Preludio de elecciones en Instituto, con Asamblea aprobada

En Alta Córdoba, este domingo tres listas buscarán acceder a la presidencia: el oficialismo con Castoldi y las dos ramas opositoras, con Roqué y Brito como referentes principales. Con los ejercicios de memoria y balance acomodados gracias a la venta de Klimowicz, el desafío es entender la manera de subsistencia en un club con Concurso Preventivo y obligaciones deportivas.

Por Federico Jelic

En medio de una agitada semana en lo deportivo, institucional y electoral-político en Instituto, al menos hubo avances de gestión o mejor dicho, en pos de mantener los ejercicios contables al día. Es que justo en el preludio de los comicios y la renovación de autoridades, la dirigencia consiguió la aprobación de balance y memoria en la Asamblea General Ordinaria y Extraordinaria celebrada en el gimnasio “Ángel Sandrín”, como cierre de ciclo de un mandato del presidente Gastón Defagot que superó los plazos en virtud de las postergaciones del acto eleccionario.
De esa forma, ya se pudo presentir lo que será el clima proselitista en Alta Córdoba, donde tres listas pugnarán para ser conducción de Instituto y, como saldo de la Asamblea, quedó en claro la necesidad de transferencias de futbolistas para poder equilibrar la economía de la entidad. La venta de Mateo Klimowicz al fútbol alemán fue como una lluvia en el Amazonas incendiado de hoy o maná del cielo en tiempos bíblicos. Y, según los últimos papeles, el déficit operativo mensual de Instituto es de tres millones y medio de pesos. Este escenario no variará en relación a la lista que resulte legitimada como ganadora por el socio de la “Gloria”, vale aclararlo.
Cerca de 300 socios se dieron cita en la Asamblea, con referentes de las principales fuerzas políticas, donde al final la aprobación se dio de manera unánime, a pesar de que instantes previos hubo riesgo de pasar a cuarto intermedio, ya que la cantidad de concurrentes no superaba el 10 por ciento del padrón, como indica el estatuto. Aparecieron los socios restantes y listo, firma y a cambiar de página (contable).
Ahora, sin lugar a dudas, la última imagen denota la necesidad de gestión permanente que tendrá el nuevo proceso dirigencial por delante, en un club con un Concurso Preventivo controlado (ya se abonó la primera cuota a los acreedores de casi 4 millones de pesos), aunque con muchas necesidades. Hoy, en el club hay más erogaciones que ingresos. Será cuestión de encontrar paliativos, aunque por el momento en Alta Córdoba, la estampita lleva el nombre de Mateo Klimowicz.
Estado de situación real
Entre lo más destacado de la Asamblea estuvo la aprobación general para modificar el artículo 7 del estatuto con respecto al impuesto a las ganancias, cuya derogación le permitirá a club la exención de asumir esos gravámenes en caso de una futura transferencia de algún futbolista.
El saldo, más que nada, se trató de un estado de situación real y sin maquillaje. De no ser por Klimowicz, las cuentas estarían en rojo. Reconocido esto por la propia dirigencia. El contador Javier Feigin lo ilustró de la mejor forma posible con una metáfora sobre esa transacción: “Sirvió para salir mejor peinados en la foto del final”.
Resta cobrar 500 mil euros de esa operación y casi 26 millones de pesos que ingresarán por el reconocimiento del 20 por ciento de los derechos económicos de Mateo García, transferido de Las Palmas de España a Estrella Roja de Belgrado (Serbia). A esto se le debe sumar el mecanismo de solidaridad. Para nada despreciable como para afrontar las primeras tormentas del nuevo ciclo.
Al final de la Asamblea, hubo un minuto de silencio para despedir a modo de homenaje al DT Héctor “Chulo” Rivoira, gestor del último ascenso de Instituto a Primera División en 2004; y anoche contra Sarmiento, en la presentación en casa (con aroma a política en las tribunas), también se le rindió un emotivo tributo.

La hora de las urnas
En total, 3.435 socios están habilitados en el padrón electoral para sufragar el domingo. El oficialismo buscará retener el poder con la fórmula Roberto Castoldi-Mariano Carbonari, más el hombre fuerte del básquetbol, Juan Manuel Cavagliatto, con “Agrupación Centenario”. Una lista que buscó sumar a varios integrantes de antiguas comisiones directivas, como resultado también de la Subcomisión de Fútbol que armó el plantel superior en esta temporada. Los acompañan, sin ser parte formal de la lista, los exdirigentes Paco Ruiz y José Theaux, entre otros, más el controvertido Juan de Dios Castro.
Otros de los contendientes son Tomás Roqué junto a Pablo Calfayán en “Renovación Albirroja”. Con miembros principalmente del ciclo de Ricardo Morellato en su paso por la presidencia, más el apoyo implícito de los socios notables Atilio y Daniel Pedraglio. Es que hubo una ruptura dentro del oficialismo, circunstancia que se pudo apreciar desde la ausencia de ambos en la Subcomisión de Fútbol, más allá de otros factores ideológicos que propiciaron la interna y ese desenlace. Matías Brizuela, vice de esta rama política, es precisamente hombre de Pedraglio, ya que junto a la Subcomisión de Infraestructura armó los planos y los proyectos de las obras de remodelación en el estadio de Alta Córdoba y La Agustina.
El espacio restante con apetencias de ser gobierno de Instituto es de un viejo conocido en estas arenas: Félix Brito. Lo acompañará en la vicepresidencia un exjugador, ídolo y ex DT como Daniel “Chiquito” Jiménez, segundo goleador de la historia del club “Glorioso” en certámenes de AFA. Desde hace tiempo, su nombre sonaba en el ambiente y finalmente se constituyó dentro de la trinchera de Brito, quien fue candidato a presidente en 2008, en los escrutinios que coronaron a Juan Carlos Barrera.
¿Y Gustavo Beggiato qué hará? De ser casi parte del grupo de Roqué, a quien iba a apoyar en las frustradas elecciones postergadas de junio, a bajarse por completo de la escena. Si el oficialismo no se presentaba, incluso los trascendidos lo ubicaban como candidato a presidente de ese espacio o vice como mínimo. Desde su círculo argumentan que no participará políticamente con nadie en virtud de darle prioridad a sus asuntos empresariales. Solo que, como actualmente es vocal de la comisión y herramienta también de la Subcomisión de Fútbol, es difícil no suponer que le dé su abrigo a Castoldi. Algunos, incluso, lo aseguran a pesar de la gran cintura política y diplomática del hombre fuerte de la industria turística.
Los dados están en el cubilete. Las cartas, ya mostradas, en el tablero. El socio de Instituto será responsable de elegir sus nuevas autoridades, con tres alternativas en danza, por los próximos tres años, cuyo ganador sabrá que tendrá los frentes deportivos, financieros y políticos como urgencias fundamentales para sacar adelante a la institución.



Dejar respuesta