Impulsan fórmula Macri-lista corta (sacrificarían a Juez)

El PJ provincial intentará que la lista corta suba al menos a 20 puntos en octubre, de los 16,7 que sacó en las Paso.

Por Bettina Marengo
[email protected]

La derrota nacional de Mauricio Macri en las Paso del domingo pasado dejó convencidos a los intendentes radicales del interior cordobés que, después del 10 de diciembre, no tienen más paraguas que el que pueda darles el gobierno provincial de Juan Schiaretti. Muchos dan por hecho que en octubre se confirmará la victoria de Alberto Fernández y que el peronista será el próximo presidente, y empezaron a acomodar el cuerpo.
En ese escenario, en el Centro Cívico se especula con un acuerdo con los jefes territoriales del interior para que éstos trabajen el corte de la boleta de Juntos para el Cambio y militen la dupla Macri-Hacemos por Córdoba. Se trata de una estrategia de mutuas conveniencias. Los intendentes, la mayoría con problemas de caja y dependientes de la ayuda financiera del gobierno provincial, se aseguran la buena voluntad de la administración Schiaretti para un año, el 2020, que será de retracción económica, aún si el nuevo gobierno nacional logra sacar al país del actual abismo. En el caso del PJ provincial, la jugada le permitiría crecer los puntos que necesita para garantizarse dos diputados y pelear por el tercero. La lista corta de Hacemos por Córdoba obtuvo el 16,7% de los votos y el objetivo para octubre es llegar a veinte puntos como mínimo.
Según los cálculos de un peronista que habló con este diario, Hacemos por Córdoba puede tomar entre tres y cuatro puntos de la lista macrista que encabeza Mario Negri. La lista de diputados de Juntos para el Cambio sacó 41,13% contra el 48,18% que obtuvo la fórmula presidencial Macri-Pichetto, y el schiarettismo da por sentado que esos siete puntos porcentuales de diferencia fueron a la boleta que lleva en primer lugar al riocuartense Carlos Gutiérrez.
El pato de la boda, en el caso del acuerdo con los intendentes radicales, sería el ex embajador Luis Juez, quinto en la lista de diputados nacionales de Juntos por el Cambio y dueño de la última banca que el sistema D´Hont le otorgó al espacio por los 839.109 votos de las tres listas legislativa que participaron de la primaria. La banca de Juez no parece conmover a la dirigencia radical del interior, que estaría dispuesta a sacrificarla en el altar de la necesidad. Y de la revancha. En el radicalismo le imputan a Juez no haber trabajado en la campaña electoral ni haber comandado a su gente a hacerlo, y haberse ido de vacaciones en plena campaña electoral. Entre asegurarle la segunda banca a Schiaretti (lugar que ocupa la dirigente capitalina Claudia Martínez), o permitirle avanzar hacia una tercera (que sería para el presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González) y trabajar para Juez, los radicales van a elegir la primera opción, aseguran en el PJ.
La paradoja es que si la lista de diputados de Juntos para el Cambio pierde 50 mil votos en octubre, quien puede ganar ese lugar es el Frente de Todos, que pasaría de dos a tres lugares en la Cámara de Diputados. Lo mismo sucedería si la lista de Eduardo Fernández obtiene casi 30 mil votos más sobre los 473.823 que sacó en las Paso. Esa tercera banca del Frente de Todos sería para el sindicalista Pablo Chacón. Para evitar esta alternativa, en El Panal van a hacer trabajar en simultáneo también el corte a los votantes de la lista larga de los Fernández, en interior y Capital, de modo de evitar la transferencia hacia el PJ nacional.
Lo que está claro es que a fines de agosto, cuando el escenario nacional dé un respiro a los ciudadanos, la campaña electoral recomenzará, con distintos parámetros de los que la militancia y la dirigencia tenían hasta ahora. Un foco será puesto en los 65.500l votos nulos que se registraron en el tramo diputados, que en su mayoría son considerados errores de corte. Ahí, el gobierno provincial cree poder recuperar.
En el PJ celebran los 16,7 puntos porque esperaban superar los dos dígitos, pero justos. En Capital, ya comenzaron las reuniones de Alejandra Vigo y los coordinadores de seccionales y circuitos. A los intendentes radicales, se les ofrecerá contención política y sobre todo económica, con Macri fuera del Ejecutivo Nacional y Ramón Mestre en el llano. A los votantes independientes de Macri, que también son votantes de Schiaretti, se los impulsará a cortar boleta. Y con la dirigencia del peronismo territorial que acompañó al Frente de Todos y la lista de Gutiérrez pero no llegaron al guarismo general, habrá ajuste a full con algunas novedades en los próximos días.



1 Comentario

  1. es de miserables pensar solo en lo personal de cada individuo , van de fracaso en fracaso, NO piensan en el pueblo repito piensan en ellos, son mezquinos hasta almas.

Dejar respuesta