Alta Gracia: interna PJ abre un interrogante

El intendente Torres dijo que el sector de Saieg apoya al candidato radical

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El intendente de Alta Gracia, Facundo Torres, dijo que las versiones que indican que el peronismo de su ciudad está dividido, al punto de que una fracción apoya al peronismo, “tienen fundamentos”. El domingo se elige intendente en Alta Gracia y la interna en el ofi cialismo alienta las esperanzas de la oposición.

Torres tuvo ayer un buen día porque el gobernador Juan Schiaretti viajó a Alta Gracia a observar el desarrollo de obras y a respaldar a Marcos Torres, el hermano del actual intendente, que es el candidato peronista. No alcanzó a opacar la visita el incidente que provocó un hombre que sea cercó a Schiaretti para amenazarlo , aparentemente ebrio. El gobernador inspeccionó las obras de mejoramiento de la planta potabilizadora de agua. “La obra va muy bien, supongo que en el primer trimestre del año que viene la planta va a estar totalmente terminada y conectada a los acueductos”, adelantó. Pero los peronistas estaban más interesados en la conferencia de prensa, y en lo que el jefe del peronismo podía manifestar. “Esta ciudad que ha crecido mucho con el apoyo de la Provincia, va a seguir progresando si Marcos puede regir los destinos del municipio. Marcos sabe que puede pedir y que vamos a estar apoyándolo como lo hemos estado haciendo todos estos años, con las distintas obras”, afirmó.

El apoyo público de Schiaretti a Marcos Torres era necesario porque el peronismo de Alta Gracia está dividido, y el trauma político es tan evidente que lo reconoció el propio intendente, Facundo Torres. Según el intendente, el grupo que dirige Walter Saieg le provoca serios problemas en el Concejo Deliberante, donde aliado con los radicales aprueba ordenanzas que él luego debe vetar, como por ejemplo exenciones impositivas. Los radicales admiten en voz baja que parte del peronismo está jugando por su candidato, Leandro Morer, por lo que tienen ilusiones de dar la gran sorpresa el próximo domingo.
En las PASO, Torres ganó con el 55,7 % de los votos contra el 31,4 % de Morer. La diferencia parece enorme, pero tiene sus matices. Del 55,7, el 42 % fue de Torres, mientras que los otros dos precandidatos que compitieron contra él obtuvieron el resto.



Además, como las PASO fueron realmente una interna peronista, e interesó menos a los demás, la participación de la gente fue muy baja, en torno al 60 %. Los radicales se entusiasman con que la división del peronismo acerque a Torres más al 42 que al 55, y que los 20 puntos porcentuales de votantes que se agregarían no estén interesados, como en las PASO, en votar al candidato del PJ. Las victorias del domingo pasado, en Laboulaye y Las Varillas (esta última arrebatándole el gobierno al peronismo), le otorgan más calor a las ilusiones opositoras. Las encuestas estarían exhibiendo aún una ventaja del PJ en Alta Gracia, pero con una tendencia decreciente que nadie puede predecir si será suficiente o no para una sorpresa.



1 Comentario

Dejar respuesta