Deloredistas ya no aportan a tesoro UCR (secuela electoral)

Tres legisladores y otros funcionarios dejaron de contribuir con el 5 % de sus sueldos. Acusan que el partido no colaboró con los gastos de la campaña “De Loredo intendente”

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Esteban Bría y Elisa Caffaratti

Los legisladores Elisa Caffaratti, Amalia Vagni y Gustavo Carrara, la directora del bloque, Sofía Aguad, y el vocal del Tribunal de Cuentas, Esteban Bría, ya no colaboran con el tesoro de la Unión Cívica Radical. La decisión, que causó malestar en el Comité Central, es una consecuencia del turbulento año electoral.
La Carta Orgánica de la Unión Cívica Radical establece como una obligación que aquellos afiliados que ocupen cargos en los poderes Ejecutivo o Legislativo aporten de sus ingresos estatales al tesoro del partido. Actualmente, la cuota está fijada en el 5 por ciento de la dieta o sueldo.
El artículo 75 advierte que “el incumplimiento de esa obligación a cargo del afiliado lo inhabilitará hasta tanto regularice su situación para ser candidato a cargos electivos y/o partidarios, sin perjuicio de la elevación de los antecedentes al Tribunal de Conducta Partidario”. De todos modos, por ahora a nadie habrá de preocupar estar impedido de ser candidato a algo.
Caffarati, Vagni, Carrara, Aguad y Bría notificaron en las secretarías administrativas de la Legislatura y del Tribunal de Cuentas, según el caso, que ya no quieren que les sigan descontando fondos propios para donar a la UCR, partido del que todos ellos son afiliados.
La noticia causó sorpresa en el Comité Central, en especial entre los mestristas que son el oficialismo partidario. La pérdida de ingresos para las arcas de la UCR sería del orden de los 25 mil pesos mensuales.
En la Casa Radical difundieron ayer la noticia y, también, se escucharon ironías acerca de si los deloredistas (o aguadistas) han decidido trasladar sus donaciones al PRO. No es así, claro, pero la demorada explosión interna por la debacle electoral provincial y municipal da lugar a todo tipo de dolorosas y exageradas interpretaciones, que igualmente están basadas en un dato histórico: los dirigentes de Marea Radical muchas veces han parecido más cómodos con los macristas que con sus propios correligionarios.
Uno de los cinco disidentes del tesoro radical confirmó que tomaron esa medida con sus salarios, pero aclaró que no porque pretendieran quedarse con la porción que compartían.
“La campaña nos dejó con muchas deudas que tenemos que pagar, y el partido no ayuda”, fue la explicación en estrictísimo off the record porque hacer públicas estos conflictos perjudica en la situación actual del partido y de la alianza Juntos por el Cambio.
Lo llamativo es que Rodrigo de Loredo fue candidato a intendente por la Unión Cívica Radical, acompañando en el renglón partidario a Ramón Mestre, postulado a la Gobernación. Ninguno de los dos tuvo éxito.
Los deloredistas aseguran que el partido no colaboró con los fondos para la campaña de su candidato a intendente, y que como tampoco ahora los ayudan con las deudas, ellos usan el 5 % que antes donaban para cubrir los rojos.
El duelo por los fondos es otro anticipo de lo que ocurrirá en la Unión Cívica Radical una vez que concluya el calendario electoral 2019, en la que con sus socios del PRO (y otros) se juega la continuidad del oficialismo nacional.

Duelo interno
Mestristas y deloredistas siempre fueron rivales en la interna de la Unión Cívica Radical.
El deloredismo, el grupo Marea Radical, surgió como opositor al mestrismo, e incluso el ex legislador provincial quiso enfrentar al actual intendente en una interna en el 2015.
La relación con el macrismo también fue motivo para que ambos sectores internos de la UCR se paren en distintas orillas, pero finalmente terminaron aliados.
¿Cómo pasó?
La Casa Rosada apostó por Mario Negri para la candidatura a gobernador y a Luis Juez para la Intendencia de la ciudad de Córdoba, decisión que colocó de pronto en el mismo lugar a Ramón Mestre y a Rodrigo de Loredo.
Así, ambos terminaron dándose la mano y yendo juntos como candidatos de la Unión Cívica Radical contra los favoritos de la alianza apadrinada por Mauricio Macri y Marcos Peña; una división que solo favoreció a los peronistas Juan Schiaretti y Martín Llaryora.



Dejar respuesta