Talleres en marcha, con la sensación de que “no alcanza”

El propio presidente Andrés Fassi enfatizó la necesidad de seguir sumando auspicios, ingresos y socios para el salto de calidad general del club. Hubo aprobación del ejercicio de Memoria y Balance de la Asamblea, con números que llaman la atención.

Por Federico Jelic

La resonante frase del titular de Talleres Andrés Fassi en la Asamblea General Ordinaria realizada el domingo en La Boutique, que indicaba “Venimos bien pero no alcanza”, es distinta en descripción al contexto pero con la misma tónica que aquella que popularizó al ex presidente de los argentinos Carlos Saúl Menem con la célebre: “Venimos mal pero vamos bien”. Hoy el club de barrio Jardín goza de buena salud en lo administrativo y financiero, sin deudas, con un presente alentador en lo deportivo con el tercer lugar puesto en la Superliga  a pesar de las dos derrotas consecutivas. Pero algo está faltando.

A decir verdad, no hubo nada sobresaliente dentro de los números en el ejercicio de Memoria y Balance, con los 159.255.422,64 pesos de resultado superavitario. El formato de la nueva asamblea con los 100 representantes que son parte del mismo color político que el oficialismo, así que no hubo demasiados (nulos) pedidos de explicaciones y mucho menos, objeciones, por lo que los puntos de  la orden del día fueron aprobados sin ningún misterio o suspenso.

Y más allá de lo numérico, Fassi sacó a relucir otra vez su discurso de club con crecimiento evidente pero que sigue necesitando nafta para el sustentamiento general. Y en esos, puso énfasis en llegar a los 60 mil socios como mínimo. Hoy  las secretarías de la institución exhiben “apenas” la mitad. Tampoco es despreciable.



En los números contables, todo parece estar encaminado pero algo no cierra en cuanto a los proyectos a largo plazo. ¿Qué está faltando?

Patrimonio, superávit y ¿Representatividad?

El saldo de 43 jugadores propios y 2 mil millones de patrimonio,  con los 415 millones que vale el plantel ya es un argumento sólido como para contar con ilusiones institucionales  y deportivas, sobre todo entendiendo que en  su gestión, el valor estimado de futbolistas de la cantera eran de casi 1.400.000 millones.

De todas maneras, resaltó Fassi que  la primavera en la Copa Libertadores de América, con apenas dos partidos de local, representando el 11 por ciento de los ingresos. Atención. Entonces, de la boca del propio mandamás se escuchó la casi necesidad de volver a clasificar a un certamen internacional, sobre todo por la distribución de los ingresos: las inversiones se dividen un 63 por ciento de los ingresos en el semillero y  el resto, en el plantel superior. Pero para volver a clasificar, se debe invertir. Ahí radica el quid de la cuestión.

¿Y Mundo Talleres? La famosa ciudad deportiva  por ahora es una ilusión en planos y maquetas, aunque según comentaron en la Asamblea y en otras declaraciones periodísticas, solo restarían algunos permisos con firma y otros consentimientos burocráticos legales a nivel infraestructura y municipales para poner los cimientos de la única promesa incumplida en tiempos proselitistas. El terreno figura en la Ruta Nacional 5, camino a Alta Gracia, en los predios lindantes a la Universidad Católica de Córdoba. En diciembre recién podrían conseguirse esos permisos formales, no obstante, dejaron en claro que la situación económica inestable que tiene el país ubica algunos reparos en pos de anunciar fecha de inicio y de culminación.

En cuanto a los ingresos, se conoció que el presupuesto para la temporada en curso es de 709.878.962 de pesos, casi 10 veces menor que River y Boca, por ejemplo. En entradas hubo dividendos por 69.670.744 pesos. (SAF y Copa SAF); Copa Argentina  21.675.184 pesos; TV: 132.405.101 pesos más Marketing y publicidad por 226.947.969 pesos.  En este último rubro es donde mejor trabaja Talleres, con promociones y difusiones de actividades permanentes, que parecen dejar en claro la necesidad de la propaganda para instalar el concepto de club saneado y con potencial.

Otro tema: en cuotas sociales, las arcas de Talleres embolsaron  171.954.108 de pesos, es decir, menos del 20 por ciento de presupuesto. Entonces, ahí se entiende la necesidad de inscribir más hinchas adheridos en esa condición, para mejores ingresos genuinos. Y claro está, esa reducción del 30 por ciento general llevado a cabo  a fines de la temporada pasada, tiene que ver con lo mismo: el club albiazul eroga más de 50 millones de pesos mensuales. Astronómico.

Para terminar de enaltecer su imagen política, citó a los dirigentes ya desaparecidos Paco Cabasés, Alberto Escalante (quizás el único de los “Notables” que mostró afinidad a su gestión desde el desembarco del hombre fuerte de Pachuca de México. Una manera de revindicar dentro de un nuevo contexto, con llamados a las nuevas generaciones a empadronarse.

Dentro del nuevo formato según el estatuto recientemente modernizado, la presencia de solo 100 asambleístas en el Parlamento albiazul sigue dejando una sensación de escasa representación a la gran masa societaria. Para muchos se trató más de una asamblea informativa más que una asamblea general. De todas maneras, todo se encuentra dentro de lo legal, más allá del disgusto de las voces disidentes.



Dejar respuesta