Primer acercamiento Schiaretti-Fernández

El mandatario recibió un llamado del presidenciable. Se habló de una “buena charla”, pero sin profundizar sobre su contenido. Se especula que, entre los temas de conversación, estuvieron el impacto de las recientes medidas económicas nacionales en las finanzas locales y la reunión que hoy mantendrá buena parte de los gobernadores PJ en Buenos Aires. El PJ también reunió a sus intendentes.

Por Felipe Osman

Después de un resultado electoral que prácticamente ubica a Alberto Fernández en las escaleras de la Casa Rosada, el presidenciable llamó durante el fin de semana al gobernador cordobés, buscando un primer acercamiento “post-PASO” con el mandatario.
Desde ambos espacios aseguran que se trató de “una buena charla”, pero los comunicados oficiales de cada una de las partes evitaron reparar en el contenido de una conversación en la que, se especula, estuvieron presentes dos asuntos centrales: el primero, el grave impacto que las provincias esperan como consecuencia de las medidas económicas recientemente anunciadas por el gobierno nacional, que implicarán un considerable descenso de los recursos que reciben por coparticipación.
El segundo, probablemente haya sido la reunión que hoy mantendrán buena parte de los gobernadores justicialistas en tierras porteñas, en el Consejo Federal de Inversiones, desde donde analizarán -precisamente- las consecuencias de estas medidas. Se descuenta que Juan Schiaretti no será de la partida, pero resulta también muy probable que si haya un emisario de la Provincia, alguien de perfil técnico y perteneciente a la cartera de Hacienda.
Pero mientras Schiaretti balancea su relación con quien seguramente ocupará el sillón de Rivadavia a partir del 10 de diciembre, el oficialismo provincial también debe ocuparse de afinar su estrategia para afrontar el próximo turno electoral, las generales del 27 de octubre.
Hacemos por Córdoba concurrió a las urnas el pasado 11 de agosto en un contexto francamente adverso. Sin tramo presidencial en una elección que se polarizó desde el momento 0, el PJ llevó a cada cuarto oscuro una parva de boletas “amputadas” que sólo ofrecían el tramo legislativo, y cosechó, en términos relativos, muy buenos resultados, por encima incluso de sus propias expectativas.
Pero las primarias son primarias o, en palabras del propio gobernador, “un amistoso”, y será recién en octubre cuando el oficialismo vaya a pelear “por los puntos”, a definir cuantos diputados podrá sentar en el parlamento a partir de diciembre.
El peronismo ya se pertrecha para el 27-O, y para redefinir objetivos y estrategias celebró ayer una reunión de la que participaron el ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, los diputados nacionales, Martín Llaryora y Paulo Cassinerio, y los legisladores Oscar González y Carlos Gutiérrez, junto al bloque de intendentes de Hacemos por Córdoba.
La junta tuvo dos ejes principales. El primero de ellos, el análisis de la situación económica de los municipios en función de la recesión y la caída de los recursos coparticipables. En relación a este apartado el gobierno se comprometió a trabajar codo a codo con los jefes comunales y realizar un seguimiento diario del asunto.
El segundo punto abordado fue, desde luego, la cuestión electoral.
Los candidatos empezaron por agradecer el trabajo llevado a cabo por los referentes territoriales para impulsar la boleta corta, con todas las dificultades que hacerlo implica. Se mostraron satisfechos con los resultados logrados el 11-A y, a renglón seguido, instaron a cada uno de ellos a redoblar esfuerzos para consolidar las dos bancas que -de repetirse los números de las PASO, el oficialismo conseguiría en la Cámara Baja- y sumar avales en el interior.
Los alfiles de El Panal esperan, como objetivo de mínima, que los departamentos que estuvieron por debajo de la performance lograda por el PJ a nivel provincial nivelen hacia arriba redoblando esfuerzos, y que aquellos departamentos en los que la boleta corta tuvo un desempeño por encima de la media, focalicen ahora sus energías en “hacer docencia”, instruyendo a los vecinos sobre el corte de boleta, ya que la fiscalización ideada por el PJ habría dado cuenta de muchos casos en los que el votante juntó en el sobre la boleta completa de otra fuerza y la boleta corta “de Juan”.
Estos casos, entienden desde el justicialismo, reflejan una voluntad inequívoca del votante de respaldar a los candidatos a diputados de Hacemos por Córdoba y a un presidenciable de otro espacio, pero no son computados al quedar anulado el tramo legislativo.



Dejar respuesta