La emergencia alimentaria abre brecha en el oficialismo legislativo

Un sector respalda un proyecto que insta a los diputados y senadores cordobeses que apoyen la ley emergenicia alimentaria en el Congreso. Va en la línea del aprobado repudio a Macri por sus declaraciones luego de las Paso, pero no todos acuerdan en el bloque UPC.

Por Bettina Marengo

Un sector del oficialismo en la Legislatura provincial promueve la aprobación de la Emergencia Alimentaria nacional en el Congreso de la Nación mediante un proyecto de apoyo a la medida desde Córdoba. La emergencia alimentaria es un reclamo de la Iglesia Católica y su instancia parlamentaria es impuslsada por gran parte de la oposición a Mauricio Macri: desde Roberto Lavagna al peronismo, pasando por organizaciones sociales como Barrios de Pie o la CTEP. Con la última devaluación, los especialistas en el tema aseguran que la próxima medición del Indec podría mostrar que la tasa de pobreza por ingresos se acerca al 40%. Esto es, millones de argentinos que no ganan lo suficiente para adquirir la canasta básica.
El proyecto local lleva la firma de la legisladora Ilda Bustos, pero la posición de la dirigente gremial cuenta con el apoyo de un grupo de pares que se posicionan abiertamente contra el gobierno nacional. La iniciativa expresa preocupación por la situación social nacional e insta a los diputados y senadores por Córdoba a respaldar la emergencia en el Parlamento. 
El proyecto de Bustos aún no tiene estado parlamentario, y ayer el presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González, le dijo al diario Alfil que el tema no está en agenda. Un legislador que habló con este medio sostuvo que todo el bloque está de acuerdo con el diagnóstico de la situación social, pero que la conducción legislativa, que reporta directamente a El Panal, quiere evitar una toma de posición que muestre al gobierno provincial enfrentado con el ya golpeado Macri. 
La posibilidad de lanzar el proyecto con el bloque de Hacemos por Córdoba dividido es una opción que algunos legisladores evaluán, pero que al cierre de esta nota no se veía posible.
Curiosamente, la iniciativa no salió del bloque Unidad Ciudadana, que representa al kirchnerismo cordobés, cuyo lugar de oposición al macrismo está bien definido. El bloque se reúne hoy y del encuentro participaría Franco Saillén, en su primer contacto legislativo tras la imputación de la semana pasada por supuesto lavado de dinero. Todas las energías del espacio parecen destinadas a abordar el impacto político del affaire judicial.
Bustos, dirigente de origen gremialista, a la sazón integrante de la conducción de la CGT Córdoba, fue la autora de un proyecto muy crítico a Macri aprobado la semana siguiente a las Paso, que acompañó sin fisuras el bloque de Hacemos por Córdoba. 
En esa declaración, la Legislatura repudió los dichos del presidente de la Nación al responsabilizar por la corrida bancaria y la suba del dólar al resultado de las urnas y a la oposición que «ganó» las primarias. El texto le endilga a Macri una «responsabilidad que le es propia por las nefastas consecuencias de las política económica implementadas por su gobieno» y lo acusa de poner en riesgo «la democracia y la paz social». 
Algunos legisladores aseguran que al jefe del bloque, Carlos Gutiérrez, y a González «se les pasó involutariamente» el texto de aquel repudio, algo poco probable para experimentados dirigentes como el riocuartense y el dolorense. De hecho, es difícil que el proyecto haya llegado al recinto sin una consulta con el Centro Cívico.
Ahora, con la emergencia alimentaria que la oposición quiere comenzar a debatir esta semana en la Cámara baja, el oficialismo provincial puede dar otra clara señal de distanciamiento, cuando no de ruptura, con Juntos por el Cambio. O evitar ese paso. En cualquier caso, la pregunta de fondo es cómo se pararán los diputados del PJ provincial esta semana frente a la reprogramación de la deuda que impulsa el Ejecutivo nacional y ante la emergencia que llevará la oposición.
Los legisladores cordobeses que fogonean el proyecto creen que es buen momento para marcar una mayor proximidad con el peronismo nacional y con la candidatura presidencial de Alberto Fernández. Justamente, un paso que por ahora el gobernador Juan Schiaretti evitará dar, a la espera de los resultados de octubre. Aunque habrá que esperar la evolución de las iniciativas, los informantes que hablaron con ese diario indicaron que la decisión de El Panal no se saldría de los buenos vínculos con la Casa Rosada.



Dejar respuesta