La campaña no frena iniciativa por “cupo judicial”

Este verano, legisladores radicales instalaron el tema del género de los jueces. Ahora, la Comisión de Reglamentación del Consejo de la Magistratura de la Nación plantea que sea obligatorio que presencia femenina en todas las ternas.

judicial-cupoAvanza en el Consejo de la Magistratura de la Nación una iniciativa que determina que en las ternas de jueces federales y nacionales debe haber presencia femenina.

La Comisión de Reglamentación del organismo, a cargo de la senadora Inés Brizuela y Doria (UCR), despachó el texto.

De esa manera, el proyecto, definido como “la primera acción positiva para achicar la desigualdad entre hombres y mujeres”, será abordado en el próximo plenario del cuerpo.

Este verano se instaló el tema del género de los magistrados. Sobre el final de la feria, un grupo de legisladores nacionales radicales integrado por las cordobesas Brenda Austin y Olga Rista demandó que el nuevo integrante de la Cámara Nacional Electoral (CNE) -el cuerpo que dirime conflictos vinculados con la contienda política- fuera mujer.



En un mensaje que difundió en las redes, ungió a la abogada Alejandra Lázzaro para acompañar a los vocales Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera.

También manifestó que la CNE es un “órgano de histórica tradición masculina” que abría  sus puertas a una nueva integración “coherente con la necesidad de participación femenina en ámbitos decisorios”.

Mientras la interna por el puesto subsistía (la campaña paralizó designaciones)  Elisa Carrió desempolvó un proyecto de su autoría, redactado hace dos décadas, y planteó la necesidad de cupo femenino para la Justicia.

La iniciativa indica que la Corte deberá estar compuesta, al menos, por dos supremas. Además, contempla que cámaras y tribunales deberán integrase por un tercio de magistradas.

La líder de la Coalición Cívica se refirió a la Ley de Paridad de Género, sancionada en 2017, y valoró que es imprescindible avanzar con normas específicas respecto de la integración del Judicial; en especial, en los cargos de mayor jerarquía, para perforar el famoso “techo de cristal”.

“La perspectiva de género que las mujeres juezas puedan imprimir en la resolución de cada caso, al integrar los tribunales superiores de nuestra Justicia, sin dudas colaborará a lograr, progresivamente, la igualdad”, abundó.

Poco después, mediante un documento titulado “Más mujeres, mejor Justicia”, diputadas de distintos bloques solicitaron “mayor compromiso político con acciones tendientes a disminuir la brecha de género” y en abril el Consejo de la Magistratura analizó posturas sobre el tema, bajo la consigna “Efectiva participación de la mujer en la integración de ternas para magistrados”.

Disertaron mujeres que se desempeñan en la Justicia, legisladoras y casi todos los integrantes del organismo, con el objetivo de avanzar en la modificación del reglamento de concursos.

Entre otras ideas, se planteó que en caso de que las ternas sean conformadas solo por hombres se incorpore una mujer, siempre que haya obtenido los puntajes reglamentarios mínimos, la entrevista realizada haya sido satisfactoria y la brecha de puntaje con quien integre el tercer lugar no exceda el 15% de los puntos totales posibles en un concurso.

Algunas propuestas fueron polémicas. El diputado Eduardo De Pedro (FpV), por ejemplo, sostuvo que debía debatirse la posibilidad de que un concurso no comience si no hay 30% de mujeres inscriptas. Además, sugirió que a la hora de elegir a los candidatos se tenga en cuenta la cantidad de hombres tiene el fuero y que se os descarte de plano si allí no hay mujeres.

Por su parte, la secretaria general de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, Susana Echevarría, entendió que en las ternas donde hay una sola mujer el Ejecutivo probablemente elegirá a uno de los dos hombres y que, por ello, es pertinente proponer solo a mujeres para los tribunales que no tienen ninguna.

En tanto, Gabriela Vázquez, integrante de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo y ex consejera, razonó que sería válido que se le asigne un puntaje a las “tareas de cuidado” realizadas por las candidatas mujeres en un concurso, y no solo valuar sus antecedentes académicos y profesionales.

En esa línea, Claudia Caputti, vocal de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, dijo: “Para ser un buen juez no hace falta ser el mejor académico, porque no va a poder dedicarle el tiempo que requiere el ejercicio de la magistratura”.

“Que no existan mujeres en las ternas es violencia institucional”, opinó.

Texto consensuado

Ahora se logró un texto consensuado que  permitirá que al menos dos mujeres por cada cargo a cubrir pasen a la entrevista personal y al menos una postulante mujer integre las ternas.

“Para avanzar en el mandato constitucional de lograr la igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres es necesario que desde los lugares de toma de decisiones se dispongan medidas de acción positivas como esta. Este es un primer paso para dar cumplimiento a los compromisos internacionales asumidos por nuestro país en la materia. Es nuestra obligación tener en cuenta el impacto que la división sexual del trabajo tiene en el desarrollo de la vida profesional de las mujeres, y encontrar herramientas que permitan equilibrar esta situación”, expresó Brizuela y Doria en la reunión de ayer.



Dejar respuesta