Las reservas se usarán para defender un dólar “racional”

Nuevo diálogo entre Macri y Fernández. Lacunza y Sandleris fueron más explícitos en cuál es el objetivo que buscan que en el modo en que lo harán. Todavía nadie puede asegurar si alcanzarán esa meta; mucho depende de lo que diga Alberto Fernández. El Gobierno ratificó que mantiene el acuerdo con el FMI.

Por Gabriela Origlia

El flamante ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, dieron conferencias de prensa antes de que abrieran los mercados para ratificar que seguirán haciendo lo que venían realizando desde que Mauricio Macri perdió las PASO el domingo. El BCRA afirmó que seguirá interviniendo por encima de lo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) como lo hizo la semana pasada pero sin explicarlo. Más tarde, el Presidente y Alberto Fernández volvieron a conversar y, después, Lacunza se reunió con Marcos Lavagna y Matías Kulfas.
Es decir, usarán reservas y tasa de interés para estabilizar el dólar. Puede interpretarse que no “quemarán” reservas para sostener un precio irreal del dólar, sí para que no supere los $60. Hasta ahora el Fondo dio más discrecionalidad al BCRA para que intervenga en el mercado cambiario, pero hay reticiencia a que se priorice esa idea por sobre el pago de la deuda.
La “traducción” de los dichos implicaría que si el precio del dólar alcanza niveles de “irracionalidad” el Central no usará sus balas, sino que esperará a que sea el propio valor el que desinfle la demanda. Los $60 -que el propio Alberto Fernández consideró como “razonable”- sería el precio a defender. El BCRA cuenta con unos US$20.000 millones de reservas netas, cifra que los analistas entienden como suficiente para enfrentar corridas.
Ambos funcionarios fueron más explícitos en cuál es el objetivo que buscan que en el modo en que lo harán. Más que anunciar medidas intentaron llevar tranquilidad a los mercados y a la gente. Todavía nadie puede asegurar si alcanzarán esa meta.
Lacunza planteó que cumplirán el acuerdo con el FMI, que ya se comunicó con los directivos de la institución; sostuvo que las metas se cumplirán porque los anuncios se financiarán con reasignaciones de partidas y por el aumento de la recaudación por la suba de inflación. Dijo que julio dio superávit primario y agosto cerraría igual. De esta manera intentó llevar tranquilidad de que no hay desvío de la meta fiscal.
A los pocos minutos, el vocero del Fondo Gerry Rice, dijo: “Seguimos de cerca los desarrollos recientes en Argentina y estamos en diálogo continuo con las autoridades mientras trabajan en sus planes de políticas para abordar la difícil situación que enfrenta el país”. Agregó que “un equipo del FMI viajará a Buenos Aires pronto”.
El otro factor que estuvo presente en las conferencias fue el rol que juegan las declaraciones de Fernández: los funcionarios admitieron implícitamente que deben “administrar” las consecuencias que generan. Los analistas internacionales coinciden en que en la actualidad pesan más las definiciones de los ganadores de las PASO que las del propio Gobierno. Eso explica que el lunes por la tarde Guillermo Nielsen, a pedido del propio candidato, saliera a aclarar lo que él le había dicho a Clarín respecto de renegociar la deuda.
Lacunza sostuvo que: “Es evidente que el proceso electoral no es indiferente a la estabilidad cambiaria y como el mercado presta más atención al futuro que al presente, es tan importante de lo que pueda hacer el Gobierno como lo que pueda hacer la oposición. Como no creemos en nombres mesiánicos ni hombres omnipotentes, el Presidente me ha pedido que convocara a los referentes económicos de todos los espacios que compiten en estas elecciones para ponernos de acuerdo como hombres de Estado en algunas condiciones básicas para preservar esta estabilidad”.
Sandleris hizo referencia a la inflación. “Tenemos que ser realistas. El salto reciente en el tipo de cambio ya está teniendo un impacto negativo en los precios: se va interrumpir el proceso de desinflación de los últimos cuatro meses”, sostuvo. Y agregó: “La inflación subirá, lamentablemente, en agosto y septiembre”.
También buscó llevar tranquilidad a los depositantes en dólares. “Los bancos están sólidos y líquidos en dólares. La mitad de depósitos están en el Central a disposición de los bancos. El resto, prestado a exportadores o en los bancos”.



Dejar respuesta