Artime se lanza en la política de Belgrano

Por Federico Jelic

Si lo dijera cualquier otro actor, en el mundo Belgrano hubiera pasado desapercibido o nunca lograría la trascendencia suficiente como para que alerte la atención de la gran arena política. Pero como lo dijo el máximo goleador en partidos de AFA, ídolo de la tribuna y cuyo apellido bautiza la tribuna Sur del Estadio Mario Alberto Kempes, algo inevitablemente se generó en el ambiente. Y ese “en algo vamos a estar” que soltó ante un nutrido grupo de socios fue la plataforma, la punta del orillo, la mecha encendida para que algunas ilusiones se enciendan y encomience a darle vida y fuego a la carrera proselitista en Belgrano. ¿De qué manera participará Luis Fabián Artime en los próximos comicios en Alberdi? ¿Asesor? ¿Presidente a la cabeza de un proyecto o dentro de alguna fórmula política? Ya desde hace un tiempo su perfil seduce a muchos virtuales postulantes, sobre todo, enemistados o distanciados dialécticamente con el oficialismo y sobre todo con Jorge Francheschi, el actual mandatario de la entidad “celeste”. Por eso es que están apareciendo en el espectro político algunos opositores que, a pesar de que no figuran nucleados o concentrados dentro de algún partido, no coinciden con la gestión de la comisión directiva actual ni en el modelo ni en el criterio. Y claro, cuando suena el nombre del “Luifa”, se mueve la estantería en el ambiente. ¿Con qué grupo firmará su alianza? Las elecciones son en abril de 2020…

Campaña de lanzamiento

El video fue viralizado por todas las redes sociales y en las cuentas de Twitter partidarias de Belgrano. En el marco de una charla en la filial de Santa Rosa de Calamuchita, Artime fue convocado para decir algunas expresiones y fue inevitable la consulta sobre sus apetencias políticas. El resumen de lo dicho es el siguiente: “Belgrano está sobre todo, por encima de todas las cosas. Yo, personalmente, me empecé a involucrar hace poco, fui por primera vez a una Asamblea la vez pasada, yo no quería meterme en la política de Belgrano pero les voy a decir la verdad, en algo vamos a estar, en algo vamos a estar”, señaló ante el aplauso unánime de los presentes. “Se acabó el tiempo, se acabó el tiempo de opinar, hicieron las cosas bien, todo bárbaro, pero está faltando algo, está faltando algo”, cerró diciendo el exdelantero (al menos en el video que circuló por todos los celulares), en clara alusión por elevación, sin nombrarlos, a la responsabilidad de la dirigencia por el descenso a la Primera Nacional y el proyecto deportivo. ¿A quién representa Artime? No participó en nada en los comicios pasados que proclamaron a Franceschi en el poder, pero como nunca estuvo en sintonía con el ex gerenciador y último líder contemporáneo Armando Valentín Pérez, los rumores indican que estará del lado del sector poco afín a ellos. De hecho, casi a regañadientes le “prestaron” Pérez y compañía el Gigante de Alberdi a Artime para que el goleador pudiera tener su partido homenaje-despedida una vez que se retiró de la actividad. Dentro de la era Pérez, solamente en dos ocasiones el hombre fuerte de los cosméticos invitó a dialogar al propio Artime. Fueron conversaciones informales, en parte con la intención de invitarlo a sumarse con algún cargo, pero finalmente no hubo mayores coincidencias políticas. Y Pérez se adjudicó el derecho a ser gobierno de Belgrano sin necesidad de escrutinios, en dos períodos consecutivos, ya que fue su lista la única presentada y legitimada en la Junta Electoral. De gerenciador a presidente, sin escalas. En esos pasajes de la historia, se lo involucraba a Artime más cerca del abrigo del eterno opositor Santiago Montoya, otrora amigo de Pérez. Cayó en la última compulsa electoral contra Franceschi en 2017 y, a pesar de haberse distanciado de muchos de los que conformaron su partido, manifestó que volver a participar en las urnas, junto al abogado Federico Lazcano Colodrero el año próximo. ¿Irá con Artime? Aparentemente, no.



¿Artime conducción?

Artime mantuvo diálogos con algunos sectores políticos en estos últimos días, sin aferrarse a ninguno y a la vez, buscando algún compañero de fórmula que le garantice la confianza suficiente como para anunciar su formal lanzamiento de campaña. Conversó con el grupo “Belgrano es de todos” y con otras ramas, pero en ambos lados dejó la sensación de querer involucrarse de lleno sólo si consigue armar un equipo de trabajo capacitado e idóneo. “Si me consiguen diagramar algo fuerte para estar bien rodeado, vamos para adelante, nomás”, les habría deslizado el ídolo de la tribuna. El tema es que aún no pudo certificarse si sus ambiciones los ubican como cara visible de un proyecto institucional y deportivo o en la vicepresidencia. Vale aclarar que en la Asamblea pasada, cuando desde la oposición hicieron oídos sordos por completo a la presentación de los números contables y los ejercicios de Balance y Memoria, reprobando cualquier moción presentada por la dirigencia, Artime levantó la voz y calmó las fieras. Tuvo clamor popular. Aprovechó para tirar un dardo a la comisión, es cierto, con esos comentarios de que “en AFA no somos bien vistos, es la verdad”, pero al menos tiró agua y no nafta al fuego para evitar incidentes. Su relación con la dirigencia de Franceschi y con Sergio Villella es normal, casi nula, aunque con quien tiene mayores contactos es con el vice segundo, Ramón de La Rúa. El oficialismo no se pronunció ni con la fecha de la nueva Asamblea General Ordinaria de repuesto ni con algún pronunciamiento reeleccionario. Abocados al campeonato y a lograr el retorno a la Superliga, saben desde la dirigencia que la mejor propaganda de gestión es el ascenso. Mientras tanto, el “Luifa” suma adeptos y voluntades, como para que nadie se quede tranquilo en el tablero político de Belgrano. Ni Francheschi , ni Villella ni Armando Pérez.



Dejar respuesta