Negri designa a su hijo como jefe de campaña

El concejal Juan Negri completará el “comando colegiado” que llevará adelante la estrategia para las elecciones de octubre en Córdoba.

Por Yanina Passero
[email protected]

El presidente Mauricio Macri pisó la provincia horas antes del comienzo formal de la campaña electoral previsto para este sábado. Su discurso, su agenda, discurrió en clave electoral. Prometió el balotaje.
El optimismo del referente de la alianza Juntos por el Cambio contrasta con los pronósticos que varios dirigentes expectables realizan en la confidencialidad del off de the record. No imaginan cómo harán para movilizar estructuras partidarias golpeadas por los “ninguneos” de la Casa Rosada a los socios, en especial a los radicales; o bien, cómo revertirán la certeza de que será una tarea homérica revertir o achicar la ventaja que sacó el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.
En especial en política, sin incentivos, sin aroma a poder, es muy complicado movilizar. En concreto, varios dirigentes alertaron de la escasa participación de militantes y referentes de la actividad programa para el sábado pasado.
La actividad territorial programada implicaba colocar mesas y sombrillas por varios puntos de la ciudad para sumar fiscales. La propuesta pasó absolutamente desapercibida por la escasa concurrencia de sus promotores.
Mantener la motivación asoma primordial para defender el triunfo en Córdoba. Se sabe que el kirchnerismo redoblará esfuerzos y Macri contestará con giras permanentes en el único distrito del interior que ganó en las PASO. La responsabilidad de la campaña la tendrá el concejal Juan Negri.
Fue designado por su padre y primer candidato a diputado, luego que los popes de Juntos por el Cambio le cedieran la titularidad de la campaña.
La actitud endogámica no sorprende en el radicalismo, aunque desde la Casa Rosada tomaron sus reservas al no “degradar” a la senadora Laura Rodríguez Machado, quien estará a cargo de coordinar la campaña del Presidente o sus ministros en el distrito. En tanto, el mestrismo prefirió evitar mover el avispero al designar como coordinador al exfuncionario municipal Facundo Cortés Olmedo.
Negri (h), Rodríguez Machado, Cortés Olmedo y los presidentes de las fuerzas políticas aliadas completarán la mesa que marcará el pulso de las acciones proselitistas.
Hasta el momento, la única bajada de línea que llegó desde Balcarce 50 pide a la dirigencia de Juntos por el Cambio (en especial a los Negri), que “coordinen la campaña local haciendo hincapié en la unidad del espacio”. La definición corresponde a una alta fuente nacional que frecuenta diariamente los despachos centrales de la Casa Rosada.
En la última visita, Macri atendió con dedicación a cada uno de los aliados locales. El intendente Ramón Mestre ostento, esta vez, el rol de anfitrión. En tanto, Negri lo escoltó en cada instancia de la agenda.
Ahora bien, en momentos de crisis política, pedir unidad a los aliancistas es toda una osadía. Demostraron sus problemas de “convivencia” para la elección provincial y municipal; intentaron superar sus rencores en la campaña por las PASO, pero la derrota les da un baño de realismo: son varios los que ya bosquejan su futuro político por fuera de este experimento que nació en Marcos Juárez, en 2014.

Pichetto, en contra de la emergencia alimentaria
El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, afirmó hoy que “no tiene sentido” sancionar una ley de emergencia alimentaria porque la contención “está dada por toda la estructura social” del gobierno en cabeza de la ministra Carolina Stanley que “se ocupa permanentemente”.
Las provincias, agregó, también “tienen que hacer una tarea de solidaridad con sectores carenciados” pero se quejó de que la oposición quiera “dictar una ley de emergencia alimentaria masiva en la Argentina como si fuera Biafra”.
“Yo no discuto que hay problemas, pero tampoco falta la presencia del Estado, que está siempre, está ayudando con todo, pero dictar una emergencia alimentaria en todo el país no corresponde. Puede haber algunos bolsones, algunos sectores, espacios donde hay que hacer un trabajo con los estados provinciales. No creo haya necesidad de una ley nacional. Los debates se llevan al extremo en la Argentina”.
En diálogo con La Red, Pichetto destacó que hay sectores para los cuales “el Estado hace un esfuerzo extraordinario y es una de las causas del endeudamiento público mantener el sistema de seguridad social en la argentina: 65 por ciento del total del presupuesto está comprendido ahí en planes, cooperativas de la pobreza, cartoneros, multinacionales del cartón”.
Sobre las protestas que se realizaron ayer ante la sede de Desarrollo Social, en la avenida 9 de Julio, respondió que “forman parte de espacios dirigidos a conmocionar el espacio público, a ayudar a debilitar un poco más al gobierno”.