Juez teme por “fraude” interno que le haría perder la banca

Un acuerdo subterráneo Macri/lista corta podría dejarlo afuera del Congreso.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Las malas noticias que se suceden en Juntos por el Cambio desde la noche de las PASO han colocado a la coalición en un estado de inestabilidad, que podría provocar la desaparición del acuerdo si se confirma el regreso del kirchnerismo a la Casa Rosada. Uno de los más enojados con sus socios, como es cada vez más notorio, es Luis Juez, quien en sus últimas apariciones en entrevistas periodísticas ha hablado como un crítico de la gestión del presidente Mauricio Macri. Juez dijo que el gobierno macrista incrementó la pobreza, un discurso agradable a los oídos de los opositores kirchneristas. Y hasta parece querer eludir el contacto con el presidente/ candidato.

En los conciliábulos del fin de semana, el jefe del Frente Cívico transmitió a muchos de sus interlocutores de otros partidos aliados la incomodidad que siente. Juez el quinto candidato a diputado nacional, y de acuerdo con el resultado de Juntos por el Cambio en las PASO ingresará a la Cámara Baja. Pero la banca que estaría por ganar es la que corre riesgo si la lista de la alianza sufre una caída el 27 de octubre. ¿Eso puede pasar? En el macrismo hay preocupación por el futuro inmediato porque algunas encuestas estarían señalando una disminución de la intención de voto. Eso es captado a nivel nacional, pero podría trasladarse a Córdoba. Pero, además, Juez ha confesado a varios dirigentes aliancistas su temor de que la estrategia nacional lo perjudique directamente a él. Según el cálculo juecista, la Casa Rosada y el Panal encuentran las ventajas de jugar en equipo en la provincia de Córdoba para las elecciones de octubre.

La dupla Macri/ lista-corta peronista favorecería a las dos partes, pero podría provocar la pérdida de un diputado nacional de Juntos por el Cambio, algo que en Buenos Aires no quita el sueño a nadie si es a cambio de sostener el voto del presidente/candidato. El dañado por ese plan sería Juez, quien debería soportar que lo señalen como el gran perdedor de octubre, un trance por el que no quiere pasar. Antes del armado de la lista de diputados nacionales, Juez quiso colocar en el quinto lugar que le correspondía al Frente Cívico a su hermano Daniel. Prefería reservarse para sí la banca en el Concejo Deliberante para desde allí buscar su rehabilitación política en la ciudad de Córdoba. Pero la muy probable derrota del macrismo en la elección nacional volvió apetecible la banca de diputado nacional, ya sea para convertirse en un muy mediático referente de la oposición o para acercarse a Alberto Fernández, un viejo amigo incluso en el tumultuoso 2007, el año de su denuncia de fraude.



Juez también habría transmitido a sus contertulios que la jefatura de campaña nacional de la alianza Juntos por el Cambio no fue generosa con él con los recursos necesarios para trabajar el voto. Esa queja, en rigor, es compartida por todos los aliancistas de Córdoba, incluidos los macristas. Macristas y radicales dejaron trascender su enojo con Juez porque, afirman, el Frente Cívico no cumplió con la fiscalización prometida, pero el problema habría sido más extendido.



1 Comentario

Dejar respuesta