Bienvenidos a la nueva Argentina

En medio de la tranquilidad, un hilo de Cristina Kirchner dejó en claro los planes refundacionales que tiene en su cabeza (especialmente sobre quiénes van a terminar pagando todo).

Por Javier Boher
[email protected]

¡Buen día, amigo lector! No me diga que este no ha sido un fin de semana espectacular, porque no le creo. Capaz se le pasó por alto, pero hacía más de un mes que no nos tocaban dos días de tranquilidad e irrelevancia política. Quizás sea como el huracán Dorian, y esto fue que acabamos de pasar por el ojo de la tormenta.
Ayer los groupies de la Heidi de Hierro le fueron a cantar el cumpleaños. Capaz les salió un reflejo del peronismo y esperaban que hoy se decretara un asueto por “Santa Mariu” para no ir a trabajar, como pasaba en los viejos tiempos de “San Perón”, pero no tuvieron suerte.
Con el Mini Sandro economista bajándole el tenor a los dichos de reforma agraria del Monaguillo Zapatista Juan Grabois, y las palabras de apoyo al campo que tiró en twitter el candidato a presidente del Frente de Todos, de golpe pareció ser que estábamos en un país normal y maduro, no en uno en el que todo es motivo de conflicto.
Sin embargo, bastó un hilo tuitero de la Muda de Recoleta para recordarnos que ella siempre está al acecho, marcando la cancha. Es como el perfume de un antiguo ser amado: no importa el esfuerzo por olvidar y relajarse, en cualquier lado y de repente lo sentimos volver.
El hilo dejó algunas líneas de lo que se imagina para adelante. Vamos a tratar de desmenuzarlo para hacer una nada seria futurología, un diagnóstico tan profesional como el Hubris que tanto le gusta a Nelson Castro.
“Hay que volver a ordenar todo, pero no en el viejo orden, sino en algo nuevo, distinto y mejor que lo que tuvimos. Creo que esto va a requerir de todos nosotros, ciudadanos y ciudadanas, y también de los sectores económicos, de los sectores sociales, un gran esfuerzo.”
Qué hermosa forma de ocultar en vaguedades los planes que se tienen. Casi que no faltó presidente que proponga refundar, y todo siempre terminó en refundir. Ninguna sorpresa aquí.
Además, la referencia a que se va a requerir “un gran esfuerzo” es que la promesa de asado se va a tener que cambiar por una realidad de arroz. Gane el que gane el ajuste es una fija más grande que Messi en el barsa, pero que te lo quieran vender como una gesta heroica no lo va a hacer menos doloroso que si te lo camuflan con globos.
“Porque, como dice @alferdez, por supuesto que vamos a cumplir con nuestras deudas pero no esperen que lo hagamos haciendo sufrir al pueblo argentino. Que nadie espere que lo hagamos a costa del pueblo argentino.”
¿Entonces quién paga? Acá la cosa se pone peluda, porque alguien va a tener que poner la biyuya. Llegado el momento, ojalá caer del lado del pueblo que se la lleva gratis, y no del lado oligárquico al que van a ir a bolsiquear para acomodar las cuentas.
“Va a requerir un nuevo orden y un nuevo contrato social, de todos en la medida de sus responsabilidades, porque cuanto más tenés, más responsabilidades se tiene.”
¡Acá está la cosa! Entonces, los de menos posibilidades serán el pueblo, los de más posibilidades los que pongan la tarasca. Los que gobiernan van a estar haciendo la plancha: no van a pagar tributos, van a vivir de los tributos de todos y van a decidir en qué se gasta lo que sacan.
Ojo, amigo lector, que al menos acá no va a encontrar a un crítico de los impuestos progresivos, pero sí a alguien que está en contra de los impostores progresistas, esos que te cobran diciendo que es para todos aunque después se la terminen llevando ellos.
“Así como a los políticos nos dicen que cuanto más alto estamos en el nivel, desde un intendente o un gobernador o un presidente, más responsabilidades tenemos. Y es cierto, cuando uno es presidente, cuando uno es gobernador, tiene más responsabilidades que el resto.”
En realidad, uno es responsable en la medida de las funciones que acepta. Un presidente o un gobernador sí son más responsables que un ciudadano, porque sus decisiones afectan a más gente. No puede ser lo mismo un ciudadano que no quiere votar que un presidente que no quiere dejar votar.
“Pero también los actores económicos deben entender que cuanto más favorecidos y más dinero tienen, más responsables son también para ayudar a que la Argentina salga adelante.”
Acá ya está más claro que el agua, amigo lector. La igualdad ante la ley parece ser un relato occidental colonialista que no sirve para estos nuevos tiempos. ¿Derecho a la propiedad y de la propiedad? A donde vamos no necesitamos esos artilugios burgueses.
“Esta es la clave de los tiempos que vienen y que todos seguramente con inteligencia, con capacidad y con solidaridad vamos a poder construir. Un nuevo orden, de eso se trata lo que queremos hacer, con todos y con todas.”
Si en los tuits anteriores había que hacer un esfuerzo interpretativo, acá es casi el artículo primero de la carta de expropiaciones de la nueva República Socialista Democrática Bolivariana Popular Plurinacional de Argentina. Relájese. Si le toca pueblo, será bienvenido.



Dejar respuesta