Uber anunció, publicitó y cumplió: ya está activo

La firma capitalizó distintos conflictos gremiales y se posicionó. Adelantó su desembarco en Córdoba y lo concretó ayer. La Municipalidad estudia los pasos a seguir

Desde que desembarcó en la Ciudad de Buenos Aires, en marzo de 2016, Uber adelantó que la aplicación iba a activarse en todas las jurisdicciones en donde pudiera ser una elección de movilidad.
A pesar de que se le vedó la posibilidad de operar con tarjetas de crédito y de los variados frentes judiciales que se abrieron en su contra, sorteó los inconvenientes y prosperó.
Diciembre de 2016 fue un punto de inflexión. En esa oportunidad, capitalizó la medida de fuerza del sector del transporte en reclamo por Ganancias: triplicó sus viajes y ganó nuevos usuarios.
Durante el paro general de abril de 2017 se posicionó definitivamente entre los usuarios porteños y en junio, mientras Córdoba estaba casi congelada por el conflicto del transporte, anunció que reforzaría sus inversiones en el país y que planeaba expandirse a la provincia. “La gente está buscando otra opción y vamos a redoblar los esfuerzos”, disparó en ese entonces el director general de la firma para América Latina, Rodrigo Arévalo.
Promediando el año pasado la actividad de la firma norteamericana se potenció luego de un nuevo paro general y de que el Tribunal Superior de Justicia porteño dejara sin efecto el bloqueo de su página web.
El Alto Cuerpo sostuvo que la medida lesionó “innecesaria y desproporcionadamente” derechos tales como el acceso e intercambio de información, la obtención de conocimientos y su transmisión y la posibilidad de cualquier usuario de Internet de comunicarse o desenvolverse libremente en la red.
Además, resaltó que puso en riesgo el derecho humano a las comunicaciones y el principio de la “completa neutralidad de las redes” que nuestro ordenamiento jurídico asegura.

Uber celebró la decisión y confirmó que su próxima meta era comenzar a operar en el interior.
El debate en Córdoba ya estaba en marcha. Mientras otras ciudades analizaban regular y permitir el uso de aplicaciones -Mendoza ya lo había hecho- en el Concejo Deliberante se analizaban proyectos de ordenanza que, con distintas modalidades, buscaban prohibirlas.
La iniciativa de Gustavo Fonseca (Juntos por Córdoba) las excluía del elenco de posibles prestadores del servicio de transporte.
Cuando el texto tomó estado parlamentario Uber le envió correos electrónicos a los 100 mil cordobeses que se interesaron en usar su plataforma y los alentó a no permitir que limitaran su libertad de elección. “Al revés de lo que está sucediendo en todas las grandes ciudades del mundo, en Córdoba el Concejo Deliberante está considerando excluir la tecnología en el transporte en lugar de regularla e incorporarla”, expresó.
Sin embargo, no todos los ediles se pronunciaron en contra de Uber y aplicaciones similares. Nadia Fernández (Unión por Córdoba) estimó que su éxito se debe a la pésima calidad del servicio que prestan taxis y remises y planteó que se cuida una corporación mientras los usuarios están desprotegidos.
Tras el fracaso del tratamiento de la propuesta “anti Uber”, taxistas y remiseros protestaron. La medida incluyó hechos de violencia y agresiones en contra de las personas que no se plegaron a la marcha y optaron por trabajar.
Las últimas dos semanas amarillos y verdes volvieron a complicar el tránsito con movilizaciones, ante la posibilidad de que Uber comenzara a operar.
Dejando de lado sus históricas diferencias, se concentraron frente al Palacio Municipal y en las inmediaciones del Hotel Quórum y del Jardín Botánico, las presuntas locaciones que la firma habría elegido para dictar capacitaciones.
La presunta merma en la actividad, otra vez, llevó al sector a agitar el “fantasma Uber”.
El intendente Ramón Mestre negó que hubiera alguna presentación formal de la compañía y les reclamó “prudencia y responsabilidad”.
Ayer, la tensión se desató cuando Uber dejó se der un espectro: vía comunicado, informó que la aplicación se activaría a las 16.
Nuevas manifestaciones complicaron el acto de inauguración de obras en la Plaza España y el ingreso al aeropuerto y a la terminal de ómnibus.
Ante ese panorama, Mestre dejó de lado su perfil conciliador: sostuvo que los agentes de tránsito ya tienen la orden de secuestrar vehículos y que la Municipalidad acudirá a la Justicia.



Dejar respuesta