Más promesas de Macri ante los industriales en Córdoba

El Presidente enviará dos proyectos de ley al Congreso para cambios tributarios para las Pymes. En el XII Coloquio de la Unión Industrial de Córdoba esperaban algún anuncio concreto. Melconian insistió con que habrá quita en la renegociación de la deuda y en que los controles de cambio llegaron para quedarse.

Por Gabriela Origlia

El paso del presidente Mauricio Macri por el XII Coloquio de la Unión Industrial de Córdoba fue con un buen recibimiento -de pie, lo aplaudieron- pero con gusto a poco. Se esperaban anuncios pero hubo promesas: impulsará una reducción del impuesto a las ganancias del 35 al 22 por ciento, del tributo para monotributistas y pymes; exenciones impositivas para inversiones mayores a US$10 millones; compensaciones de deuda entre empresas y Afip (siempre Pymes) y cambios para los monotributistas que se pasan en el nivel de facturación.
Los empresarios reclaman medidas financieras de “shock” y “para ya” pero no las hubo. También pasó Roberto Lavagna, quien insistió en que “no hay lugar para omnipotencias” y que para la gobernabilidad, además, se debe “entender el papel de los precios relativos estables y correctos”. Alberto Fernánez ya había anunciado que no estaría.
El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, estuvo en el arranque del coloquio y remarcó que con las actuales tasas de interés es “imposible” crecer y ratifico su posición sobre la necesidad de acceder a los insumos a los valores internacionales: “Dennos a nosotros los insumos a los precios que los compran los brasileros y verán cómo producimos. Ese tema debe estar en la agenda”. Elogió a los empresarios cordobeses por “no ser cortesanos; por no estar golpeando las puertas para conseguir prebendas. Están en sus empresas, trabajando”.
Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) -quien se fue antes de que llegara Macri-, adjudicó a la “ausencia de previsibilidad” el origen de la crisis que atraviesa el país. “No hay que discutir entre dos modelos, hay que acordar un modelo de país”, dijo en el arranque del XII Coloquio de la Unión Industrial de Córdoba. “No nos rendimos”, aseguró y pidió seguir adelante para generar el entramado industrial que requiere el país.
“Hay que solucionar los problemas que la falta de previsibilidad transformaron en urgencias y diseñar un proyecto nacional que nos permita anticiparnos a crisis como las que vivimos en la industria y en el país”, señaló.
Entre los empresarios más importantes reunidos en Córdoba dieron el presente Roberto Urquía, Cristiano Ratazzi, José Urtubey, Martín Cabrales y representantes de todos los sectores económicos.
Marcelo Uribarren, presidente de la UIC, afirmó que esta es la crisis más larga de la historia argentina y que la única “bocanada de aire fresco” fue la cosecha récord pero “no alcanzó para torcer la realidad”. Afirmó que la generación de riqueza debe estar en la agenda de quien vaya a conducir el país en el próximo período y reclamó estar en la mesa de debate. Valoró la recuperación de las estadísticas y de la institucionalidad; de Fadea y de la mejora de las exportaciones.
Carlos Melconian fue el economista invitado. Advirtió que el desembolso del FMI “no viene si  Macri no arrima en octubre; sino queda para después, para la nueva administración”. Estimó que este Gobierno o el que venga hará una emisión monetaria equivalente al 20% del circulante más los depósitos a corto plazo (M2) porque hay que pagar sueldos y jubilaciones.
Sostuvo que está convencido de que la Argentina “va a una quita” de la deuda. “Será en paralelo a un acuerdo con el Fondo; va a querer ver que los bonistas pongan algo. Tiene que haber alivio en lo que voy a pagar”.
Para el economista, el tipo de cambio libre “no vuelve más”, no importa quién gane. “Aun siendo Macri”, destacó. “La tentación del atraso cambiario va a venir porque es típico para ponerle un mango en el bolsillo de la gente; vamos a ir a un doble mercado o a control”, agregó. Los $60 por dólar para él, están bien: “Más alto es más pobreza y debajo de $50, hay quilombo”.
Con si estilo informal, indicó que el próximo plan económico debe incluir no endeudarse más: “Nosotros no sabemos tomar dos copas de vino para la dieta mediterránea; vamos directo a la botella”. Tampoco, agregó, hay que aumentar el gasto, “te están financiando. No da para que aumentes el gasto”.