Villella, la voz cantante de Belgrano

El actual vicepresidente toma el megáfono y brinda declaraciones en los medios, tanto deportivas como institucionales y económicas, en un rol de representación de la comisión directiva.

Por Federico Jelic

En tiempos de refugio y de escudo dentro de un clima convulsionado en Belgrano, donde pocos quieren aparecer en la escena mediática por miedo a los “balazos” y a los perdigones de la oposición, el hombre que pone la cara discursivamente es Sergio Villella. El vicepresidente del club de Alberdi, de a poco fue ganando territorio en materia de comunicación, en representación de la Comisión Directiva, muy por encima de la máxima autoridad de la institución “Pirata”, Jorge Franceschi, cuyo perfil es más subterráneo que bajo, a la hora de emitir declaraciones. Tiene herramientas como para hacerlo y le han encomendado este nuevo rol, donde parece sentirse cómodo
Y de esa forma fue tomando protagonismo, al punto que hoy es el encargado de hablar de todo lo que pasa en Belgrano, que viene golpeado del descenso de la Superliga a la Primera Nacional y con esa insólita eliminación de Copa Argentina ante Real Pilar. Un trabajo de riesgo. Que un equipo de la C Metropolitana se haya cargado al grande de la categoría de ascenso, no fue fácil de asimilar por el hincha. Ahí, detrás de cada cuestionamiento, aparecía Villella para dar las explicaciones para quien quisiera escucharlas.
El tema es que ahora desde un sector lo fogonean para que sea candidato a presidente en las próximas elecciones en Alberdi, previstas para el año próximo. Dentro de ese contexto, la mejor campaña proselitista es la actuación deportiva, por encima de cualquier otra acción de marketing. Y mientras desde la dirigencia se acomodan para el nuevo escenario, ya su nombre está instalado en la opinión pública, incluso sobre otros pares. ¿Encabezará el oficialismo para competir contra Armando Pérez?

Villella sube peldaños
Villella llegó a Belgrano como producto del extinto grupo apolítico en su génesis “Amás Belgrano”, cuya transformación lo depositó en la segunda silla principal de Belgrano, junto a otros integrantes que hoy componen el oficialismo. Se armó esa especie de alianza con Franceschi como cara visible del proyecto, con la anuencia total de Pérez para esa apertura que tanto se reclamaba desde algunos sectores de socios. Y no tuvieron demasiados inconvenientes para vencer en las urnas a la lista de Santiago Montoya, en 2107.
Así y todo, la mixturada dirigencia se fue fragmentando al ritmo de cada acción de Pérez, presidente real para muchos por ser portador del control remoto del club, cuya participación asentó diferencias en la comisión. Al punto que hoy no hay diálogo con él, ni siquiera del propio Franceschi, según el propio Pérez confesó en algunas entrevistas radiales. En ese panorama, Villella siempre supo tener cintura para sobrevivir.

Claridad numérica para todos
Uno de los pilares que quiere resaltar este proceso es la transparencia. Y, en ese sentido, desde la dirigencia presentaron un comunicado explicando detalles de las últimas transferencias en un mercado de pases muy jugoso para Belgrano, con ventas por alrededor de ocho millones de dólares. El más generoso de los semestres coincidió con el descenso, pero con recursos como para reinvertir y apuntar a un inmediato retorno a la máxima categoría del fútbol argentino. Sería lo único que consideraría el socio como para darle otro voto de confianza a la comisión que cayó en los promedios a la B Nacional. En eso hay tolerancia cero.
De acuerdo al informe, por la polémica salida de Matías Suárez a River Plate, se cobró el 50 por ciento de 3 millones de dólares del total de la operación. Restan tres pagos más, aunque hay un paréntesis con un pasivo oculto, ya que con ese ingreso se deberá cancelar la deuda con Anderletch de Bélgica, según lo sentenció el fallo del TAS de FIFA.
Por la transferencia del volante Federico Lértora a Colón de Santa Fe, el club se acreditó un millón de dólares limpios de impuestos. Nada despreciable para un jugador de casi 30 años. Por los casos de Juan Brunetta y Gabriel Alanís (80 por ciento), el acuerdo fue en un millón de dólares y 350 mil de la misma moneda, respectivamente, cobrados de contado en ese momento y efectivo.
Resta computar los 1.800.000 dólares por el 80 por ciento del pase del lateral derecho Tomás Guidara y su arribo a Vélez Sársfield, más los dos millones de euros que esperan ansiosos los dirigentes, tras la venta de Renzo Saravia a Porto de Portugal, por parte de Racing Club de Avellaneda.
¿Y por Cristian Romero, cuánto se cobrará? El “Pirata” conservaba un 10 por ciento de los derechos económicos del “Cuti”, que hará respetar por el traspaso de Genoa de Italia a la poderosa Juventus. Serían 1.800.000 euros, aunque un porcentaje irá también a San Lorenzo de Córdoba, por ser club formador. Todo eso lo explicó Villella en varios programas periodísticos, sin ponerse nervioso ni colorado.
A su carrera política hay que sumarle una arista más. Fue nombrado vicepresidente de la mesa directiva de la B Nacional, detrás de Marcelo Achile, de Defensores de Belgrano. Fue él quien encabezó el acto del sorteo del fixture y el modo de disputa, en un acto del que participó también como invitado de honor el presidente de AFA, Claudio “Chiqui” Tapia.
Y como aditamento, se encarga de calmar las aguas ante los clamores populares de los socios en rigor de la presentación otra vez de los ejercicios contables del club, tras la reprobación de los libros de Memoria y Balance en la pasada Asamblea General Ordinaria. Todavía no tiene fecha formal, aunque desde el entorno del oficialismo aducen que será en el mes entrante. Pero claro, el encargado-responsable de decirlo mediáticamente es él, casi a modo proselitista. Y eso le lleva agua para su molino, en una posible o virtual intención de postulación, si es que mantiene como fondo de esta historia, apetencias electorales.
Por lo pronto, la juega callado, casi a modo de estrategia, aunque a tan poco tiempo de los comicios nadie descarta que pueda ser el candidato del oficialismo en 2020. Con Armando Pérez de contrincante y algunos otros socios disidentes en danza (Luis Artime, Gregorio “Chichín” Ledesma, Federico Lazcano Colodrero), ya tiene perfil como para aspirar a sentarse formalmente en el despacho principal de Belgrano. ¿Competirá mano a mano contra Pérez? ¿Qué hará Franceschi?
Todavía restan cartas por jugar, pero claro está que la campaña deportiva será el mejor tablero para analizar, dentro de un contexto herido en el orgullo con Belgrano en la Primera Nacional. Muy por encima de cualquier obra.



Dejar respuesta