Misión Pichetto: lograr un pleno en mapa de Córdoba

El comando de campaña de Juntos por el Cambio se propuso revertir el resultado en las cuatro ciudades de la provincia que Alberto Fernández ganó. La ciudad de Villa Dolores fue el objetivo central de la nueva gira de campaña del candidato a vicepresidente de Mauricio Macri.

Por Yanina Passero
[email protected]

pichettoLa nueva visita de Miguel Ángel Pichetto, el compañero de fórmula del presidente Mauricio Macri, insinúa las ambiciones de los armadores de la estrategia nacional de Juntos por el Cambio. ¿Córdoba sigue siendo un terreno fértil a los fines de “dar vuelta la elección”? Desde el entorno del jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguran que sí y esperan un poco más del único bastión del interior del país que se pintó de amarillo la noche del domingo de las PASO.

En concreto, en la coalición que lidera Macri esperan ganar en las 50 ciudades más grandes de Córdoba. La tarea se simplifica, entonces, en revertir el resultado adverso en los cuatro conglomerados en los que se impuso el ungido por Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández. Se trata de Villa Dolores, Cruz del Eje, Villa Nueva y Deán Funes.

En ese contexto se resignifica la dedicación casi exclusiva que dio Pichetto al electorado de la ciudad que tiene como referente al presidente provisorio de la Legislatura, actualmente a cargo del Ejecutivo provincial, Oscar González. Pero también, Villa Dolores tiene una fuerte raigambre kirchnerista que se interrumpió con el sorpresivo pase de la intendenta Gloria Pereyra a las filas de Cambiemos. Cierto es que para lograr su reelección, olvidó ese pequeño lapsus amarillo y es probable que los esfuerzos del PJ por la boleta corta y del Frente de Todos para la fórmula F-F hayan con figurado un escenario impermeable para los referentes del PRO en la ciudad más importantes del departamento San Javier.



Curiosamente, antes de la llegada de Pichetto al enclave del Valle de Traslasierra, González y Pereyra, en compañía del ministro de Gobierno de Juan Schiaretti, Carlos Massei, mantuvieron un encuentro que puede leerse como una clara contraofensiva a la avanzada cambiemita que llegaría más tarde. Durante la mañana de ayer, los emisarios del Panal presentaron un nuevo automóvil de Seguridad Vial y Ciudadana destinado a tareas preventivas en el municipio que lidera la ex integrante de la liga de intendentes macristas.

“Córdoba tiene un gobierno de puertas abiertas, en el cual nosotros consideramos primordial el diálogo y el consenso, tratando por todos los medios de escuchar a los 427 municipios y comunas, a las entidades del agro, a nuestras industriales, trabajando en conjunto”, señaló el ministro.

Pichetto fijó su objetivo de su primer día en Córdoba en tres localidades de Traslasierra. La recorrida por el oeste provincial del senador peronista persiguió el único objetivo de revertir el resultado. Los esfuerzos estuvieron en sintonía: mantuvo reuniones con empresarios y productores y encabezó un acto político con dirigentes del renombrado Cambiemos. La recorrida continuará hoy en Mina Clavero y Cura Brochero por la mañana.

Achicar diferencias en las localidades cordobesas que funcionaron con excepción a la regla es el objetivo, pero también seducir a esa porción del electorado que no participó de las primarias del 11 agosto. Allí, está la apuesta central de los campañistas de Juntos por el Cambio.

“Hay un dato muy importante que es que hay gente que no ha votado: cinco o seis puntos de ciudadanos que no votaron implican una nueva reconfiguración del proceso electoral”, dijo Pichetto en Bahía Blanca, escala previa de su arribo a Córdoba. En la provincia que apoyó nuevamente al macrismo, insistió con ese concepto para afirmar que “va a haber votos que fueron a expresiones minoritarias que ahora van a jugar con un sentido más útil”.

Para sostener su hipótesis, mencionó como “procesos interesantes” los ocurridos en los últimos comicios de Mendoza y Salta, donde el frente del oficialismo se impuso. “En Mendoza había perdido en las PASO, recuperó y ganó por 15 puntos, y también en Salta la primaria donde ganó el gobernador que expresaba a Juntos por el Cambio”, ilustró. El debate que se abre es si la ola triunfalista continuará apenes ingrese al juego el presidente, cuya aprobación de la gestión tocó sus límites más bajos, según los sondeos que se difundieron en los últimos días.

Pichetto estuvo acompañado por el candidato a diputado de Juntos por el Cambio, Mario Negri, la senadora Laura Rodríguez Machado y el radical Diego Mestre.

Guiño a la clase media

Pichetto afirmó que un nuevo gobierno de Cambiemos se enfocará en las capas medias de la sociedad. “Cuando el Presidente pide tiempo está pidiendo la perseverancia en un camino que con correcciones, atendiendo más a la clase media, a la que en algún momento no tuvo en cuenta. Esto lo dice él también como autocrítica”, subrayó.

Pichetto reconoció que en el oficialismo se asumió que “el esfuerzo que le pidió fue muy grande, tener que bancar todo este proceso, pero justo en el momento en que la economía empezaba a ordenarse viene este resultado que impacta y tiene efectos económicos”.