El juego de los cargos: técnicos albertistas de gira en Córdoba

Aun no hay fecha fija para una nueva visita de Alberto Fernández a la provincia, pero mientras tanto bajan posibles ministros y funcionarios de su eventual gobierno. La puja por los cargos nacionales está a la orden, y reemplaza al interés por una campaña a la que muchos dan por cerrada.

Por Bettina Marengo
[email protected]

albertistasA la campaña electoral todavía le quedan veinte días pero los principales candidatos presidenciales ya juegan según el estatus quo que delineó el resultado de agosto. La imagen del presidente de la Nación besando un pie a una descolocada jubilada en Tucumán, más las expresiones al filo de lo místico con que viene interviniendo, denotan que en Mauricio Macri la política cedió a la desesperación.

Mientras tanto, en el búnker de Alberto Fernández se dedican a tejer acuerdos para gobernar. Con casi ninguna promesa concreta más allá del espumoso pacto social multisectorial (las promesas las está lanzando Macri como en liquidación), el postulante del Frente de Todos se mueve a nivel gobernadores y referentes del poder. Y mientras tanto, suma a peronistas clásicos como el bonaerense Florencio Randazzo, que desde 2017 (cuando la enfrentó en las elecciones) no tiene diálogo con Cristina Kirchner. La jugada es un desafío a la expresidenta, que todavía está en Cuba y no ha dado el visto bueno para el regreso completo de su exfuncionario. Regreso completo equivale a cargo de ministro de Transporte.

En esta etapa de la campaña cobra centralidad la puja por los lugares en los distintos espacios del Estado nacional, más que la estrategia para obtener los votos. Los cargos y quienes repartirán los cargos empiezan a tener nombre y apellido, aunque está claro que Alberto tiene la lapicera (y Cristina el poder de veto para todos y todas) y que todavía no hay nada firmado. Carlos Caserio, Natalia de la Sota, La Cámpora y los movimientos sociales son algunos de los que están anotados para poner a los suyos en los lugares de gestión. Algunos ya lo plantearon directamente a Alberto; otros esperan ocasión.



En esa clave de futura gestión ya comienzan a circular por Córdoba los técnicos y dirigentes que suenan para ocupar lugares expectables en el Estado, en plan de difusión de ideas y de políticas del (posible) próximo gobierno nacional.

El jueves pasado estuvo Nicolás Trotta, el creador de la Universidad Metropolitana de los Trabajadores y uno de los jefes de los equipos técnicos del Frente de Todos. Suena como ministro de Trabajo de la Nación, cartera que tiene delegación en Córdoba. Junto a la candidata Mirta Iriondo, visitó a la UNC.

En las próximas  semanas está prevista la visita de la diputada nacional Mirta Tundis, dirigente del Frente Renovador de Sergio Massa, de Daniel Arroyo, especialista en Políticas Sociales y también diputado massista, y del banquero Carlos Heller, presidente del Credicoop y del partido Solidario, cuyo titular provincial es el candidato a diputado nacional Eduardo Fernández.

Tundis es periodista, y como tal se hizo conocida por sus ciclos de derecho previsonal y de defensa de los jubilados. De allí pasó a la política, y hoy suena como candidata a conducir el Pami, la obra social de los jubilados y pensionados nacionales que también tienen directivos en Córdoba. Si bien su origen es massista (y de hecho se reconoce como albertista pero no kirchnerista), quien estaría gestionando su actividad en la provincia es el intendente de Villa María, Martín Gill.

En cuanto a Arroyo, quien posiblemente dé una charla la semana próxima, es sindicado como posible ministro de Desarrollo Social, ministerio que tiene una repartición local. La presencia de Arroyo está vinculada a las organizaciones sociales, que en la lista de diputados nacionales del Frente de Todos están representados por las candidatas Constanza San Pedro y Glende Henze.

Siempre en línea massista, otro al que están buscando para dar una charla en Córdoba es a Ignacio de Mendiguren, diputado Renovador y actualmente encolumnado tras Alberto Fernández.

En cuanto a Heller, vendría de la mano de Eduardo Fernández a conversar con sectores productivos pymes. Sin banca legislativa en el próximo ciclo, el presidente del Credicoop suena para convertirse  en uno de los directores del Banco Central o para ocupar un lugar importante en Economía y Finanzas.

Por otra parte, el lunes pasado vino Daniel Rosso, quien fuera jefe de Gabinete de la Secretaría de Comunicación Pública de Cristina Kirchner.

La agenda de Alberto

Mientras, se espera al menos una visita más del presidenciable a Córdoba (la última vez que vino fue para el almuerzo de la Fundación Mediterránea, a fines de septiembre, donde también tuvo una actividad con Rodolfo Daer), aunque la agenda del candidato para la semana próxima está muy recargada. El domingo 13 participará del primer debate presidencial, en Santa Fe, y al día siguiente irá a Rosario, a una reunión de la Federación Argentina de Municipios. El 17 tiene previsto una reunión con gobernadores en Santa Rosa de La Pampa y el 19 posiblemente se realice un festival en ciudad de Buenos Aires, del cual podría participar Cristina Kirchner. Los voceros nacionales del Frente de Todos indicaron a este diario que no hay fecha para su tercera gira mediterránea post Paso.



1 Comentario

  1. Alberto Fernández, debería dudar mas del eventual apoyo de «propios» que de los de la oposición si confirma su triunfo. De las lineas CRISTINISTAS, ya son varios los que le están poniendo condiciones. Hasta pareciera que si se siguen sincerando como Grabois, Horacio Gonzalez entre otros el «club del helicóptero» lo tiene al lado mas que al frente. Despuès de todo LOS VOTOS no son suyos, como se lo recordó desde Venezuela Diosdado Cabello.

Comments are closed.