Arranca otra semana de fuego para Lacunza

Los gobernadores reclaman por pérdida de recursos por las nuevas medidas; las provincias petroleras y las empresas insisten en el error de congelar el precio de las naftas; llega la misión del FMI y ya se sabe que el acuerdo no se cumple; los gremios piden más que lo que el Gobierno ofrecerá en el Consejo del Salario.

Por Gabriela Origlia

A los primeros días de Hernán Lacunza como ministro de Hacienda le sobran complejidades. El fin de semana lo pasó de reunión en reunión. Ayer, al salir de la que mantuvo con Mauricio Macri y el gabinete, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, dijo que el Presidente le “transmitió las prioridades de la gestión de los próximos meses”. Hoy jurará en el Salón Blanco de Casa Rosada.
Lacunza planteó que en el Gabinete “cada uno tiene propuestas para hacerle al Presidente. Y más en un momento como este. Pero primero vamos a evaluar bien los números y en función del margen que haya, se decidirá” también aclaró que por el momento no había decisión tomada sobre el anticipo de la suba de las jubilaciones previsto por ley para diciembre.
El domingo, con Nicolás Dujovne, repasaron los números y analizaron los vencimientos que debe afrontar la Argentina, unos US$ 7.500 millones LETES en dólares y otros US$ 2.500 millones en Lecaps y Lecer. En el Gobierno hay inquietud porque la semana pasada los plazos fijos cayeron unos $16.000 millones; se supone que buena parte de lo que no se renueva podría ir a dólar.
Los mercados del exterior anticiparon para un día de volatilidad, ya que cayeron los papeles argentinos y aumentó el riesgo país. En este escenario llega la delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI). Ya se descarta una renegociación, la segunda de este Gobierno que incumplió los dos acuerdos firmados. El déficit primario pautado para este año quedó en el olvido.
Los analistas entienden que el Fondo hará el desembolso de US$5400 millones porque corresponde a los números de los meses anteriores, pero para adelante hay que barajar y dar de nuevo. El resultado de las PASO había ratificado que habría renegociación -como anticipaba la mayoría de los analistas- pero las medidas anunciadas la semana pasada lo terminaron de confirmar. El gasto se incrementará en un piso de $50.000 millones.
A las conversaciones con el FMI, se suma otra presión: la de los gobernadores que mañana se reúnen en el Consejo Federal de Inveriones (CFI) y que amenazan con ir a la Corte Suprema de Justicia por el impacto en las transferencias que reciben las provincias por las decisiones nacionales de reducción del IVA y elevación del piso de Ganancias.
Las provincias dejarán de recibir $29.654 millones hasta fin de año según un reporte de la Comisión Federal de Impuestos (CFI); es el 57% del costo fiscal total de las medidas. La Nación perderá el 35,03% del globañl ($18.146 millones) y el resto se reparte entre la seguridad social, el fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) y la AFIP.
Ese cálculo todavía no incluía la eliminación del IVA a una parte de la canasta familiar que podría tener como contrapartida una mejora del consumo. El potencial es porque la pérdida de ingresos podría ser mayor a lo que se recupere por los anuncios oficiales que, además, se concretarán en setiembre y octubre.
Hay presiones extras también de las provincias petroleras por el congelamiento por decreto del precio de las naftas que implican menos regalías y, además, riesgo para inversiones anunciadas.
Otro tema pendiente es la oferta que llevará el Gobierno al Consejo del Salario Mínimo que se reúne el próximo jueves y del que participará Dante Sica. La propuesta del Gobierno sería de un incremento del 30% ($3600 sobre los $12500 que es hoy el mínimo). La CGT pide un piso de $31.000, que se condice con el valor de la canasta básica.
A Lacunza le corresponderá terminar el proyecto de presupuesto 2020 que debe ingresar al Congreso el 15 de setiembre. La dificultad extra por la coyuntura se agrega a la que implica armar un cálculo que lo más probable sea para otra administración. Los números que había empezado a a manejar Dujovne ya son historia; 26,1% de inflación en diciembre de 2020 y un crecimiento de la economía del 3,5% del PBI.



Dejar respuesta