La innovación en el sector público, ¿Una realidad local?

Dra. Vanessa N. Toselli

La era digital exige inmediatez, eficiencia y capacidad de adaptación y transformación, que no solo deben ser una virtud del sector privado, sino que resultan en una necesidad del sector público, tanto a nivel global, como local. En este sentido, los municipios de Córdoba ya han comenzado a dar los primeros pasos en esta dirección, y aparecen experiencias relevantes para ser tenidas en cuenta en la planificación de mediano – largo plazo.
En la literatura, se conocen al menos seis tipos de innovación en el sector público, de los cuales, algunos corresponden a cambios internos propios de la organización (mejoras en los procesos o flujos de procesos de la administración pública, mejoras en las estructuras organizacionales – a nivel de agencias, ministerios, o delegaciones públicas – y cambios en la gestión de los recursos humanos, fomentando prácticas de trabajo en equipo, coaching, entre otros), mientras que los otros, corresponden a avances en la relación del Estado con la ciudadanía. Aquí se distingue, la innovación de servicios – que implica la creación o mejora de servicios públicos –y del marco administrativo- normativo de la organización que permiten facilitar la cantidad de interacciones entre el sector público y el sector civil y mejoras en el diseño de las políticas públicas.
En el primer grupo de innovaciones, aparecen casos variados, como por ejemplo la digitalización del registro civil de Alcira Gigena – iniciado en 2015- a través del cual se pasaron a formato digital todas las actas que se encontraban en el Archivo Histórico Municipal, o el caso de municipalidades como La Calera y Unquillo, que realizan las compras públicas a través de mecanismos de subasta electrónica – con catálogo de bienes, precios testigos y con control vía web por el ciudadano en el primer caso, y a través de Subasta Electrónica inversa en el segundo caso (se publican convocatorias con el precio máximo que el Municipio está dispuesto a pagar por un producto o servicio y los oferentes realizan propuestas por montos iguales o inferiores al establecido). Además, muchos municipios han avanzado en la gestión digital de los recursos humanos, a través de portales de empleo online, de concursos públicos, e incluso de capacitación al personal a través de herramientas digitales.
En el segundo grupo – las mejoras vinculadas a la interacción con el ciudadano – se destacan innovaciones que recorren un abanico de temáticas. En materia de salud pública, municipios más alejados de los centros urbanos, como el caso de La Cautiva, han iniciado gestiones para brindar servicio online de interconsultas a distancia con especialistas para dar respuesta a la carencia de médicos en dichas localidades.
En el caso de La Falda, por ejemplo, a través de un sistema online con el ciudadano, se pueden gestionar inquietudes en temas vinculados con alumbrado, vía pública, tránsito, espacios verdes, recolección de residuos, animales, seguridad ciudadana, bromatología y servicios públicos. El sistema permite, en una primera etapa, realizar reclamos, hacer propuestas, presentar soluciones y promover iniciativas; por cada una de estas solicitudes recibe un número de trámite con el cual puede efectuar su seguimiento online y conocer el estado del trámite hasta recibir la notificación por e-mail del resultado de su pedido y las acciones desarrolladas. Por otro lado, otras localidades, como Villa Cura Brochero, han lanzado una aplicación móvil propia del Municipio, a través de la cual se busca acercar al municipio a los vecinos y turistas, permitiendo a que quien la utilice realizar reclamos, denuncias y acceder a información útil sobre transporte, bares, espectáculos, paseos y muchas cosas más.
Otros nuevos servicios prestados a la ciudadanía, son los portales interactivos para la búsqueda de empleo y desarrollo emprendedor (el caso por ejemplo de Las Varillas y Villa María), como así también sistemas que buscan facilitar el accionar diario del ciudadano, como el caso del estacionamiento medido en Córdoba capital y San Francisco, que – a través de un sitio web o aplicación gratuita – permiten su autogestión. Además, se destacan iniciativas valiosas en materia de protección ambiental y planeamiento urbano, como por ejemplo el caso de Villa Carlos Paz, que promueve el uso de energías renovables a través de exenciones impositivas; o el caso de Justiniano Posse, Camilo Aldao, o Río Tercero que brindan servicios públicos que promueven el uso de luminarias LED, o esquemas de calefacción / refrigeración solar, por ejemplo.
Otro canal de participación relevante, que posee gran incidencia y se encuentra altamente recomendado por los organismos internacionales como un mecanismo de vinculación social, resulta en los presupuestos participativos: unproceso de consulta y diálogo entre la comunidad y las autoridades sobre cuáles son las prioridades de inversión de un municipio. Al respecto, se destacan iniciativas de este tipo en Canals, Colonia Caroya, Córdoba, Jesús María, Monte Cristo, Río Cuarto, Río Tercero, Unquillo, Villa Carlos Paz, Villa General Belgrano, Villa María, entre los más avanzados.
Si bien algunas experiencias son aún incipientes, demuestra que los gobiernos locales se encuentran en camino hacia un proceso de innovación en el sector público, tanto a nivel interno como externo. En este sentido, trabajar en pro de una regulación inteligente; resulta una obligación ineludible de las instituciones y del Gobierno, y un derecho para la ciudadanía en su conjunto.



Dejar respuesta