Albertismo apuesta a romper el techo de CKF en Córdoba

A nivel nacional nadie desconoce que un triunfo del Frente de Todos que sobrepase el 54% de CFK en 2011 torcería la balanza a favor del presidenciable. En Córdoba sucede lo mismo, y los armadores de Alberto en la provincia trabajan para romper el techo local de CKF: 37%.

Por Felipe Osman
[email protected]

Enrique Asbert

El Frente de Todos supo, desde un primer momento, que Córdoba ofrecería una dificultad particular, y con ello, que para cosechar votos en estas latitudes debería sembrar algo distinto al kirchnerismo. Así empezó a definirse una estrategia especial para la provincia, donde la figura a destacar sería la del primer término del binomio Fernández.
Apenas empezada la primera parte de la campaña, el albertismo apostó a crecer en el interior a partir del “reclutamiento” de intendentes PJ que pusieran sus estructuras a su servicio, impulsando el tramo presidencial de la boleta del Frente de Todos, escogiendo un camino distinto al de la prescindencia de El Panal.
Leyó, además, que intentar replicar esta estrategia en la ciudad de Córdoba ofrecería una dificultad particular. El PJ capital, fuertemente cohesionado detrás de El Panal, no podría ser cooptado por el albertismo. Lo más conveniente era buscar un ensamble entre sus estructuras y el Movimiento Evita, que allanara el camino para una mayor cooperación más avanzada la campaña.
La receta fue exitosa. El Frente de Todos logró en agosto más del 30 por ciento de los votos para su tramo presidencial, y tocó el 47 por ciento en el agregado nacional.
Animado por este resultado, el albertismo apuesta ahora a crecer lo suficiente como para romper el techo alcanzado por CFK en la cúspide de su popularidad, en octubre de 2011.
En una visita de Enrique Asbert -presidente del partido Parte y principal figura del albertismo en Córdoba- a Bell Ville el martes pasado, el ex legislador conversó con Domingo “Mingui” Carbonetti, apoderado del PJ y uno de los principales armadores del ex gobernador José Manuel de la Sota en el interior. Ambos coincidieron que tal objetivo era posible.
Para lograrlo, el albertismo intensifica su campaña tanto en la capital como en el interior.
En la ciudad, el concejal Marcelo Pascual, que integra la mesa chica de Parte en Córdoba, recorre las 14 seccionales con “Córdoba en Movimiento”, espacio que fundara en 2015 para motorizar la candidatura de Tomás Méndez al Palacio 6 de Julio.
El Grupo Montevideo, por su lado, además de participar en la fiscalización y recorrer estudios jurídicos “a la caza” de abogados que quieran sumársele, programa charlas de referentes políticos de peso alineados con la candidatura de Alberto Fernández. La próxima, a fines de este mes (o principios del próximo) tendrá como orador al intendente de Villa María Martín Gil.
En el interior, Asbert recorre los distintos departamentos asistiendo a charlas con referentes territoriales en las que difunde las propuestas de Alberto Fernández. El martes lo hizo en Bell Ville. Hoy será el turno de Río Cuarto.
Mientras tanto, Juan Solano, operador del albertismo avocado a la construcción territorial, recoge “heridos” de diversas vertientes del peronismo (entre otros) para llevarlos a Encuentro Militante, el brazo territorial que construye para motorizar la campaña y la fiscalización de la fórmula Fernández-Fernández.
Durante esta semana el albertismo permaneció avocado a crecer en el sur provincial, donde espera sumar la colaboración de nuevos intendentes. La semana próxima será el turno del norte, adonde la entente logró sus mejores números y buscara reforzarse.



Dejar respuesta