Rebelión de intendentes: sin fondos, no hay campaña por Macri

Descontento de los jefes territoriales de Juntos por el Cambio por la falta de “gestos” de la Nación en un contexto económico y político complicados. Piden que se reanuden los Aportes del Tesoro Nacional.

Por Yanina Passero
[email protected]

En la primera visita “oficial” después de las primarias, el presidente Mauricio Macri dejó inaugurada la campaña de cara a las elecciones generales de octubre. Su paso por la única provincia en la que cantó victoria funcionó como el anticipo de las acciones que desplegará en el primer mes de acciones proselitistas: se mostrará más como jefe de la Casa Rosada que candidato. Habrá que esperar unas semanas más para que mude la hoja de ruta. Mientras tanto, los campañistas liderados por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, pidieron a la dirigencia amarilla “que hagan lo que puedan”. Aquí conviene recordar que el radical Mario Negri controlará las acciones de la lista de diputados que encabeza, pero para el resto del pelotón de Juntos por el Cambio bajaron recomendaciones generales. Entre ellas, prestar especial atención a la fiscalización.

En ese plan llegó el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, el viernes pasado. La visita que había sido anunciada con una semana de anticipación fue leída en clave de interna. Se sabe que el ciclista es uno de los hombres de confianza de Macri que disparó munición gruesa contra los duranbarbistas por la derrota a manos del candidato kirchnerista, Alberto Fernández. En resumidas cuentas, situó en la cima de los desaciertos la liviandad de la fiscalización. Ha lugar, dijo el mandatario nacional y el funcionario quedó a cargo de “custodiar” los votos del cambio. Pero si desde estás página señalábamos la baja motivación de los cambiemitas para encarar la titánica tarea de lograr un balotaje en noviembre –se citó como ejemplo el fracaso de los puestos fijos en lugares transitados de hace dos sábados atrás-, la escasa concurrencia de intendentes a la cita con Dietrich es más que significativa. No más de quince jefes comunales escucharon acerca de la “revolución” en materia de fiscalización que propuso Dietrich. Fue interrumpido por un intendente de Traslasierra que ponderó el seguimiento tecnológico de la mesas, pero con gran sentido práctico le recordó que “sin plata, la elección no se da vuelta”. Expresó los cotilleos previos a la reunión con Dietrich. Sin duda, el flaco grupo de dirigentes que se acercó a escuchar sobre el plan de fiscalización del ministro se explicó en el presunto enojo de los intendentes con la Casa Rosada porque el recorte de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN). En otras palabras, un intendente resumió lo que la mayoría expresa off the record: si no hay un “gesto” de la Nación en momentos de extrema vulnerabilidad económica y de caída de los recursos de los gobiernos locales, los esfuerzos para la campaña serán proporcionales. Aunque los ATN no mueven la aguja de las finanzas municipales, cualquier aporte suma para terminar obras o afrontar gastos corrientes.

En concreto, la preocupación de los intendentes es pública. La semana pasada detallaron sus temores al gobierno de la Provincia y lo cierto es que el equipo financiero del Panal los acentuó. El panorama trazado es desalentador. La comisión de seguimiento de la coparticipación abandonó la reunión que presidió el ministro Osvaldo Giordano con un expreso pedido de “moderación” en los gastos. En otras palabras, “ajuste”. Después del ostracismo al que Peña sometió a los referentes territoriales en la campaña de las PASO no sorprende que, tras su repentino convite, pidan respaldo para sus gestiones y, por supuesto, para la campaña.



Dejar respuesta