Reproches mestristas por logística electoral del PRO

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Lo más granado del mestrismo se reunió ayer en el quincho del Palacio 6 de Julio para analizar el proceso electoral que vive el país (entre las PASO y la primera vuelta de octubre). Se escucharon cuestionamientos a la organización de la campaña de agosto, que estuvo a cargo de los macristas.

El encuentro fue encabezado por el anfitrión y jefe político del grupo Confluencia, el intendente Ramón Mestre (la presidente es Silvina Leonelli). Entre otros, participaron los candidatos a diputados nacionales del mestrismo, como Hugo Romero; los actuales miembros de la Cámara Baja, Diego Mestre, Brenda Austin, Olga Rista y Soledad Carrizo; el presidente del Comité Capital, Pablo Romero; intendentes , como Javier Monte (Río Segundo) y Ariel Grich (Monte de los Gauchos); y funcionarios municipales, como Cecilia Aro (secretaria de Gobierno) y Daniel Arzani (secretario general).

En el mestrismo celebran que la alianza Juntos por el Cambio haya obtenido contundentes victorias a nivel provincial y de la ciudad de Córdoba, pero la derrota nacional oscurece las perspectivas hacia octubre. De todos modos, consideraron ayer que debe hacerse todo lo posible para incluso aumentar la diferencia sobre el kirchnerismo en todo el territorio cordobés, lo cual de paso ratificará el peso del radicalismo. Desde el PRO, luego del 11 de agosto, hubo críticas hacia el mestrismo, acusándolo de no haberse dedicado con seriedad a la fiscalización. Ayer, Mestre y los suyos coincidieron en que el esfuerzo se hizo tanto como el macrismo lo permitió. Entienden en el oficialismo de la UCR que falló notablemente la logística preelectoral, que estuvo a cargo del PRO (el timón lo manejaban desde Buenos Aires y la jefa de campaña fue la senadora nacional Laura Rodríguez Machado). Entre los principales señalamientos que se verbalizaron en el quincho del Palacio 6 de Julio se mencionó la desorganización en el reparto de responsabilidades por escuelas para la fiscalización, lo cual habría quedado al descubierto en que el escrutinio definitivo permitió recuperar miles de votos. Tampoco tenía la dirigencia territorial los materiales de campaña que son necesarios para el paseo casa por casa, actividad que el propio jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, reconoció que fue tenida por poco importante. Tanto así que Peña admitió que la campaña hacia octubre tendrá mucho de las características que el radicalismo le pone.



Menos redes sociales y más calle.

De hecho, en Córdoba, se vislumbra un cambio de mano en la conducción de la campaña, que estará a cargo del diputado nacional Mario Negri, o de quien él designe. Algo se habló también del futuro político, aunque de manera especulativa porque así será hasta conocido el desenlace de octubre. Igualmente, se ratificó que el mestrismo es el sector mayoritario de la Unión Cívica Radical, y que debe sostener las conducciones de los comités Central de la Provincia y de la Capital. Y si alguien se opone, ya desafían a elecciones internas para definir supremacías. El otro grupo Mientras tanto, en los últimos días hubo una nueva reunión entre dirigentes radicales no mestristas que buscan conformar un polo opositor a la conducción del actual intendente de Córdoba. La reunión fue esta vez sin negristas, y la compartieron los legisladores provinciales Orlando Arduh y Javier Bee Sellares (que están conformando un nuevo grupo interno) y el ex candidato a intendente Rodrigo de Loredo (por Marea Radical).

Apoyo a Macri

El frente oficialista Juntos por el Cambio emitió ayer una declaración en la que afirma que las nuevas normas sobre el control de cambios “no son medidas” que el gobierno de Mauricio Macri hubiera tomado “en condiciones normales”. “No son medidas que hubiéramos tomado en condiciones normales pero reconocemos que estamos en una situación inusual y que lo más importante es cuidar los ahorros y la seguridad de todos los argentinos”, señala el frente en una declaración difundida en su cuenta oficial deTwitter.



Dejar respuesta