Mestre busca la paz con Suoem hasta diciembre

El gremio acordó con el secretario general, Daniel Arzani, la continuidad de las bonificaciones y prolongaciones de jornada. Con el decreto que fijaba el tope en el pago hasta el 9 de diciembre, el mestrismo obligaba a su sucesor a disponer la continuidad apenas tomara el mando.

Por Yanina Passero
[email protected]

La comisión de transición entre los funcionarios que responden al intendente Ramón Mestre y los designados por el próximo, Martín Llaryora, debutaron con la declaración del estado de alerta de la secretaria general del Suoem, Beatriz Biolatto.
El gremio de los municipales, en tiempos de Rubén Daniele, logró a fuerza de usos y costumbres imponer una suerte de cogobierno que redundó en el ensanchamiento de la planta de personal y en el engorde los salarios por encima de cualquier trabajador estatal, todo ello, con connivencia del poder de turno.
Por eso no era de extrañar que Biolatto amenazase con romper la relativa tranquilidad que marcó la relación con Mestre en este último tiempo, apenas quedaran en entredichos la continuidad de las bonificaciones y prolongaciones de jornadas de los empleados más allá del 9 de diciembre.
El titular del Palacio 6 de Julio firmó un decreto donde autorizó hasta su último día de trabajo en el municipio la continuidad del pago de aquellos ítems que representan casi el 50% del salario bruto de todo la planta de personal municipal. Entonces, sería Llaryora quien tendría que decidir si las erogaciones continuaban el curso natural –se autorizan de manera anual- o bien, dilataba la decisión al respecto hasta saber en qué condiciones recibió la caja. El Suoem daba por descontado que el peronismo asumiría esta postura y eligió aumentar la presión.
La determinación de Mestre fue adecuada si se tiene en cuenta que está obligado por ordenanza a no asumir compromisos económicos más allá de la vigencia de su mandato. Es por eso que las contrataciones, licitaciones o erogaciones extra deben pasar por el Concejo Deliberante.
Cierto es que si se cumplía la disposición mestrista, al menos las prolongaciones y bonificaciones de diciembre quedarían boyando en el limbo de la transición municipal. Con la amenaza latente de un paro municipal, el secretario general de la Municipalidad, Daniel Arzani, recibió a la comisión directiva del Suoem con el objetivo de acercar posiciones.
La disposición no variará en el papel. Continuará la vigencia del decreto 133 publicado el 25 de enero de este año, a través del cual “autorizó, de modo excepcional, a la Subsecretaría de Recursos Humanos, a disponer de la continuidad del pago de los haberes al personal contratado y transitorio, y de las bonificaciones especiales y por prolongaciones de jornada establecidas en los artículos 8 y 15, respectivamente de la Ordenanza Nº 7974, por el período comprendido entre el 1º de enero al 30 de abril de 2019”. La fecha seguirá siendo la misma: 9 de diciembre.
Sin embargo, Arzani se comprometió a que todos los expedientes por bonificaciones y prolongaciones continúen con el trámite administrativo como si no existiera un tope. Si bien el decreto no se anuló, el Suoem espera beneficiarse por la presunta “inacción” de los recién llegados. Es decir, dan por descontado que el peronismo no suspenderá esos pagos para evitar conflictos. Las opciones se acotan a solo una.
Como sea, si se cumplen los 78 pases a planta permanente prometidos y los condimentos del salario municipal no se ven amenazados, todo parece indicar que existe un fuerte interés de Mestre en cerrar su gestión sin conflictos. El gremio correspondió desactivando la amenaza.
Al fin y al cabo, Mestre pretende exhibir como sus logros el hecho de haber reencauzado la relación con los sindicatos que dependen de la administración. Lo logró con la UTA luego de la oportunidad que le abrió el paro que los choferes y delegados hicieron a la conducción nacional del gremio. En parte, hizo lo propio con el Suoem, cuando dispuso el estado jubilatorio de Daniele que lo obligó a declinar una nueva postulación en favor de Biolatto.



Dejar respuesta