PJ Capital va por más y prepara cambios en el territorio

Después de un resultado que superó sus propias expectativas en las PASO, el PJ capital redobla la apuesta y prepara cambios en las seccionales para potenciar la lista corta. La dinámica de los acontecimientos indica -entienden- que Juntos por el Cambio perderá votos en octubre, y Hacemos por Córdoba irá por ellos.

Por Felipe Osman

Una semana atrás, el mapa argentino se pintó de celeste -color que identifica al Frente de Todos- en las gráficas que mostraban los resultados de las primarias nacionales. Sólo hubo dos excepciones. Córdoba y Capital Federal siguieron pintadas de amarillo, como las únicas jurisdicciones en las que el oficialismo encarnado por Mauricio Macri había triunfado.
La victoria de la fórmula F-F no fue contundente sólo en los números (apartado en el que arrasó), sino también en el territorio.
Así las cosas, la dinámica de los acontecimientos hace pensar que Juntos por el Cambio profundizará su derrota en octubre. Sería de extrañar que Córdoba no acusara recibo de una espiral descendente que afecte al oficialismo en el resto del país.
Desde luego hay quienes pregonan lo contrario, apostando a que una polarización exacerbada atraiga hacia el macrismo votos que el pasado domingo fueron hacia otras fuerzas. Pero es necesario destacar que, en el caso que tal cosa sucediera, Juntos por el Cambio sumaria votantes “ajenos”, más proclives a cortar boleta.
Hacemos por Córdoba, que observa detenidamente este escenario, ve la chance de mejorar los números cosechados en las PASO, que desde entonces estuvieron por encima de sus expectativas, y piensa en ajustes a su estructura que le permitan potenciar los resultados obtenidos una semana atrás.
Según apuntan fuentes muy allegadas al PJ Capital, en los próximos días presidentes y coordinadores de seccionales se reunirán con Alejandra Vigo, y será entonces cuando se anuncien los cambios que tendrán lugar en la estructura del justicialismo capitalino, que en principio implicarían el cambio de algunos coordinadores que pasarían de una seccional a otra y la adicción de coordinadores a algunas seccionales.
Estas modificaciones, huelga aclararlo, no apuntan a resolver déficits en el armado que trabajó durante la reciente campaña electoral. La evaluación de los resultados cosechados por el oficialismo provincial en las PASO fue ampliamente positiva, y el 16,76 por ciento de los votos que respaldaron la boleta corta llevada por el PJ al cuarto oscuro sobrepasó los pronósticos más optimistas que se trazaron desde El Panal.
Pero el actual escenario hace pensar al justicialismo que en octubre su performance puede potenciarse, yendo a la caza de los sufragios que una semana atrás respaldaron a Juntos por el Cambio, presentando -ahora que el macrismo está en baja- a la boleta corta como un voto inteligente, e incluso necesario, para limitar el poder del kirchnerismo en el Congreso.
En rigor, los objetivos que el peronismo capitalino se plantearía lograr con estos cambios serían, en primer lugar, cuidar el caudal de votos que se logró en las PASO, y en segundo término, disputar respaldos al tramo legislativo de Juntos por el Cambio.
Antes de las primarias, los comandos de campaña ya habían diseñado una estrategia meticulosa que buscada identificar las preferencias de los vecinos en el tramo presidencial para acercarles, puerta por puerta, un voto que reuniera a ese candidato con los candidatos a diputados de Hacemos por Córdoba.
El plan, que demando un trabajo exhaustivo de la estructura del PJ, probó su efectividad. Ahora, en el segundo tramo de la campaña, los esfuerzos estarían primordialmente dirigidos a disputarle terreno a la lista legislativa que lidera Mario Negri.



1 Comentario

  1. Se sigue hablando de kirchnerismo? Cuando van a entender que es un proyecto que trata de ir más allá? Si pasa realmente esto en el panal quiere decir que si alguna vez Córdoba fue el corazón de mi país, la van a transformar en el colon de la Argentina.

Dejar respuesta