Aún bajo presión, Saillen se resiste a abandonar la lista

Sergio Massa se sumó ayer a las declaraciones de Alberto Fernández, que apuntó que estando imputado en la causa del Surrbac, Franco Saillen debería renunciar su candidatura.

Por Felipe Osman
[email protected]

El primer candidato a diputado nacional por el Frente de Todos en Buenos Aires respaldó las expresiones vertidas el domingo por Alberto Fernández en una entrevista concedida a La Voz del Interior. En ellas el presidenciable apuntó que en el lugar de Franco Saillen, quinto candidato a diputado por Córdoba dentro del espacio, se bajaría de la lista. Resaltó, al mismo tiempo, que el principio de inocencia es uno de los pilares fundamentales en los que se basa cualquier ordenamiento jurídico moderno, con lo cual la decisión de abandonar la lista del Frente de Todos respondería a un razonamiento político, no jurídico.

En rigor, se trata de una posición largamente conocida. Desde el estallido del escándalo del Surrbac todos sus compañeros de lista esperan un paso al costado de Franco, actualmente imputado en la causa. Y desde las oficinas porteñas de Alberto Fernández en la calle México ya habían expresado su malestar al Instituto Patria por la situación del gremialista. Pero ahora esa presión, que hasta el momento era tácita, se ha vuelto expresa. Resulta muy difícil imaginar de qué forma Saillen llevará adelante su campaña, después de que el propio candidato presidencial se ha pronunciado en contra de su permanencia en el espacio. Cierto es que desde el Frente de Todos no pueden decretar la salida del legislador de la lista. Sostener su candidatura es un derecho adquirido para Saillen, al que sólo él podría renunciar. Pero ¿qué respaldo encontrará, de continuar, entre sus compañeros? Ya durante el primer tramo de la campaña no fue frecuente verlo junto al resto de los candidatos. Tras una fuertísima disputa con Pablo Chacón, a quien llegó a calificar de “traidor”, Saillen terminó entrando a la lista “por la banderola”, después de que Martín Fresneda le cediera su lugar desoyendo las instrucciones porteñas.

Después de un acercamiento testimonial al secretario general de Comercio, oficiado por Massa en su anterior visita a la provincia, la tensión disminuyo, pero apenas si compartieron después actividades de campaña. En realidad, sólo Gabriela Estévez accedió a participar de actividades proselitistas -con cierta frecuenciajunto a Saillen. Y tras el arresto de los líderes del sindicato de recolectores, Mauricio Saillen y Pascual Catrambone, los respaldos cosechados por los caciques del Surrbac fueron prácticamente nulos. Sólo el sindicato capitalino de Luz y Fuerza, capitaneado por Gabriel Suárez, apoyó la tesis esgrimida por los Saillen de una “persecución judicial”, no se sabe ya si en su defensa o en defensa propia.



Los compañeros de lista elevaron reclamos a Buenos Aires, pero se cuidaron de no emitir opinión al respecto, a pesar de que el asunto comprometía seriamente sus chances de llegar a la Cámara Baja. Principalmente en el caso de Chacón. Ahora, con el pronunciamiento categórico de dos de las tres principales figuras del Frente de Todos a nivel nacional, puede esperarse que Saillen quede “condenado” a transitar al segunda parte de la campaña en el ostracismo si no decide bajarse. Esta última hipótesis, que casi todos dan por descartada dada la conocida tozudez del candidato, sería posible –según apuntan fuentes cercanas al Surrbac- sólo si el resto de la los candidatos de la lista accediera mostrar una señal de respaldo, suscribiendo a la tesis de que la comprometida situación judicial que atraviesan los conductores del sindicato responde a “un nuevo episodio de lawfare”, y reconociendo una actitud desinteresada por parte de Franco, que pospondría los intereses propios en beneficio de los intereses del espacio.

Tal situación resulta, sin embargo, difícil de imaginar, ya que no parece haber sido -hasta ahora- el interés colectivo de la lista lo que guía las decisiones del candidato. Y más aún cuesta imaginar a quienes han sido damnificados directos del escándalo ofreciendo esa clase de respaldo.



3 Comentarios

  1. ja ja ja massa u Alberto piden que saillen se baje de la candidatura , tienen razon esta preso, todavia no procesado ahora porque no piden lo mismo por Cristina que no esta presa pero si procesada

  2. Debe irse, pero le es lícito argumentar que -todos- los integrantes de la lista a diputados deberían renunciar a ella… piantan votos unos más y otras menos…

  3. Tendrían que bajarla a Cristina, también «procesada» y lista para el juicio oral y Saillen solo está imputado. Pero no la van a bajar porque ellos están prendidos de la puntilla de enagua de Cristina. No, de sus votos. Cinismo al palo

Dejar respuesta