Chacón teje para Urbano camino a las elecciones en CGT

El secretario general de Comercio avala la candidatura de su par de la UOM para suceder a José Pihen al frente de la CGT, e intenta estrechar lazos entre el MOC (Movimiento Obrero Cordobés) y los demás espacios gremiales para sumar respaldos.

Por Felipe Osman
[email protected]

cgtEl intenso calendario electoral de 2019 no terminará, al menos en la provincia, el 27 de octubre. Después del domingo que concentra la atención de todo el país llegará, en algún momento de noviembre, otra elección, más discreta, pero a la que el gremialismo local prestará especial interés: las elecciones en la CGT Regional Córdoba.

Entre quienes ya han declarado sus intenciones de suceder al actual secretario general de la central obrera, José “Pepe” Pihen, está el titular de la Unión Obrera Metalúrgica, Rubén Urbano, que cuenta con el respaldo de Pablo Cachón, líder de Agec, principal armador del Movimiento Obrero de Córdoba, y actual candidato a diputado nacional por el Frente de Todos, lugar al que llegó por obra y gracia de Sergio Massa.

En segundo término, también aparece anotado a la carrera Sergio Fittipaldi, secretario general de Soelsac (Limpieza) y de las 62 Organizaciones Peronistas, espacio que conduce junto al abogado penalista Ricardo Moreno, que oficia de secretario político de la organización.



Por su parte, el Movimiento Sindical para la Justicia Social y el Trabajo, que lideran Ilda Bustos (Gráficos), Héctor Morcillo (Alimentación) y Raúl Ferro (Asociación Bancaria), no ha anunciado aún sus intenciones de postural a alguno de sus ideólogos para tomar las riendas de la central obrera, pero nada obsta a que lo haga en las próximas semanas.

En este contexto Chacón busca estrechar lazos con los espacios gremiales que cohabitan en la provincia y que cuentan, entre sus miembros, con sindicatos que tendrán voto en la asamblea que definirá al próximo secretario general de la CGT.

Tras el cierre de listas que lo ungió como tercer candidato del Frente de Todos, las relaciones de Chacón con los Saillen y con Bustos quedaron gravemente resentidas. Es que tanto Franco Saillen, hijo del cacique de los recolectores, como la secretaria general de Gráficos pretendían el lugar que terminó consiguiendo el líder de Agec, y tras el anuncio de que Bustos se quedaba afuera de la lista y Franco caía hasta el quinto lugar ambos apuntaron durísimas críticas contra Chacón.

Pero la campaña previa a las primarias parece haber funcionado como un bálsamo para las heridas que dejó el cierre de listas. Y los Saillen llegaron incluso a fotografiarse junto a Chacón, después de haberlo acusado como un traidor al movimiento obrero. Una breve charla que ambos compartieron con Sergio Massa en una de sus visitas a la provincia parece haber obrado la mágica reconciliación.

Así las cosas, Chacón ya habría conseguido achicar con quien semanas atrás aparecía como su principal detractor dentro de la escena gremial. Y también ha entablado contactos con las 62 organizaciones que conduce Sergio Fittipaldi.

Esta negociación, sin embargo, se adivina más complicada. La CGT Rodríguez Peña, espacio que conduce Saillen (padre) no tiene mayores aspiraciones en torno a la CGT Regional Córdoba. Fittipladi sí. Y además dice contar con un significativo caudal de votos en la asamblea donde se decida el próximo secretario general. Con lo que desalentarlo para sumarlo a su estrategia no resultará fácil.

De lograr avances en estas tratativas, quedará en evidencia que Chacón busca aislar a Pihen para ganar la pulseada en noviembre, pero esto -repetimos- no luce aún como un plan infalible ni mucho menos.

En frente a la red que teje el líder de Agec está el oficialismo. Pihen es quien hoy maneja los resortes de la CGT, y cercanos colaboradores del gremialista dicen estar convencidos de que una amplia mayoría de los gremios que integran la CGT respaldarán su candidatura y no otra cuando llegue el momento de contar los porotos.

Más aún, entienden que la lejanía de Pihen con los sindicatos que integran el Movimiento Sindical para la Justicia Social y el Trabajo es una cuestión circunstancial, propia de los tiempos electorales, y que pronto la relación del titular de la CGT con los secretarios generales que se encolumnaron detrás de esta facción lograran reconducirse.



Dejar respuesta