UCR demanda más aparato para mejorar en octubre

Pese a la victoria provincial, reconocen fallas en la campaña para las PASO.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

ucrLa victoria de la alianza Juntos por el Cambio en la provincia de Córdoba fue uno de los pocos bálsamos que recibió el presidente Mauricio Macri en la noche del domingo (el otro fue el triunfo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), para aliviar la dura derrota sufrida en todo el país. Sin embargo, los radicales cordobeses admiten que hubo muchos errores en la campaña y que se puede mejorar.

En Córdoba -provincia a la que Macri visitó hasta ahora 21 veces en sus cuatro años de mandato-, Juntos por el Cambio llegó casi al millón de votos (998.253) con el 48,18 % de los votos válidos, superando con holgura al kirchnerista Frente de Todos que consiguió 30,39 % (629.666 votos). Tercero, mucho más lejos, llegó el lavagnista Consenso Federal con 7,91 % (164.034). La ciudad de Córdoba resultó aún más favorable para Juntos por el Cambio respecto del Frente de Todos: 50,48 % (397.916 votos) contra 26,13 % (205.973).

Los dirigentes aliancistas cordobeses celebraron, en medio de la tristeza nacional, haber ratificado a la provincia en la condición de capital macrista.



Pese a ello, hay en la UCR, con una opinión en la que coinciden dirigentes de diferentes sectores internos: hubo fallas en la campaña.

El lado negro de esa conclusión es que se privó a Macri de una ventaja mayor, pero viéndolo con optimismo, resulta posible imaginar que Córdoba aportará una porción aún más grande al oficialismo nacional en su desesperado intento por achicar la diferencia con los Fernández para llegar a la segunda vuelta de noviembre.

¿Qué falló?

En toda la provincia hubo 8.750 mesas, por lo que eran necesarios unos 10 mil fiscales para controlar que no haya “desapariciones” de boletas propias en los cuartos oscuros y, peor, en el escrutinio.

Juntos para el Cambio reúne a la Unión Cívica Radical, el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI, pero ni siquiera la participación de tantos partidos políticos pudo garantizar fiscales en todas las mesas. Los radicales advierten que ésa es una ventaja demasiado grande para ofrecer frente al kirchnerismo como principal rival.

Culpables

¿Quién prometió fiscales y no los llevó? Las culpas están repartidas, pero en la escala UCR los máximos responsables son juecistas y macristas, en ese orden. El Frente Cívico habría sido el menos colaborador, lo que no debería sorprender por su cada vez menor plantel dirigencial y porque su jefe, Luis Juez, aportó poco y nada en la campaña (aunque es el candidato número cinco a diputado nacional y el que corre, en todo caso, el mayor riesgo).

Por otro lado, faltó militancia del voto al estilo de Hacemos por Córdoba, como reconoció, lamentándose por el ejemplo al que debió recurrir, uno de los dirigentes radicales consultados con la prudencia de no dar nombres porque nadie quiere desatar una batalla interna por esto.

Imputable al PRO nacional -máximo responsable de todo lo que ocurre en las campañas de Macri- es que no hubo en Córdoba suficientes recursos materiales para trabajar. Ni folletos ni, lo más grave, la mismísima boleta, que estuvo en condiciones de ser repartida la última semana.

Córdoba tendrá, como para las PASO, la atención preferencial de Mauricio Macri. El presidente/candidato hará el acto de cierre nacional en el Orfeo y no se descarta que pase por la provincia un par de veces para fortalecer el voto propio y ganar nuevas voluntades (entre los que no fueron a votar y los que lo hicieron en otras opciones como tirón de orejas).



Dejar respuesta