad Global 4.0 constituye una brújula para prosperar en la nueva economía de la Cuarta Revolución Industrial. En este contexto de incertidumbre económica, tensiones comerciales y desafíos sociales y medioambientales, es todavía más crucial que los responsables políticos utilicen las herramientas integrales de competitividad para situar la economía mundial en una senda de creciente productividad, inclusión y sostenibilidad», afirmó Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.

«El informe revela que esta combinación positiva para todas las partes es posible, pero para ello será necesario un liderazgo más audaz y visionario y una colaboración entre múltiples partes interesadas», agregó Schwab en un comunicado enviado a la prensa.